Diagnostrum

Simple Mobile Health

Donantes

Posted by on Mar 20, 2017 | 0 comments

Donantes

Uno de los hitos de la medicina moderna que ha revolucionado el tratamiento y el pronóstico de muchas enfermedades es el trasplante de tejidos y órganos. Aunque la idea de obtener la vitalidad de los cuerpos de otros para uno mismo se remonta en la cultura, explicando muchos actos de canibalismo, en nuestros días, esa vitalidad prestada se ha convertido en un hecho real.

 

Para llegar hasta ese punto han sido necesarios multitud de ensayos, cientos de estudios de investigación histológica y bioquímica, análisis pormenorizados de los sistemas de reconocimiento de lo propio y lo ajeno, de los antígenos específicos, HLA, grupo sanguíneo, factor RH, del sistema inmune, de la coagulación, del sistema de Complemento… Cientos de trabajos, cientos de investigadores y miles de afectados trabajaron al unísono, cada uno en su papel, para hacer posibles las trasfusiones de sangre, el trasplante de riñón, de hígado, de corazón o… de médula ósea.

Sin embargo, hay un elemento esencial, una mayoría silenciosa de la que muchas veces no se habla cuando la Ciencia progresa y que es el verdadero motor de este éxito: son los millones de donantes anónimos que dan lo máximo que se puede dar, una parte de su propia sustancia, para sostener la vida y la salud de otros.

En el lenguaje común, empleamos expresiones como “vale un riñón”, “daría la mano derecha”, para expresar el valor de algún esfuerzo, éxito o propiedad y, en muchos casos, gente que no conocemos ha entregado esas piezas u otras de un valor semejante a cambio de nada. Esta especie de colecta de vida, de suscripción popular o crowdfunding de salud, se viene desarrollando gracias a los donantes, movidos por una conciencia social, por un respeto a la vida y por un amor a los semejantes. No, no tiene precio, pero es que tampoco tiene pago, al menos en España, pues la donación es altruista y genera incomodidad cuando menos, como la donación de sangre, o incluso riesgo, si es una porción de hígado o riñón en personas vivas.

A cambio, otras personas van a recibir un empujón de energía vital, una bocanada de aire fresco o, francamente, una segunda oportunidad tras cambiar una pieza imprescindible de su motor orgánico. La sensación de preservar o salvar una vida no tiene comparación y probablemente se acerque al éxtasis de los santos.

Cuando se nos plantean casos como el del desgraciadamente desaparecido Pablo Ráez que, peleando por su salud, pelea por la de muchos otros, mejorando la conciencia social e incrementando el número de donaciones, cuando se nos plantean casos de niños como Lucas, que espera en Madrid, en el Hospital 12 de Octubre, la aparición de un donante de médula, no podemos por menos que presentarnos voluntarios y tratar de ayudar con todas nuestras fuerzas.

 

 

 

 

 

 

 

Si no has pensado en donar, piénsalo ahora. Puedes hacerlo con tus órganos tras la muerte con un documento de voluntades anticipadas. Apenas necesitas unos testigos y rellenar un documento que se puede registrar en los organismos responsables en las Comunidades Autónomas. Puedes donar sangre o médula ósea, son donaciones de células que se reponen en poco tiempo y apenas generan la incomodidad de tomar la cantidad necesaria. Los requisitos son mínimos y el beneficio es máximo. Y puedes incluso donar algún órgano par como un riñón, si bien estas donaciones precisan una preparación mayor y suponen un riesgo cierto.

¿Por qué donar? Por la misma razón por la que aceptaríamos las donaciones en caso necesario, porque es un gesto de humanidad que nos iguala a todos con independencia de grupo étnico, género, religión, orientación sexual o nacionalidad.

La sangre de los caucásicos, es tan roja como la de los latinos o los afroamericanos, y los hematíes llevan una hemoglobina semejante. La médula ósea de un donante puede salvar igual niños españoles, haitianos o nigerianos, con independencia de los tratados de libre circulación, Brexit o muros que puedan ponerse en marcha.

Como decía antes, si no habías pensado adquirir el título de “Donante” hazlo ahora y no pierdas tiempo. Si ya lo eres, corre a buscar a otros para convencerles de que se unan a este selecto grupo. Piensa, como hemos repetido en este foro alguna otra vez, que más adelante puedes estar en el otro lado y necesitar la generosidad de otros ¡Qué mejor manera de agradecerlo que formar parte de este club de la vida!

 

Otras interesantes publicaciones del Dr. Alfonso Vidal:

Bombas

Sagas médicas

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *