Diagnostrum

Simple Mobile Health

Dolor Músculo-Esquelético

Posted by on Feb 20, 2017 | 1 comment

Dolor Músculo-Esquelético

A la hora de plantear explicaciones sobre cualquier tema y en cualquier ámbito, existen muchas maneras de comenzar. Cualquier exposición o relato, incluso cualquier interacción, depende de forma crítica de los primeros momentos, en ellos se puede hacer una declaración de intenciones, una hoja de ruta o algoritmo o, en el plano humano, encontrar en la profundidad de los ojos del otro lo que habíamos perseguido toda la vida.

Esa primera parte de un escrito es esencial y va a hacer que el lector siga leyendo o pase a otro testimonio. En ese momento se suele introducir la definición del concepto a desarrollar, unas cuantas palabras que expresen de una forma lo más fehaciente la verdadera magnitud del objeto de estudio.

Una definición debe ser lo más breve posible pero debe incluir todos los hechos diferenciales que permitan distinguir nuestro tema de otros parecidos o colindantes en estructura o contenido.

Por ejemplo, el dolor musculo-esquelético, ¿qué es? Aquel que afecta a los músculos (y tendones) y al esqueleto (ligamentos, huesos y articulaciones). Considerando esta definición sería dolor musculo-esquelético solo el que afectara a esas estructuras y no lo sería por ejemplo un dolor visceral, pleural o peritoneal uno que afecte al intestino.

El problema es que en algunas zonas del cuerpo esto es claramente acotable: en los miembros prácticamente no hay más que músculos, huesos y articulaciones; pero en la cabeza tenemos algunas estructuras viscerales: en el cuello y tórax también; y lo mismo en el abdomen, donde más vísceras se concentran, aunque también existen capas musculares y estructuras óseas. Muchas veces es difícil distinguir la localización del dolor o señalar de forma específica unas ciertas estructuras u otras como responsables del dolor. Por tanto, la definición de dolor músculo-esquelético podríamos tratar de concretarla como aquel que no fuera visceral.

 

 

 

 

 

 

Tampoco sería exacto ya que el dolor neuropático no es visceral, ni tampoco músculo-esquelético. Entonces ¿cómo deberíamos hacer la definición? Pues ese es el problema y la intención de esta reflexión, ya que es muy frecuente que el dolor músculo-esquelético tenga un componente neuropático o que el dolor visceral genere una proyección muscular o simplemente que no podamos aclararnos si hay una o varias estructuras afectadas y cuál es la inicial.

La respuesta que solemos dar a esta pregunta es tratar de ser sistemáticos en la historia y exploración del paciente: tratar de localizar las estructuras afectadas y relacionarlas con los cambios en la afectación, intensidad, irradiación del dolor; con esfuerzos o actividades; con modificaciones internas del paciente; cambios en su entorno; y, por último, intentar tratarlo de la manera que nos parece correcta, aunque no tengamos la certeza de estar en lo correcto.

El dolor, como muchos otros conceptos, tiene una definición difícil, debido no sólo a la complejidad de los mecanismos fisiológicos que lo gobiernan, sino también a la especificidad personal de cada individuo y sus interpretaciones emocionales o sociales.

Desgraciadamente no siempre tenemos clara la respuesta a las necesidades o afanes de nuestros pacientes y nos encontramos con situaciones como la fibromialgia, cuadro clínico de gran severidad en sus manifestaciones clínicas, con dolor intenso generalizado de predominio muscular, en el que no somos capaces de encontrar lesiones que nos permitan aclarar si es musculo-esquelético, visceral o neuropático. Solo sabemos que les duele y que la actividad cerebral relacionada con la percepción del dolor es muy evidente, aunque no tengan analíticas, radiografías, tomografías o resonancias magnéticas patológicas.

De momento, solo conocemos algunas respuestas y tenemos muchas preguntas por lo que hacer una definición de fibromialgia se hace una tarea harto complicada.

 

Otras interesantes publicaciones del Dr. Alfonso Vidal:

Mujer y Ciencia

1 Comment

  1. Hola,

    Sabiendo que ni músculos, ni visceras, ni articulaciones tienen capacidad para provocar dolor, porque éste siempre es consecuencia de una interpretación cerebral, mental u organísmica… del estado de los tejidos u otras visicitudes;sabiendo también que el organismo es capaz de activar la respuesta de dolor sin presencia de daño alguno en las estructuras corporales; y sabiendo además que el organismo constantemente hace predicciones que no se ajustan a la realidad, ¿cree que sería útil poner el foco en porqué se activa una señal que aparentemente no debiera activarse en vez de en estructuras que han demostrado estar sanas tras numerosas pruebas?

    Un saludo

Trackbacks/Pingbacks

  1. Ciencia y conciencia | Diagnostrum - […] Dolor Músculo-Esquelético […]
  2. Bombas | Diagnostrum - […] Dolor Músculo-Esquelético […]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *