Diagnostrum

Simple Mobile Health

La vida es sueño… y dolor

Posted by on Jun 12, 2017 | 0 comments

La vida es sueño… y dolor

Calderón de la Barca, eminente dramaturgo español,  escribió una obra en la que representa en gran medida muchos de los conflictos de la humanidad. Obra universal que ha sido recreada en innumerables ocasiones y que tiene a Segismundo como atormentado protagonista vagando durante la obra en pos de un sueño o quizá de su destino.

El sueño es una elaboración de la mente que, de un modo inconsciente, recrea la realidad y la modifica. El sueño, o los sueños, son caprichosos, muchas veces fantásticos, pero casi siempre se viven por los protagonistas como algo tan real o más que la propia realidad y que puede generar creaciones, inventos o monstruos.

Una cosa es la realidad y otra, nuestra percepción e interpretación de la misma. Por eso, al soñar, nuestro cuerpo y nuestra mente, se emocionan, se ilusionan, se excitan, lloran o ríen, porque damos a esa experiencia una importancia semejante a la vida misma.

El ser humano dedica a dormir alrededor de un tercio de la vida, más en la infancia, menos en la edad adulta y aun menos en la vejez. Es imprescindible el descanso físico y mental para la salud, aunque ese descanso no supone necesariamente que el cerebro no funcione, como demuestran los estudios de actividad cerebral durante el sueño y sus fases.

Las fases del sueño, REM (Rapid Eyes Movement) y no REM que se repiten a lo largo de la noche y permiten el reseteo u ordenado de la información mental o intelectual (mas en la fase REM) y el descanso físico (mas en la no REM), aunque en ambas la digestión, la respiración o el latido del corazón siguen produciéndose de forma automática.

Se puede vivir largo tiempo sin justicia, sin amor, sin dinero, sin salud, sin comer, con dolor, pero muy poco tiempo sin beber o sin dormir. Las otras ausencias probablemente también te acaben quitando el sueño y todo ello te arrastre a tu fatal destino, pero la falta de sueño es un problema grave en sí mismo que necesita una atención específica y que perjudica el resto de las esferas de la vida.

En el ámbito del dolor, son constantes las alteraciones del sueño y se deben a varios factores

En primer lugar, la falta de alivio suficiente durante las horas de descanso es una de las más importantes causas de insomnio o de sueño superficial. El tratamiento del dolor debe ser integral y pautado, el descuido de analgesia durante la noche por una menor actividad suele conllevar a sueño ligero y despertares continuos con cada cambio de postura o relacionados con la necesidad de acudir al aseo.

Por otro lado, algunas las patologías dolorosas se asocian a trastornos del ritmo sueño-vigilia relacionadas con la activación de circuitos neuronales de miedo, angustia, que alteran la aparición del sueño y su profundidad.

Por último, los tratamientos de los que somos responsables los médicos, a veces, alteran el descanso o no lo facilitan suficientemente, dando un secundarismo de sudores nocturnos, producción de imágenes hipnagógicas floridas que convierten la hora del sueño en un tormento conocido, y esperado que mortifica tanto o más que el propio dolor.

Como defendemos siempre en éste y en todos los foros, el dolor es un problema extremadamente complejo, tanto como la suma de todas y cada una de las historias personales de los que lo padecen. Requiere no solo una adecuada atención sintomática, una pauta analgésica correcta, sino también el apoyo al resto de la esfera fisiológica, con medidas de educación sanitaria, de higiene en el descanso y con hipnofacilitadores, hipnóticos o sedantes que mejoren la experiencia.

El descanso requiere un entorno adecuado, confortable: colchón y almohada, temperatura, silencio o al menos sonidos no estridentes, luminosidad reducida, evitar ingestas excesivas de bebidas carbonatadas o sólidos que impidan una desconexión completa y, sobre todo, no agravar estos síntomas durante la noche.

La humanidad se originó y creció respetando los ritmos circadianos como imperativos naturales insuperables y nuestra fisiología se ha desarrollado liberando melatonina desde la epífisis para facilitar el sueño en la oscuridad.

El mundo actual, bañado de estímulos acústicos y luminosos, invita a reducir el tiempo dedicado al descanso como algo superfluo y no hay nada mas lejos de la realidad: el sueño forma parte de nuestra naturaleza y es imprescindible para la vida.

Respetemos esta necesidad y apoyemos el descanso propio y ajeno, eduquémonos en el cuidado de esta faceta, tanto como las demás. Si no dormimos, no podremos tener sueños. Sin sueños la humanidad no sabrá hacia dónde dirigirse.

 

Otras interesantes publicaciones del Dr. Alfonso Vidal:

Dolor en ancianos

Esclerosis Múltiple y Dolor

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Endometriosis | Diagnostrum - […] La vida es sueño… y dolor […]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *