Diagnostrum

Simple Mobile Health

SINDROME TUNEL CARPIANO

Posted by on Abr 9, 2018 | 0 comments

SINDROME TUNEL CARPIANO

Somos seres pluricelulares, constituidos por una infinidad, miles de millones de células, organizadas en forma de tejidos y órganos con estructuras y funciones diferentes.

Todas las células tienen una herencia genética igual, son portadoras de las mismas premisas y definiciones de ser humano, aunque las células, tejidos u órganos, actúen en grupos para resolver sus tareas.

De esta premisa surge para los profesionales la necesidad de conocer la histología, la anatomía y la fisiología, es decir, los aspectos normales del ser humano, para después poder reconocer los aspectos patológicos.

La intrincada red del sistema nervioso, por ejemplo, recorre todo el organismo, desde el encéfalo, el tronco cerebral y la médula hacia los extremos más distales, la punta de los dedos de los miembros.

Ese cableado eléctrico aprovecha los huecos que dejan otras estructuras, compartiendo espacios y recorriendo juntos algunos espacios estrechos como el cuello o el canal del carpo.

Efectivamente, en la muñeca existe un canal, constituido de un lado por los huesecillos de la muñeca, llamados conjuntamente Carpo, que dan movilidad y flexibilidad a la mano, permitiendo movimientos más amplios y complejos que si fuera una única unidad ósea y, de otro lado, un ligamento potente que actúa como muñequera, el ligamento del carpo.

Este canal permite el paso de los tendones flexores, de las estructuras vasculares y del nervio mediano. El nervio cubital circula por un espacio específico el canal de Guyón, delimitado por el hueso pisiforme y que tiene sus propios trastornos.

Denominamos síndrome del túnel carpiano a la alteración de este canal que conlleva un estrechamiento y la consiguiente compresión de las estructuras que circulan por él, en particular, el nervio mediano.

El nervio mediano es el responsable de gran parte de los movimientos de flexión de la mano y de los dedos y de la sensibilidad de dos terceras partes de la mano y de cara palmar de los tres primeros dedos y la mitad del anular.

Cuando, debido a traumatismos, o a posturas o esfuerzos, forzados o mantenidos en el tiempo (léase trabajo con teclados, en oficina o motocicletas, etc.) se produce un estrechamiento, se manifiesta con dolor neuropático en el territorio de la mano.

Suele ser hormigueo, parestesia, disestesias, escozor, calos, calambres eléctricos, circunscritos inicialmente a la mano, que además característicamente suelen presentarse durante la noche de forma más frecuente e intensa.

Lo que parece ser una mala postura nocturna, acaba llevando a consultar el médico que, con estos síntomas y si es necesario con un electromiograma (EMG), confirman el diagnostico.

¿Qué se puede hacer? Aunque la utilización de férulas nocturnas, de programas de reeducación postural y de revisión del puesto de trabajo o de la manera del desempeño, son imprescindibles, y son las que resuelven el problema de forma permanente, también existen otras alternativas terapéuticas.

Inicialmente se suelen administrar antiinflamatorios por vía oral o medicamentos neuromoduladores, como la gabapentina o pregabalina que disminuyen las disestesias y pueden hacer tolerable la incomodidad o incluso hacerla desaparecer, aunque asociada a las medidas físicas ya comentadas.

Se pueden realizar bloqueos con antiinflamatorios, pequeñas infiltraciones localizadas en la muñeca que a veces son suficientes para disminuir las molestias, siempre con las medidas posturales y de reacondicionamiento de actividad.

Sin embargo la solución quirúrgica suele ser necesaria, amen de ser la más resolutiva. Una pequeña incisión que abra este ligamento y que relaja la tensión y un cierre con menos tensión alivia la causa y mejora progresivamente la consecuencia.

Un comentario final, es mucho mejor evitar la causa que resolver la consecuencia y, aunque sea una cirugía menor, que se realiza con anestesia local y en régimen ambulatorio, no está exenta de riesgo, de complicaciones quirúrgicas, por la incisión, por la manipulación, por infecciones o por la anestesia. Es esencial, especialmente en el ámbito profesional, evitar los gestos que pueden potenciar el problema y apenas supone un mínimo esfuerzo de ergonomía.

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *