Diagnostrum

Simple Mobile Health

LA VOZ

Posted by on Abr 30, 2018 | 0 comments

LA VOZ

 

La comunicación es una de las herramientas sociales fundamentales, permite el intercambio de información entre personas y colectivos, y es uno de los hechos diferenciales de los seres humanos frente a otros animales.

La comunicación no es exclusiva de nuestra especie. Muchos otros animales se comunican, entre sí con los de su misma especie, y con otras especies con mensajes más o menos elaborados.

Desde los bailes de las abejas, a los aullidos de los lobos o los rugidos del león en la selva, el marcado de los territorios de caza con orinas o almizcles de carnívoros o los plumajes coloreados de pavorreales entre otros, los trinos y gorjeos de canarios o ruiseñores,  las berreas de los ciervos o el canto de las ballenas. Todos ellos son modos de comunicación entre animales, incluso las plantas con sus suculentas flores, melifluos aromas y los llamativos colores rojos anaranjados, amarillos de sus frutos transmiten un mensaje a otros seres que les incite a un comportamiento.

https://www.youtube.com/watch?v=LTs8E8AWbwE

 

https://www.youtube.com/watch?v=sgAo-pVzpZw

 

En la comunicación humana, merced a un complejo aparato respiratorio que comparte espacio con el tubo digestivo, existen una serie de cavidades huecas y de compuertas móviles que permiten la gradación de la entrada y salida del aire, y la vibración de esas estructuras con mayor o menor intensidad y armonía.

Esto es la Voz, la generación de sonidos por parte de esas estructuras. Esto no es muy distinto de lo de muchos animales. Lo que la hace especial y única es la capacidad de articular esos sonidos y la posibilidad de realizarlos de forma ordenada con la atribución de un valor simbólico a los mismos.

 

De esa manera surgen fonemas y palabras, frases y entonaciones, con ánimo inquisitivo, interrogativa, asertivo, cargadas de sinceridad, de júbilo, de tristeza, de horror o de admiración.

 

Rimadas y rítmicas, o monótonas y monocordes, enfáticas o dubitativas. Candorosas o candentes, útiles para arengar a las masas y empujarlas a la guerra o para la conciliación, la contrición y el perdón que busca la paz.

 

El lenguaje oral tiene todas esas virtudes y algunas más, pero tiene además otra cualidad: el hecho de ser una seña de identidad casi única e individual que adema acompaña a las personas de forma prácticamente inalterada durante toda su vida adulta.

 

Probablemente, por la adquisición progresiva del lenguaje en la infancia, no somos conscientes de la enorme complejidad de su elaboración, ni como emisores ni como receptores. Ahora bien, somos muy conscientes cuando intentamos remedar ese mecanismo aprendiendo una segunda lengua y encontramos que los automatismos que nos permiten seleccionar las palabras, el tiempo gramatical, la entonación, el ritmo, se agolpan en nuestra boca como las personas en la salida al terminar un espectáculo.

La voz en la comunicación oral añade matices, personaliza el mensaje porque nos permite identificar al emisor, puede crear valores y limites, forjar alianzas o cimentar grupos sociales, como se afirmaba en la exposición “Esto es una voz” en 2016.

https://www.youtube.com/watch?v=tJm764rZjXI&feature=youtu.be

 

Esa voz de nuestras madres que oímos dentro de su vientre y que desde niños nos hace sentir protegidos, a salvo; la de nuestros padres, también protectora pero quizá mas severa (según culturas y experiencias personales); la de nuestros maestros, identificada con el conocimiento o la cultura; la de nuestras parejas o hijos (con el amor, o las tareas domesticas); o la del sargento o jefe de turno, relacionada con la disciplina o las obligaciones.

 

La voz nos define y en medicina es un elemento esencial de comunicación con nuestros pacientes, que esperan de nuestros mensajes todo el contenido científico, pero también toda la carga humana.

 

Aunque muchos silencios sean a veces más elocuentes que las palabras, los silencios tiene la existencia que las palabras les permiten, por su ausencia, y refuerzan los mensajes con absoluta claridad.

https://www.youtube.com/watch?v=VqWgRA9c8OM

 

Algunas escenas míticas del cine lo son por la personalísima voz de quien las pronunció, como aquella de Darth Vader revelando a Luke Skywalker su controvertida paternidad, o al contrario por la consecución de un profesor de lingüística con una simple florista al hacerla pasar por aristócrata en My Fair Lady, adaptación de la no menos mítica Pygmalion de Bernard Shaw.

https://www.youtube.com/watch?v=oXoUzbd-b14

 

La voz de Dalí, amen de su excéntrica personalidad o la del flamante Premio Nobel Bob Dylan definen su personalidad y su obra. Nuestra voz es también parte de nuestro personal currículo y nos representa como un retrato sonoro, diciendo de nosotros más que las palabras que articulamos.

 

Otros post que te pueden interesar:

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *