Diagnostrum

Simple Mobile Health

PSORIASIS Y DOLOR

Posted by on Sep 10, 2018 | 0 comments

PSORIASIS Y DOLOR

La psoriasis es una enfermedad autoinmune que afecta fundamentalmente a la piel. Se caracteriza por una descamación y engrosamiento inflamatorio selectivo que suele afectar preferentemente a codos, rodillas y, a veces, cuero cabelludo, grandes extensiones de la piel de abdomen o espalda.

El 29 de octubre es el día mundial de la psoriasis, una enfermedad que afecta al 2% de la población. Su etiología hoy por hoy sigue sin estar claramente identificada, aunque se relaciona con la herencia genética (asociación a HLA-CW6, y HLA-DR7) y con patologías inflamatorias y autoinmunes. La herencia parece de tipo poligénico si bien el desarrollo depende también de factores medioambientales como humedad, pero también influye el estrés; y múltiples mediadores de la inflamación.

Sin embargo, lo que muchos no conocen de esta patología, me refiero a la población general y no tanto a los afectados, es que la psoriasis también puede afectar a las articulaciones, dando lugar a un cuadro artrítico muy semejante al de otras artritis de origen autoinmune.

La clínica de la psoriasis suele caracterizarse por:

  • Lesiones rojizas en la piel recubiertas por escamas gruesas y blanquecinas
  • Pequeñas lesiones escamosas puntiformes, más frecuentes en niños
  • Piel reseca y con tendencia a agrietarse, grietas con predisposición al sangrado
  • Prurito intenso y ardor en ocasiones en las lesiones
  • Lesiones ungueales, punteadas o rayadas y engrosadas
  • Inflamación y rigidez articular

Afecta de preferencia a las articulaciones de codo, rodilla, muñecas, tobillos, lumbares, pudiendo afectar al conjunto de ellas cuando la enfermedad está muy evolucionada.

Como decíamos, el cuadro clínico no se distingue del de una artritis inflamatoria, como la artritis reumatoide, y sólo el diagnóstico analítico en el laboratorio nos puede permitir discernir la verdadera etiología y, por supuesto, la presencia de lesiones cutáneas compatibles.

La psoriasis empeora con el estrés y mejora con determinados medicamentos tópicos, así como con algunos de los nuevos anticuerpos monoclonales, como el Tanezumab, verdadera esperanza de muchos pacientes, por lo que la afectación cutánea y articular pueden mejorar con estos tratamientos específicos.

La razón para elegir esta semana el cuadro de artritis psoriásica es para llamar la atención en el hecho de que las enfermedades no distinguen entre personas, y, muchas veces, tampoco distinguen entre órganos afectándolos de una forma inespecífica y general.

Cuando pensamos en psoriasis pensamos en una afectación cutánea exclusivamente y tanto en mayor o menor medida es siempre sistémica y, por ello el tratamiento debe ser lo más integral posible.

La psoriasis suele presentar también prurito en las áreas cutáneas afectadas y dolor inflamatorio en las articulaciones, por lo que tenemos en frente un cuadro inflamatorio y neuropático al mismo tiempo que necesitará medidas específicas y medidas generales para su control. Tratamiento etiológico con los anticuerpos monoclonales y sintomático con AINES, y otros analgésicos para el dolor articular y pregabalina, amitriptilina, clonacepam y antihistamínicos para el prurito y sus consecuencias.

La atención integral suele requerir la participación de varios especialistas, no solo dermatólogos, sino también reumatólogos, inmunólogos y expertos en dolor y, como en otros trabajos o circunstancias, aprovechar las sinergias.

Tenemos un ejemplo de lo que debe ser la atención a una patología compleja que precisa, habitualmente, de la coordinación multidisciplinar para controlarlo y tratar de aliviarlo.

Otros post que te pueden interesar:

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *