Diagnostrum

Simple Mobile Health

Cuidadores

Posted by on May 15, 2017 | 0 comments

Cuidadores

Una de las características del ser humano, como ser social, es la manera en la que, prácticamente, todas y cada una de las actividades y de los intereses de la vida se pueden compartir.

El ser humano es un ser social lo que, si bien no es único en el conjunto de las especies, sí es especialmente llamativo en la nuestra.

En gran medida se debe a la dificultad inicial en nuestro desarrollo: el hombre nace absolutamente desvalido y precisa cuidados hasta bien avanzado su desarrollo.

Igualmente la esperanza de vida de nuestra especie es enorme comparada con otras, alargándose progresivamente lo que llamábamos de forma eufemística tercera edad y que, a este paso, tendrá que ampliarse a la cuarta y quizá una quinta.

 

La vejez es uno de los retos de la sociedad humana, la vejez y la gestión de las limitaciones que la acompañan, especialmente las enfermedades crónicas.

Para sostener, por tanto, a esta gran parte de la humanidad dependiente es necesaria una atención específica, atención mediada por un entorno familiar y cada vez más por un entorno profesional que soporte o reemplace los cuidados que la familia no es capaz de dar.

De esto queremos hablar hoy, de aquellos que asumen el papel de compartir la salud, el dolor y la necesidad de pacientes que requieran una atención y de cómo sufren en tercera persona las limitaciones de los enfermos.

Los cuidadores son todos aquellos próximos al entorno familiar, que se encargan de los aspectos logísticos y emocionales de los enfermos. El apoyo emocional y afectivo es esencial en las enfermedades crónicas pero el logístico no es menos importante. La salud tiene un coste, desde medicamentos, cuidados, desplazamientos hasta dietas necesitan dedicaciones contínuas, mañana, tarde y noche.

Como una especie de híbrido, a medio camino entre las bíblicas Marta y María, los cuidadores deben estar atentos a las necesidades físicas y emocionales de los pacientes, recibiendo en muchos casos su gratitud, pero en muy pocos una remuneración económica que compense la dedicación de tiempo.

Lamentablemente la base social de estos cuidados sigue siendo la familia, como institución central, y no los sistemas de aseguramiento sanitario o social.

Surgen pues varias cuestiones. Empecemos: si cuando es otro el que lo hace genera un derecho a remuneración y protección social al cuidador, ¿no debiera generarlo igualmente cuando se produce en un entorno familiar? Este debate del reconocimiento del trabajo doméstico es un frente abierto no resuelto y que merece también una consideración especial.

Otra cuestión es ¿cómo afrontar estos cuidados por parte de enfermos que no tienen más familia que otro enfermo semejante de la misma edad, como pueda ser su compañero de toda la vida? Si agota sus fuerzas en tratar de dar esos cuidados para los que no tiene cualificación muchas veces y desde luego tampoco fuerzas, poco o nulo rendimiento producirá.

Y una última cuestión, ¿qué sucede con aquellos que no tienen familia?

Las leyes de dependencia y otras de protección han intentado dar respuesta, aunque por ahora de una forma imperfecta, quizá por falta de recursos, quizá por falta de voluntad o por ambas cosas.

El dolor y las demás enfermedades crónicas se viven y conviven en familia. Los pacientes y familiares necesitan formación e información, apoyo social e institucional que implemente o en su caso supla el esfuerzo de los seres queridos de los enfermos, especialmente en situaciones de franca incapacidad.

Sirva este artículo de homenaje, admiración y agradecimiento a aquellos cuidadores solitarios, con esfuerzo silencioso y abnegado, que nos permiten a los demás desarrollar nuestras profesiones y aficiones mientras ellos vigilan que todo esté bajo control.

 

Otras interesantes publicaciones del Dr. Alfonso Vidal:

Tres historias… y más

Cómo dar malas noticias y… buenas

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Homenaje a Eiffel | Diagnostrum - […] Cuidadores […]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *