Diagnostrum

Simple Mobile Health

RELATO DE VERANO 2018 (Y 2)

Posted by on Sep 3, 2018 | 0 comments

RELATO DE VERANO 2018 (Y 2)

El verano fue especialmente caluroso y no invitaba la temperatura, ni las circunstancias a encerrarse en ninguna biblioteca o archivo polvoriento en busca de datos de algo que parecía una mezcla de sueño y casualidad a partes iguales y la presión familiar acabó desplazando la atención a otros menesteres.

El verano transcurría entre playas, ciudades y sueños reparadores. Aquel año, por algún azar acudimos a recorrer Polonia, un país reconstruido, cargado de las claves del progreso del hombre y de su capacidad para tirarlo todo por tierra con excusas tan peregrinas como la pureza de sangre.

Una de las visitas obligadas en aquel país era a los campos de reclusión, trabajos forzados y finalmente exterminio de los grupos opuestos a la mayoría dominante.

Visitamos sus instalaciones con la sensación de haberlas visto mil veces: campos rodeados de alambradas, con torretas de vigilancia; barracones de madera reseca, alineados geométricamente con exactitud germánica, con el lema: el trabajo os hará libres.

En ellos se alineaban multitud de literas, fotografías de las instalaciones, de los momentos históricos de su construcción, actividad y posterior liberación, las decenas de miles de zapatos sin dueño, recogidos y agrupados por tamaños, de hombres, de mujeres y de niños, pequeños zapatos casi de juguete enjaulados de una forma macabra esperando a sus ausenten dueños.

En una pequeña exposición encontramos los vestigios y testimonios de algunos de los represaliados, que escaparon de la muerte y otros que contaban la historia de aquellos que no lo consiguieron.

Me llamo la atención una sección solo dedicada a mujeres, doctoras, arquitectas, dependientas de tienda, nacionales y extranjeras. María Brozowski, Sonia Kotska y,…me dio un vuelco el corazón: Belinda Nazario, ¡que locura!, una mujer de origen español que fue detenida tras relacionarla con los servicios secretos británicos y que habría abandonado España tras la victoria franquista, pasando por Francia y Gran Bretaña. Allí se unió al servicio de espionaje aliado, aprovechando su pasado en España y su capacidad de comunicacion fue desplazada e infiltrada en la Alemania Nazi.

Contaba que fue amante del director del Campo de Majdanek y que facilitó al menos dos intentos de fuga masiva hasta que fue descubierta y detenida.

Una mujer admirable, marcada en el campo con el número 361290, recluida y sometida a interrogatorios fue después ejecutada y su cuerpo fue incinerado como muchísimos otros, y sus restos colocados en una montaña de cenizas que hoy es un monumento para recordar la sinrazón y la barbarie. Las cenizas y algunos huesos todavía pueden verse en la actualidad.

En aquella reseña del museo, decía que las últimas palabras de Belinda fueron para la libertad y para su patria, y que su figura y su ejemplo ayudo a muchos a escapar y a otros a soportar el día a día.

No sé porqué encontré aquel papel, ni porqué acudí a aquel campo, uno de los menos conocidos de Polonia, pero dejé unas flores en el monumento y una nota de condolencia en el libro de firmas, con la intención de ayudarle a descansar en paz; y decidí contarlo en este escrito para que su memoria y su ejemplo no se perdieran en el olvido. 

Madrid Septiembre 2018.

(Nota del Autor: Basado en historias reales, aunque los nombres y situaciones son ficticios en su mayor parte. Nuestro homenaje a aquellos seres humanos sometidos a un dolor que nosotros afortunadamente no conocemos y que nos enseñaron a sobreponernos a las dificultades difícilmente expresables con palabras).

Lee el anterior post aqui: RELATO DE VERANO 2018 (1ª parte)

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *