Diagnostrum

Simple Mobile Health

SÍNDROME DEL VIOLINISTA

Posted by on Abr 8, 2019 | 0 comments

SÍNDROME DEL VIOLINISTA

La combinación armónica de sonidos, probablemente aprendida de la naturaleza, quizá de los trinos de las aves, de los murmullos de los ríos o del mar, o de los múltiples otros sonidos, ha sido y sigue siendo además de un lenguaje, una manera de obtener placer, relax o exaltación de alguna de las otras cualidades humanas.

El milagro de convertir ruidos en música solo lo consiguen aquellos seres tocados por la magia o el talento artístico, o los asnos soplando la flauta por casualidad.

Estar dotado para la producción de música sin duda es una virtud, pero también puede ser un oficio. Hay muchas personas dedicadas a la producción de música que dedican muchas horas al día, durante años, al ensayo, al perfeccionamiento y al esfuerzo de conseguir que las notas fluyan de sus instrumentos.

Si hago esta introducción es para contar el caso de un paciente, músico de profesión y de vocación, más concretamente violinista, como algunos personajes del mundo real o de ficción que el nombre nos puede evocar.

El violín es un pequeño instrumento de cuerda que se toca sobre uno de los hombros, apoyado en el cuello, pisando las cuerdas con los dedos de la mano de ese lado y rasgando las mismas con un arco, que navega arrancando los sutiles gemidos de las afinadas cuerdas.

Por su tamaño y las características de las cuerdas, su sonido es más agudo que el del resto de los instrumentos de cuerda y, casi siempre, supone un enorme esfuerzo de virtuosismo la interpretación de las piezas.

La realización continua de movimientos asimétricos, forzados, con una tensión intensa mantenida, que trata de ser lo bastante fuerte, pero no tanto como para dañar los instrumentos preciosos que generan la música, supone una alteración muy significativa del equilibrio que tienen que tener los músculos en un cuerpo normal.

El paciente que nos ocupa acudió con una cervicalgia muy intensa de años de evolución, controlada con el descanso que cada vez se hizo menos eficaz. Sorprendentemente (quizá) en el lado contralateral al del apoyo del violín. Como hemos comentado otras veces, se puede producir una paradoja a la hora en presentarse la patología dolorosa, resultando afectado el lado que supuestamente está menos comprometido.

No es el primer paciente músico, ni siquiera violinista, que tratamos, pero me sorprendió y emocionó el trasunto de su historia personal, la dificilísima peripecia de su huida desde otro país, con un menor respeto a la vida y a la libertad y cómo tuvo que escapar y abrirse camino desde cero en otro país. España, pese a sus defectos, sigue siendo visto como tierra de promisión desde muchos otros, algo de lo que enorgullecerse.

Volviendo al dolor cervical que presentaba; lo explicamos habitualmente, pensando que las contracturas son un mecanismo inconsciente de proteger las estructuras irritadas, mientras que la distensión suele generar una molestia más complicada de tratar.

Siendo una cervicalgia localizada intensa con afectación radicular con una exploración dolorosa a la palpación cervical y comprobando en la resonancia magnética una discreta estenosis foraminal a nivel de C3 – C6, le planteamos la posibilidad de realizar un bloqueo facetario cervical de prueba, obteniendo una rápida intensa mejoría. Posteriormente le realizamos una radiofrecuencia de ramo medial de las facetas cervicales con resultado muy favorable y mucho más duradero, de la que todavía disfruta.

Sin embargo, como hacemos con todos los pacientes y con otros esforzados trabajadores o deportistas, que emplean de forma asimétrica o unilateral su cuerpo (como pueden ser los tenistas), le indicamos a nuestro virtuoso paciente la conveniencia de realizar una reeducación y reestructuración de sus grupos musculares cervico-braquiales contra laterales, ya que muy probablemente ese desequilibrio esté perpetuando y agravando el dolor que se le presenta.

En el punto medio, en el equilibrio, está casi siempre la virtudy gran parte de las patologías músculo esqueléticas se originan o se agravan por este desequilibrio, es este consejo y este esfuerzo la principal medida terapéutica a largo plazo.

Los bloqueos, los analgésicos, sirven como medida de choque, como facilitación para poder realizar de una forma indolora las verdaderas medidas terapéuticas duraderas, basadas en la recuperación y rehabilitación de las estructuras dañadas. Puede que estas medidas les resulten tradicionales…pero “recuerden que sin tradiciones nuestras vidas serían tan inestables…como un violinista en el tejado”.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *