Diagnostrum

Simple Mobile Health

IDUS DE MARZO

Posted by on Mar 18, 2019 | 0 comments

IDUS DE MARZO

En el calendario romano, el primer mes del año se dedicaba a Marte, dios de la guerra, el día 15 se denominaba idus como señalización del periodo, la quincena, así pues el día 15 del mes de Marte, marzo, se denominaba Idus de marzoy era un día afortunado de buenos augurios, de suerte.

Como otros elementos de la historia, los Idus de Marzo nos son conocidos o relevantes dos mil años después, no por esa dedicatoria a unos dioses actualmente devaluados o por ser el comienzo del calendario actualmente no vigente, lo es por la circunstancia del magnicidio del hombre más importante de la época, el 15 de Marzo del año 44 a de C.

Julio Cesar, general, estratega, escritor y hombre de Estado, fue famoso por su resolución y también, por su ambición, lo que le llevó al poder absoluto, cambiando la República por el Imperio.

Cambió el modo de vida y cambió la forma de regirse de la mayor estructura de gobierno de la época y de la fundadora de gran parte de las normas de convivencia que se han desarrollado en el mundo.

La romanización que surgió del Mediterráneo por el mundo conocido ha mantenido muchos de sus principios en nuestra sociedad actual (también siguen vigentes gran parte de sus miserias, ligadas a la condición humana).

Sin embargo, según la tradición, César fue advertido en varias ocasiones por un adivino, que le aconsejó guardarse de los Idus de Marzo(Cave Idibus Martiis). Incluso el mismo día se dice que se encontró con el adivino y se jactó de haber llegado los idus y no haber sucedido nada a lo que el adivino espetó, que habían llegado pero no habían pasado, sucediendo posteriormente la encerrona y asesinato.

Quisiera alejarme, por respeto e ignorancia, del episodio histórico y su repercusión, que seguro será mejor analizado por expertos en la materia, pero sirve como excusa para un tema muchas veces menospreciado, incluso infravalorado, como es la prevención.

Cuántas veces indicamos a nuestros pacientes la conveniencia de modificar sus hábitos de vida, abandonar el tabaco, el alcohol, la velocidad en la conducción, el estrés, las dietas excesivas y/o hipercalóricas, el descanso inadecuado, las posturas y/o esfuerzos incorrectos y claramente perjudiciales, y se nos contesta que lo vienen haciendo así y no notan gran diferencia.

Los médicos no somos adivinos. Dudo mucho que los adivinos hayan existido nunca y el de la historia de Suetonio no sea una licencia poética o literaria, una especie de fantasma o convidado de piedra puesto en la historia para resaltar más la personalidad altiva de Julio Cesar.

Lo que podemos dar por cierto es que la ciencia va atesorando conocimiento, evidencia y la convierte en prudentes consejos que no deben echarse en saco roto.

Las vacunas, la dieta mediterránea, combatir el tabaquismo o el consumo de alcohol, el ejercicio moderado y la vida activa, la corrección postural, el control de la tensión arterial o del azúcar, el descanso nocturno suficiente y reparador, la protección solar, entre otros, son consejos que reiteramos cada día y que son vistos por muchos como restricciones a su libertad, pensando que esos idus de marzo no van con ellos o que han llegado y nada ha sucedido y, como se dice en la tradición, debemos esperar a que pasen completamente para cantar victoria y la evidencia se acabe imponiendo.

César fue un gran estadista, incluso magnánimo con los vencidos, pero su falta de prudencia acabó con su vida, aunque no con su legado.

Nosotros podemos elegir el camino y evitar la crónica de una muerte anunciada, simplemente cambiando nuestra forma de vida, incorporando consejos útiles y saludables, y desechando el lastre de prácticas nocivas ¡Prevenir es curar y no conviene olvidarlo!

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *