Diagnostrum

Simple Mobile Health

Desfibriladores

Posted by on Abr 10, 2017 | 0 comments

Desfibriladores

Aunque la electricidad se ha empleado como agente terapéutico desde la época de los romanos merced a las anguilas eléctricas o peces torpedo, la utilización de forma sistemática y con criterios científicos data de la gran revolución científica del siglo XVIII y XIX en la que Volta y Galvani, entre otros, sentaron la base del conocimiento de la energía, su forma de producirse y de transmitirse y desentrañaron su aplicación en la fisiología humana.

El cuerpo humano es un complejo entramado de miles de millones de sus unidades las células con una identidad genética, son todas de la misma familia como las abejas de un panal o las hormigas de un hormiguero, pero con una dedicación y especialización concreta para cada diferente grupo de células que se integran en unidades funcionales, lo que serían órganos, aparatos o sistemas.

¿Cómo se comunican la información unas células a otras y cómo pueden funcionar de forma coordinada y armónica? Mediante impulsos electro químicos. El lenguaje que ellas hablan entre ellas tiene un código que se traduce en cambios de potencial eléctrico de la membrana y de entrada y salida de iones positivos o negativos (resulta fascinante que tantas órdenes y funciones que se desempeñan en el cuerpo se puedan describir con tan pocos signos de manera muy semejante a las notas musicales que pueden expresar infinitas melodías, es la exquisita combinación de la naturaleza la poesía y la matemática, emociones y ecuaciones a partes iguales.

La certeza de la actividad eléctrica del corazón que nos permite registrarla mediante el electrocardiograma, también permitió inferir una posible acción de esta electricidad en la corrección de actividades anómalas del mismo.

Fruto de lo anterior, Claude Beck realizó la primera Desfibrilación en cirugía cardiaca, Zoll ya la empleo para tratar la fibrilación auricular y Lown que la empleo sincronizando con la onda R del ECG y destino para la reanimación cardiopulmonar a mediados del siglo pasado.

Como siempre la intuición, el conocimiento y el esfuerzo han servido para conseguir una herramienta terapéutica de primer orden en la parada cardiaca.

La PCR tiene una incidencia de más de 700000 al año en Europa, la inmensa mayoría de ellas tiene origen cardiaco por isquemia miocárdica y debuta con fibrilación ventricular un ritmo cardiaco anómalo, arrítmico, irregular e ineficaz que deja la bomba aspirante-impelente cardiaca tiritando sin ser capaz de sincronizar todas sus células. Con la desfibrilación lo que producimos es un estímulo eléctrico de suficiente intensidad que pare el ritmo descontrolado y permita un reinicio armónico y rítmico. Sería algo parecido a dar un cachete a todos los remeros de una nave que fueran remando desordenadamente e indicarles de nuevo el ritmo correcto (o los golpecitos sobre la pantalla del ordenador o televisión con una interferencia). Con ello se puede conseguir revertir una situación grave que es reversible en muchas ocasiones y evitar que la capacidad del corazón se agote y se instaure un ritmo más grave y mucho menos reversible la asistolia.

Para ello es esencial el tiempo, cada minuto que pasa desde una parada  la perspectiva de recuperación se reduce un 10% así que no disponemos de mucho más de 10 min por eso es esencial actuar precozmente y, si es posible, por parte de las personas más próximas. Los servicios de emergencia están adiestrados para actuar con la máxima celeridad pero si los testigos pueden comenzar la reanimación la supervivencia se amplía, antes se reservaba su uso a facultativos o expertos, ahora intentamos hacer cardio-saludable cuanta más gente, cuantas más instalaciones, mejor.

¿Qué hacer? ACTUAR

¿Cómo? Asegurando el entorno para víctima y reanimadores,

  • Comprobando respuesta y respiración, y activando Servicios de emergencia (112) y pidiendo un desfibrilador
  • Iniciando compresiones torácicas a ritmo de 100-120, en ciclos de 30 y ventilando 2 veces entre cada ciclo
  • Colocando los electrodos sobre el pecho desnudo de la víctima y encendiendo el desfibrilador que automáticamente va dando instrucciones verbales aconsejando si es necesario administrar un choque eléctrico.

Son aparatos fáciles de usar, seguros para víctima y reanimadores siguiendo las instrucciones y pueden salvar una vida. Puede ser la de un desconocido, pero puede ser la de un ser querido o la tuya propia. Aprende a manejarlo y, si ya sabes, ayuda a otros a aprender.

Todas las iniciativas en este sentido son de agradecer, como la del programa de Antena 3, El hormiguero y su director Pablo Motos que nos ha permitido colaborar en su programa el día 10 de abril de 2017. Gracias de corazón a todo el equipo, Dr. Señaris, Pablo Motos, Marta Hazas, Fernando Acevedo y todos los demás, del primero al último.

Con esa iniciativa, de una vez nos permite llegar a miles de potenciales alumnos, que tardaríamos años en formar en los cursos desde las organizaciones como la SEDAR o el CERCP, ver una demostración simple permite tener conciencia de la existencia y utilidad de los desfibriladores y de la sencillez y seguridad de su manejo.

A veces, estas iniciativas de hormigas, grano a grano, son capaces de mover montañas.

 

Otras interesantes publicaciones del Dr. Alfonso Vidal:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *