Diagnostrum

Simple Mobile Health

PELIRROJ@S Y DOLOR

Posted by on Jun 4, 2018 | 0 comments

PELIRROJ@S Y DOLOR

El dolor es una experiencia individual, lo sabemos de todas las definiciones y referencias. La razón es, en gran medida, la experiencia y la educación, pero también la estructura, la naturaleza de cada uno.
La subjetividad tiene también una explicación orgánica, basada en las características de receptores, neuronas, núcleos nerviosos o corteza cerebral.
Una de las peculiaridades que más han llamado la atención es la posibilidad que pueden tener determinadas grupos étnicos de percibir el dolor de diferente manera.

En algunos estudios de la Universidad de McGill encontraron diferencias significativas en la respuesta de las mujeres pelirrojas al tratamiento con analgésicos, siendo ésta mucho mejor que en otras mujeres de otras razas y también mejor que en los hombres. Esta explicación se debería al Gen MC1R (Melanocortin-1 Receptor) que podría influir en el funcionamiento de los receptores opioides tipo Kappa, en la pigmentacion rojiza del pelo y la piel con pecas, y también en la percepción del dolor y la sensibilidad a analgésicos, incrementando la respuesta en mujeres pelirrojas. (Proceedings of the National Academy of Sciences of the USA).
Otro artículo, concluía que las necesidades de anestésicos inhalatorios de los pelirrojos era mayor que para otros grupos de color de cabello, hipotetizando una posible resistencia a estos anestésicos del grupo de pelirrojos. En el trabajo encontraban que, nueve de cada diez de los que tuvieron esta respuesta, tenían una clara dominancia genética del mismo gen MC1R (Anesthesiology. 2004 Aug; 101(2): 279–283), siendo pelirrojos.
Existen unas variantes hereditarias en este gen asociadas con intensidad al fenotipo pelirrojo, pecas y sensibilidad al sol. Las personas pelirrojas son portadoras de dos alelos variantes de MC1R, mientras que gran parte de la población tiene un solo alelo y no muestran estas características físicas. La distribución geográfica de este grupo fenotípico pelirrojo, se concentra en la zona norte de Europa.

Los alelos R del MC1R se asocian al cabello pelirrojo y piel clara, tienen una función nula o muy reducida en el sistema nervioso, relacionándose, más bien, con piel y cabello. El MC1R también colabora en la reparación de daño a ADN, por lo que polimorfismos en éste gen se han asociado a un incremento en la apoptosis de los melanocitos y reparación ineficiente de daño a ADN.

Los pelirrojos parecen tener una sensibilidad aumentada a las temperaturas extremas y parece que sintetizan de forma natural más Vitamina D, que las personas con otros colores de pelo, con lo que ya hemos visto que puede conllevar de protección frente a otras enfermedades.
Por el contrario, el número esperable de mutaciones relacionadas con la radiación ultravioleta es un 42% mayor en personas portadoras de al menos una variante alélica de MC1R que en que no portadores, y se estima que este número incrementa el riesgo de forma significativamente mayor que en población general.
Existen también, con más frecuencia, otras mutaciones en personas con estas variantes alélicas no relacionadas con la radiación ultravioleta.

 

Todo lo anterior asocia esas variantes en MC1R al riesgo a desarrollar melanoma y, probablemente, otros tumores.

Los pelirrojos, por tanto, parecen estar dotados de algunas cualidades sorprendentes que pudieran ser útiles en las líneas de investigación para el tratamiento del dolor y desarrollar algún tratamiento, incluso tópico.

Algunos pelirrojos también demostraron en el pasado cualidades excepcionales, aunque asociadas a otros problemas, como el pintor impresionista Van Gogh.

 

¿Qué es lo normal? ¿Qué es lo deseable? Nosotros tampoco lo sabemos, aunque la reflexión y el estudio pueda dar alguna respuesta en el futuro, de momento los pelirrojos con su gran sensibilidad a cambios térmicos podrían ser, parafraseando a Erin la Rosa, “los Unicornios del mundo humano”.

Otros post que te pueden interesar:

Los ingenieros han ideado un método no invasivo para corregir de forma permanente la visión

Tu cuerpo tiene un “segundo cerebro”

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *