Diagnostrum

Simple Mobile Health

Los investigadores pueden haber encontrado una manera de bloquear nuestra aversión al dolor

Posted by on Mar 15, 2019 | 0 comments

Los investigadores pueden haber encontrado una manera de bloquear nuestra aversión al dolor

A menudo se dice que el camino a la felicidad eterna no es buscar una vida sin dolor, sino aprender a ser ecuánime al dolor, o en otras palabras, simplemente tomarlo en la barbilla sin sufrir un colapso. Obviamente, es más fácil decirlo que hacerlo, pero un nuevo estudio en la revista Neuron sugiere que los investigadores pueden haber abierto la puerta a nuevos medicamentos que podrían ayudarnos a aceptar mejor el dolor.

Cualquier persona que haya tenido dolor de barriga, ojo morado o resaca le dirá que no se siente particularmente motivado a hacer nada cuando está sufriendo, y puede sentirse francamente desgraciado. Este elemento caprichoso del dolor es causado por la liberación de un neurotransmisor llamado dinorfina en una región del cerebro llamada el núcleo accumbens, que frena los comportamientos dirigidos por el objetivo. Como resultado, las personas con dolor se vuelven menos capaces de experimentar el placer de las actividades que normalmente disfrutan.

Investigadores de la Universidad de Washington querían ver si el bloqueo de los efectos de la dinorfina podría eliminar los efectos depresivos del dolor en las ratas. Para hacerlo, enseñaron a los roedores a presionar una palanca para recibir una recompensa azucarada, antes de inyectar a algunos de ellos una sustancia que causó inflamación en la pata. Como se esperaba, estas ratas se desmotivaron y optaron por enfadarse en lugar de continuar presionando la palanca.

Usando una técnica llamada tomografía por emisión de positrones (PET), el equipo descubrió que la aparición del dolor físico causó que las neuronas que contenían dinorfina en una sección particular del núcleo accumbens se volvieran hiperexcitadas, y que la desmotivación de las ratas ocurrió cuando la dinorfina unido a los receptores opioides kappa.

Sin embargo, cuando el equipo administró un compuesto que bloqueaba la liberación de dinorfina, volvió el apetito de las ratas por la indulgencia azucarada, y se motivaron una vez más a presionar la palanca a pesar de estar aún en dolor.

Los autores del estudio concluyen que la interacción entre la dinorfina y los receptores de opioides kappa es el principal impulsor de la respuesta emocional al dolor en ratas. Es evidente que se necesita mucha más investigación para confirmar si esto es cierto para los humanos, pero si este fuera el caso, pronto podríamos ver nuevas líneas de analgésicos que están diseñadas para proporcionar una gran dosis de ecuanimidad frente a angustia.

En la actualidad, la mayoría de los analgésicos recetados se dirigen a los receptores opioides mu, amortiguando la sensación física de dolor y produciendo una gran emoción . Esta combinación de efectos puede ser altamente adictiva y es en gran parte responsable de la actual crisis de opioides y el número sin precedentes de muertes relacionadas con sobredosis.

Sin embargo, los futuros analgésicos dirigidos a los receptores opioides kappa en lugar de los receptores opioides mu podrían permitir a los pacientes superar su aversión al dolor, restaurando así su calidad de vida a través de una ruta diferente.

Al resumir el significado de esta investigación, el autor del estudio, José Morón-Concepción, dijo en un comunicado que “al abordar los aspectos emocionales del dolor, esperamos que el dolor sea menos debilitante para que los pacientes no ansíen la emoción emocional que obtienen de los opioides. ”

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *