Diagnostrum

Simple Mobile Health

NADA EN EXCESO

Posted by on Oct 15, 2018 | 1 comment

NADA EN EXCESO

Al iniciarse una semana muy especial, por la conmemoración del Día Mundial del Dolor el próximo día 17 de octubre #diamuldialdeldolor, #diadeldolor y el Día del Anestesiólogo y de la Reanimación el día 16 de octubre, se me planteaba la mejor manera de celebrarlo ¿qué decir?,¿qué orientación dar?,¿qué comentarios hacer?

Como siempre, los clásicos vienen en nuestro apoyo para dar de una forma simple la clave para tratar, y aún diría más, para tratar y prevenir las enfermedades.

El consejo lo encontramos en el Templo de Apolo de Delfos y se atribuye a Solón de Atenas, eminente pensador que nació y vivió entre los siglos VI y V a de C, considerado uno de los siete sabios de Grecia: “Nada en exceso”.

Esta máxima es la quintaesencia de la prudencia, de la moderación, del autocontrol y, por tanto, el más adecuado en esta semana y desde luego en estos convulsos tiempos donde se ha perdido la mesura en pos de los intereses.

El consejo tiene una explicación basada en la experiencia: el equilibrio es lo que permite crecer a las plantas, a los animales y a sus obras, y este equilibrio solo se puede obtener evitando las desviaciones. Ni el exceso en la alimentación o en la dieta, ni el exceso de cuidados, ni tampoco su ausencia, evitar la falta de asistencia y, por descontado, el encarnizamiento terapéutico, todo solo en la justa medida.

Desde que se decidió reemplazar el principio de beneficencia en el gobierno de la gestión sanitaria, abandonando el centro de la toma de decisión a los profesionales y su trono de la sabiduría, hemos tenido que cambiar muchos patrones de conducta.

Actualmente el principio vigente es el de autonomía: el paciente debe tomar las riendas de su salud, conocer los pros y los contras de las posibles medidas terapéuticas y ponerlas en práctica.

Es el paciente, principal beneficiario o perjudicado de su salud el que debe adoptar las decisiones y seguir los hábitos de vida o consejos terapéuticos que considere. En ese sentido qué mejor consejo que la moderación, sin rigidez, pero con absoluta continuidad y responsabilidad.

Pacientes informados, pacientes concienciados, son pacientes que van a tener más fácil hacer lo correcto y que apenas necesitarán un empujón inicial para romper la inercia o mínimas correcciones en la velocidad o en el sentido de su marcha.

A este aforismo podríamos añadir el otro principio del Templo de Delfos, “conócete a ti mismo, ya que es imposible conocer la medida de las cosas externas sin saber quiénes somos y cómo funcionamos por dentro, nuestra virtudes y defectos, nuestras fortalezas y nuestras debilidades, conócete mediante la autoexploración, por ejemplo.

Para recordar esto sirve el día del dolor, para recordar a aquellos que precisan asistencia y las circunstancias o las limitaciones en infraestructuras lo dificultan o impiden. Para apoyar a aquellos que conviven con el dolor de otros y les prestan apoyo continuo casi siempre desinteresado y casi nunca remunerado. Para apoyar a todos los profesionales empezando por los de la atención primaria y siguiendo por todos los demás incluyendo las Unidades de Dolor.

Hasta el amor en exceso puede convertirse en un problema y por eso, hoy más que nunca, recomendamos seguir a Solón y evitar los excesos, porque recuerden que “todos los excesos se pagan”, otra cosa es la moneda.

Otros post que te pueden interesar:

1 Comment

  1. Todo en exceso es malo,las cosas en la vida como en la salud deben ser moderadas para no caer en la exageración pero tampoco descuidarnos de ella,ya que sin salud no podríamos hacer absolutamente nada en nuestras vidas.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *