Diagnostrum

Simple Mobile Health

ENFERMERÍA Y DOLOR

Posted by on May 14, 2018 | 0 comments

ENFERMERÍA Y DOLOR

La atención integral al paciente pasa, no solo por las correctas instrucciones y hábitos de vida, ni solo por los adecuados tratamientos médicos o los intervencionismos, pasa también por la proximidad, continuidad, contacto, afecto, seguimiento, cualidades todas ellas de los cuidados de enfermería.

¿Cuál es la correcta definición de estos cuidados?, ¿cuál debe ser su alcance y si éste debe ser independiente o como seguimiento escrupuloso de las órdenes médicas? Son cuestiones candentes y con respuestas múltiples y complejas.

El concepto moderno de enfermera proviene de un personaje histórico con nombre de ave (“ruiseñor”) y con una figura liviana con ella. Florence Nightingale, nacida en el seno de una familia acomodada británica pero, circunstancialmente, en la ciudad de Florencia (de ahí su nombre de pila), tiene un paralelismo con el comportamiento del ave que le da nombre.

El ruiseñor destaca por su canto, sobremanera en las horas oscuras de la noche, momento en los que el resto de las aves silencian su voz y es ese único canto que ilumina las penumbras del bosque.

Igualmente, esta luchadora puso en marcha su actividad en los difíciles momentos de una guerra, y revolucionó la atención a las tropas británicas heridas, dando esa luz en la oscuridad que les faltaba. De ahí viene que se la represente muchas veces como una mujer con una lámpara en las manos.

Su obra “Notas sobre enfermería: qué es y qué no es”, se convirtió en la LEX ARTIS de una nueva manera de entender la profesión y dignificarla por sí misma. Fue tan destacada su labor que animó e inspiró a otros mecenas como Henry Dunant a fundar la Cruz Roja. Vaya como complemento que estas personas nacieron en entornos acomodados, cosmopolitas y cultos que facilitaron mucho su concienciación y su labor futura. De hecho, Florence se inspiró en los cuidados que aprendió en una comunidad luterana en Alemania que visitó antes de acudir a la Guerra de Crimea.

Su formación matemática y estadística y su sentido de la observación, le permitieron detectar el hacinamiento, la falta de higiene y la inadecuada gestión de los residuos como fuente de mucha más mortalidad que las heridas del campo de batalla, generando una nueva forma de atender a los enfermos (aunque no llegó a aceptar la relación con otros gérmenes que descubrirían los pioneros de la bacteriología).

En el ámbito del tratamiento del dolor no solo es importante, es imprescindible la atención de enfermería y su participación en cada uno de los procesos de asistencia nos parece innegociable.

¿Puede el personal de enfermería realizar tareas sin la participación de los médicos? Rotundamente sí, pero decidir cuáles y de qué manera requiere sosegada meditación y análisis. Supone, además, una normalización que exige consensos muy amplios y una muy amplia flexibilidad en su manera de llevarlo a cabo.

El riesgo de regular y que lo que quede dentro de la línea se acepte y lo que quede fuera no, podría producir muchos damnificados entre profesionales y pacientes, y daños colaterales a los que quedaran en esa zona fronteriza de las normas, en las vísperas de la solución de sus problemas, o del reconocimiento de su aportación a la labor asistencial.

Much@s enfermer@s, deseos@s de aprender, de colaborar, encuentran enormes trabas a ese desarrollo profesional con una normativa demasiado rígida, que en otros casos dificulta seriamente la atención correcta del paciente por el riesgo de producir una intrusión en las competencias de otros profesionales.

La atención al paciente en una labor necesariamente de equipo, y los equipos se componen de elementos distintos que complementan sus acciones y se ayudan para conseguir el objetivo final, alternando su protagonismo, o asumiendo su diferente papel en el proceso general.

Nadie está en posesión de la verdad, probablemente porque en sentido absoluto  ésta no existe, todos conocemos una parte de la verdad, nuestra parte, que sumada a las otras daría la respuesta correcta.

Formación, colaboración, comunicación,… son palabras que definen las líneas maestras del problema y su solución, aunque muchas veces se olviden o no se atiendan.

Todos debemos aproximar nuestras posturas y asumir la geometría poliédrica y variable de los problemas y de las soluciones, y buscar el mejor desempeño profesional sin descuidar la mejor asistencia al paciente.

Mientras llegamos a ese objetivo, celebremos juntos el reconocimiento a esta abnegada profesión, a su fundadora y a todas y todos los miles de anónimos miembros de tan destacada profesión, no siempre reconocida ni premiada como debería.

Otros post que te pueden interesar:

Los seres humanos han empujado a la Tierra a un nuevo hito aterrador, y podría tener efectos mortales en nuestra salud

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *