Diagnostrum

Simple Mobile Health

SHEN NONG, PADRE DE LA FARMACOLOGÍA

Posted by on Abr 16, 2018 | 0 comments

SHEN NONG, PADRE DE LA FARMACOLOGÍA

La medicina, la ciencia y todas las manifestaciones humanas, tienen que rendir homenaje a sus pioneros, aquellos que iniciaron el camino que nos ha traído hasta donde nos encontramos, muchas veces sin quererlo y otras inventando una manera de abordar los problemas, intuitiva pero rigurosa antesala del método científico.

Se suele decir que en China inventaron todo lo que somos y todos los avances de Occidente hace al menos 3000 años, como la pólvora, el papel, también para usarlo como dinero, la pasta y quizá también una parte de la medicina o la farmacología.

Es cierto que las culturas orientales tenían un desarrollo más acentuado hace 4000 años que las occidentales, pero sería demasiado simplista pensar que en el resto del mundo no había absolutamente nada.

También es cierto que, tanto entonces como ahora, la pujanza del conocimiento de los pueblos orientales puede compararse a los occidentales y, en muchos, casos superarlos, fruto de su manera abnegada de trabajar que en muchos casos oculta una menor relevancia de los derechos laborales y sociales, o incluso un cierto abuso de las clases dominantes sobre las trabajadoras.

La figura que queremos destacar hoy es casi legendaria: Shen Nong el emperador Han, emperador del Sur o emperador Rojo, color del sol y relacionado con el calor y a cosecha.

Shen Nong se representa muchas veces con cuernos y pezuñas como reminiscencia de la divinización de los búfalos, y del que se supone fue el primero en emplear en la agricultura, usando también la plantación de semillas, eso sí, poéticamente transportadas en el pico de pájaros, también rojos.

Enseñó también las propiedades de las plantas medicinales y las clasificó según los seis sabores (dulce, picante, salado, amargo, soso o ácido).

Sus conocimientos fueron recogidos en el primer tratado de farmacología chino, el Shen Nong Pen Tsao Jing, escrito hacia 2000 a.C. El libro recoge las propiedades de las plantas medicinales clasificadas según los ya citados seis sabores.

Incluía trescientas sesenta y cinco sustancias medicinales, todas ellas de origen vegetal, clasificadas en tres grandes grupos, según sus propiedades: tonificantes (del emperador); terapéuticas (del ministro); o venenosas (de los sirvientes). Se dice que murió por experimentar en sí mismo multitud de plantas venenosas, algo nada distinto de la suerte de muchos investigadores de la historia de la medicina.

Se subdividían en 120 hierbas del emperador, que tenían un gran potencial alimenticio, no tóxicas y que podían consumirse en grandes cantidades para preservar la salud indefinidamente; 120 hierbas del ministro, inofensivas o escasamente tóxicas, que se tomaban por su acción terapéutica más fuerte para sanar enfermedades, y 125 hierbas de los sirvientes, que tenían clara acción terapéutica frente a ciertas enfermedades y que producían efectos visibles frente al estancamiento (purgantes o eméticos); siendo nocivas o tóxicas, no debían consumirse a altas dosis o en periodos prolongados de tiempo.

Su gran contribución a la medicina incluye sustancias como el podofilino (para el tratamiento de las verrugas genitales), el ruibarbo, el opio, el ginseng, el ginkgo, el estramonio, la corteza de canela, la marihuana (Cannabis indica), diferentes clases de y la ephedra.

Su figura, enmarcada en una tradición cultural y resaltada en el contexto de unas creencias, tiene relevancia por ser de los primeros vestigios de la investigación y clasificación sistemática de sustancias terapéuticas. Muchas de aquellas sustancias o principios derivados de las mismas se siguen investigando y utilizando en la actualidad, aunque tamizados por el rigor científico.

Cuando comentamos estas figuras lo hacemos con la idea de que el conocimiento humano es una única entidad que muchas veces incluye aspectos científicos o técnicos, y otros humanos, sociales o poéticos, lo cual no tiene por qué ser un problema.

Muchos grandes hombres y mujeres de la historia de la humanidad han sido científicos, poetas, artistas, guerreros o santos en una única figura, porque el ser humano es poliédrico, aunque nuestro conocimiento actual debe dar vigencia a aquellos conocimientos o principios que sigan siendo útiles y descartar otros que han sido confirmados como tóxicos.

Nuestra medicina es la del siglo XXI, reconociendo que su origen se encuentra muy profundamente en la historia de la humanidad.

 

Otros post que te pueden interesar:

Una conmoción cerebral única puede aumentar drásticamente sus probabilidades de desarrollar demencia

Los casos de infestación cutánea delirante no son tan raros como se pensaba anteriormente

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *