Diagnostrum

Simple Mobile Health

SIMULACIÓN CLÍNICA

Posted by on Jun 18, 2018 | 0 comments

SIMULACIÓN CLÍNICA

La vida del ser humano, como la de otros animales, se desarrolla en un proceso continuo de aprendizaje. Desde los primeros instantes de la vida, la imitación de los gestos, los comportamientos, los sonidos de otros seres, definen lo que serán en la edad adulta.

Posteriormente, el juego suele imitar a la vida y jugando vamos aprendiendo, a base de repetir lo que creemos que es nuestra realidad, haciéndolo una y otra vez. Simulando ser adultos, aprendemos a serlo o, al menos, lo intentamos.
Este proceso se extrapola en el terreno profesional y tradicionalmente los oficios se han aprendido en un proceso constante de imitación y repetición del ejemplo de los maestros.
Esta manera de aprender ha sido el paradigma durante siglos, pero tenía algunas limitaciones. En primer lugar, necesita mucho tiempo para aprender los procedimientos rutinarios y muchísimo para aprender aquellos procedimientos excepcionales que, por su rareza, podían ser inesperados.
En segundo lugar no preparaba los aspectos no técnicos, es decir, los que dependen de la serenidad, estado de ánimo, organización, coordinación, todos los que se relacionan también con la agilidad mental o las emociones

La Real Academia Española define Simular como “representar algo, fingiendo o imitando lo que no es”, esto es, como una representación teatral con escenario, decorados, actores, trama…La vida es puro teatro, que decía La Lupe.

La posibilidad de imitar situaciones y cambiarlas hasta el infinito abre un sinfín de posibilidades que, aplicadas a todas las profesiones y por supuesto a las sanitarias, ha demostrado su utilidad.

Gran parte del desarrollo de esta técnica se origina en el entorno de la aviación, originada para entrenar a las tripulaciones aéreas en escenarios controlados sin asumir los enormes costes en seguridad y en aeronaves. En el aire, si se para el vehículo, no se puede salir y empujarlo. La simulación permite entrenar las competencias técnicas, la sistemática y aprender a controlar factores imprevistos o imponderables, aparición de nuevos actores o cambio de escenario.

El primer simulador de vuelo, diseñado por el ingeniero Edwin Link, permitió entrenar a miles de pilotos en la II Guerra Mundial. También la aviación es pionera en el desarrollo y entrenamiento de situaciones de crisis, fruto del análisis de accidentes aéreos, como la que sigue siendo la mayor catástrofe aérea de la historia, triste record que ostentamos en nuestro país, en el aeropuerto de Los Rodeos de Tenerife en 1977.

La simulación clínica precisa una metodología, unas instalaciones y elementos tecnológicos, maniquíes dotados de tecnología que permite remedar pacientes reales, y una sistemática que requiere conocimiento y costumbre.

En España existen actualmente por encima de 70 centros con simuladores de alta fidelidad, en centros dependientes de universidades en su mayoría, aunque también dependientes de hospitales, servicios de emergencias o dependientes de las consejerías de salud.

Aunque la simulación se va integrando progresivamente en los programas de formación universitaria, aún no se ha consolidado en todos los centros y, en todo caso, es una actividad integrada en la formación general sin entidad o profesorado específico.

Cuando se consulta a los alumnos sobre su experiencia en estos cursos, la inmensa mayoría los valoran positivamente y explican que, no solo les enseña a resolver situaciones, sino, sobre todo, a afrontarlas con serenidad, a priorizar los criterios de actuación y a fomentar el trabajo colaborativo y la comunicación eficiente, todas ellas competencias transversales imprescindibles.

La simulación permite integrar de forma automática los aspectos teóricos y prácticos de la enseñanza y repetir las situaciones sin daños colaterales.

Los tres pilares que forman una competencia son, a saber, el conocimiento teórico, la habilidad en el desempeño o conocimiento práctico y el último, a veces descuidado y que depende de la forma de afrontar, de la actitud, se pueden desarrollar y revisar mediante escenarios controlados, grabados y comentados.

En una simulación, se suele enunciar una situación posible, con visos de realidad, con escenarios semejantes a los reales, con maniquíes, sistemas de monitorización, accesos vasculares, función cardiorrespiratoria evaluable, con la posibilidad de comunicación con el paciente problema y con personal que también participa y da verosimilitud a la situación.

Cuando participas en uno de estos escenarios, inicialmente puedes pensar que la situación no es real y no te afecta, que el paciente sólo es un muñeco, pero, gracias a la potencia del escenario y a la habilidad de los instructores, se hace más y más real hasta succionarte completamente.

Es parecido a lo que sucede cuando vemos una película o leemos un libro, nos abstraemos de los detalles y el cerebro nos transporta a ese mundo irreal (¡qué decir de los escenarios con gafas de realidad aumentada, nuevo salto tecnológico en pleno proceso de integración!): la verosimilitud del escenario absorbe y te lleva a dar de ti lo que tengas dentro.

Como hemos comentado, la ventaja final es que una vez que termina la situación, podemos recapacitar con expertos sobre la manera de actuar, incluso verlo en video y extraer conclusiones útiles para nuestro día a día.

Esta revisión crítica o debriefing es esencial en la formación. Permite ensayar situaciones clínicas y también situaciones de conflicto, entre compañeros o con pacientes y familiares, problemas estos que también necesitan formación y que tienen estrategias de resolución ya definidas.

La simulación se está integrando en la formación de los profesionales de la salud en los últimos años como herramienta irremplazable para el desarrollo de competencias y habilidades de estudiantes y profesionales, permitiendo minimizar los errores, detectar las ineficiencias y favoreciendo la seguridad de los pacientes y la confianza de los profesionales.

Otros post que te pueden interesar:

Este gen único puede prevenir muchos tipos de cáncer.

Nueva prueba de saliva podría decirle si está en riesgo de desarrollar cáncer de próstata

 

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *