Diagnostrum

Simple Mobile Health

Empatía

Posted by on Feb 6, 2017 | 5 comments

Empatía

El tema que hoy propongo ha hecho correr ríos de tinta, especialmente en la última década, como pieza clave para explicar las relaciones humanas, aunque en este caso sea un reciente tribunal de tesis, excusa que me ha permitido revisarlo gracias a un gran experto en comunicación sanitaria y amigo de la infancia, Carlos Salas.

La etimología griega de la palabra podría hacernos pensar en un origen arcaico, pero el término fue acuñado con esas raíces helénicas en el ámbito de la psicología por R. Vischer y K. Lasswitz como:

 “la capacidad para participar en los sentimientos de otra persona y asimilarse a su estado anímico. Nace de la identificación con otro y la comprensión íntima de su situación existencial.”

Aunque se acuñó para definir un estado patológico, por el sufijo “-patía” como en artropatía, hepatopatía, psicopatía, con la idea de definir personas impregnadas de un sufrimiento íntimo profundo, la empatía ha derivado su significado hacia una cualidad que permite el reconocimiento de las circunstancias personales y emocionales de otros sujetos, en general, en situaciones adversas.

Hablamos de empatía frente a la enfermedad y el sufrimiento, lo que supone una reflexión crítica y un cierto aprendizaje para colocarse en la piel de los demás, pero sólo en estas situaciones difíciles y no tanto en las de alegría o regocijo.

Como muchos otros términos, la definición sobre el papel es mucho más simple y completa que la categorización o la experiencia que podemos tener de ella y es que las palabras permiten muchas veces expresar desde lo mínimo al todo. Por ejemplo, “universo” es un único término que lo abarcaría todo inefable e inconmensurable, pese a estar escrito con solo ocho letras; “Salud” sería otro término capaz de integrar multitud de condiciones y de circunstancias; etc.

En los últimos años, como decía, todos los métodos de comunicación, incluidos los libros de autoayuda, y la tendencia progresiva a la comprensión entre los seres humanos nos ha llevado a emplear este término de forma habitual.

¿Porque tenemos empatía? ¿La empatía es una cualidad natural o se puede entrenar? En el contexto profesional, ¿solo los médicos deben tener empatía con los enfermos o los enfermos deben tenerlo también de alguna manera?

Las respuestas a estas preguntas, como a casi todos los interrogantes, tiene una parte de certeza y otra ambigüedad, fruto de la variabilidad de individuos y entornos.

Sabemos que, de una forma inconsciente, la empatía depende de la frecuencia de oscilación espontánea de las neuronas del encéfalo. Aquellos que tienen una oscilación a una cierta frecuencia, empatizan más fácilmente con otros que también la tienen. La posibilidad de acompasar esas frecuencias a base de interacción, como si se sintonizaran, podría dar facilidades de armonización y explicaría de alguna manera ese aprendizaje de la empatía, en pocas palabras, que “el roce hace el cariño”.

La empatía se marca en el contexto más amplio de la comunicación, la cual está muy influida por nuestra experiencia, de aquí que podamos afirmar que la empatía, muy probablemente, se pueda entrenar.

Es mucho más fácil comprender el sufrimiento cuando uno ha sufrido; es mucho más fácil saber las consecuencias de unos actos cuando las hemos visto previamente; del mismo modo, es más fácil resolver conflictos cuando uno ha visto como otros resuelven conflictos semejantes. Esta afirmación sustenta muchos de los preceptos religiosos y culturales de nuestra sociedad, no es algo que se haya inventado en este siglo, ni tan siquiera en el siglo XIX en que se inventó el término.

Conocer las necesidades y peculiaridades de los otros es el primer paso para entender el porqué de sus comportamientos y la actitud más adecuada ante ellos

En la sociedad multiétnica, multicultural, global, como es la nuestra, el esfuerzo de comprensión debe ser aún mayor, y este debe ser en ambos sentidos.

No tiene sentido construir un muro para separarnos de nuestros vecinos y evitar tener contacto con ellos. Del mismo modo que, si nuestros vecinos vienen a vivir con nosotros no deberían construir un muro cultural, religioso o textil que impida el contacto, la visión y, por tanto, la integración. Eso lleva al fundamentalismo.

La empatía en nuestra profesión es imprescindible. Es un imperativo ético que permite romper las barreras, facilitar la comunicación y la colaboración en pos del objetivo común: mejorar la salud. Ahora, como en otras ocasiones, es una herramienta más a emplear en la estrategia terapéutica global y debe acomodarse a las necesidades específicas del paciente que nos consulta.

 

Otras interesantes publicaciones del Dr. Alfonso Vidal:

Espondilitis anquilosante

En África empezó todo

5 Comments

  1. Buena argumentación Dr.
    Y he de decir que usted lo es, es la empatia personificada en su justa medida, aunque pueda parecer aventuarado mi parecer pero tras una hora y pico de consulta, creo que acerté en mi intuicion previa. Independientemente del aprendizaje de ponerse en la piel de los demás (cosa muy difícil de aprender bajo mi punto de vsita) la empatia es una condición intrínseca en los individuos que la tengan, luego está en saber la justa medida, justa para no sumar los problemas de los demas a los propios. Y eso en medicina resulta muy complejo, no se estudia pero se adquiere a base de lágrimas caídas siendo estudiante y viendo ya a los primeros pacientes reales, y más en la residencia donde el contacto con la “medicina” es “real”.
    No todos sus compañeros de juramento hipocratico tiene un mínimo de empatia, a ellos deberían obligarlos a cursos de psicología y de relaciones interpersonales y no tanto congreso en el Caribe.
    Gracias por su blog y por sus palabras, gracias por ser consecuente con lo que escribe.
    Simplemente gracias Dr. Vidal

  2. Sin conocerle personalmente subscribe lo señalado por Laura, la empatía es imprescindible no sólo en su profesión, sino en todas aquellas de relaciones interpersonales. Empatía que también tiene que mostrar el paciente. Prefiero una persona que me escuche aunque no me pueda dar una alternativa o solución a aquella que se aferra al hecho de que la medicina no da para más. Puede ser cierto pero lo importante es cómo decirlo. Gracias

  3. Totalmente de acuerdo con lo escrito en el blog.Es una pena que algunos profesionales de la medicina confundan el no involucrarse con el no empatizar.
    La empatía es imprescindible en la vida incluso para ser feliz.
    Gracias.

  4. Empatía es lo que más falta en nuestro sector, el sanitario, de unos años a esta parte, la medicina defensiva, la saturación de los servicios, la carencia de medios, presión de altas esferas por cumplir objetivos y un largo etcétera… hacen que se practique más la medicina y enfermería defensiva, de batalla, del sálvese quien pueda, lo que deriva entre otras cosas, en esto precisamente, falta de empatía, y es que no se nos puede olvidar que con una sonrisa, escuchar, sostener la mano del paciente y usar un lenguaje cercano y amable, conseguimos más que con muchas medicinas que estamos administrando. Buen blog Doc.

  5. La hermosa palabra empatía o más comúnmente llamada: “ponerte en el lugar de los demás”, pero de verdad (difícil tarea teniendo en cuenta que, no somos conscientes ni de nuestra propia actitud) pero se puede, es primordial el auto-conocimiento antes de probar la empatía con los demás.

    La empatía no solo es necesaria a nivel sanitario, es vital en nuestra vida, nos ayuda a sentir las emociones de los demás, a poder comprender sus actitudes y sentimientos, pero sobretodo nos ayuda a respetar a los demás y a sus pesadas mochilas, como las llevamos todos.

    Es un trabajo constante e individual, pero efectivo para llegar a percibir la empatía como parte de tu ser en todos los campos de tu vida.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Mujer y Ciencia | Diagnostrum - […] Empatía […]
  2. Dolor Músculo-Esquelético | Diagnostrum - […] Empatía […]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *