Diagnostrum

Simple Mobile Health

Las bacterias pueden suprimir nuestro apetito cuando estamos enfermos

Posted by on Feb 1, 2017 | 0 comments

Las bacterias pueden suprimir nuestro apetito cuando estamos enfermos

Muchas de las respuestas de nuestro cuerpo a la intoxicación alimentaria y a la infección están ahí para ayudarnos a combatirlas. Por ejemplo, la letargia puede ahorrar energía que puede ser utilizada por el sistema inmunológico para atacar al patógeno. Pero otra de las respuestas comunes es un poco más difícil de explicar: ¿Por qué la gente tiene un apetito reducido? Un nuevo estudio ha encontrado que puede ser hasta la propia bacteria la que altera las señales del cerebro.

La investigación sugiere que, en algunos casos, reducir la alimentación aumenta las posibilidades de supervivencia, pero esto parece contraproducente teniendo en cuenta que se reduce la ingesta de energía. Una explicación podría ser que cortar la ingesta de alimentos mata al propio patógeno por la falta de energía, debilitándolo lo suficiente como para permitir que el sistema inmunológico lo domine. Pero en otros casos, comer menos puede causar aún más complicaciones para los pacientes, como en aquellos que padecen cáncer.

Para estudiar este aspecto en las infecciones, los investigadores decidieron investigar cómo la bacteria Salmonella afecta al apetito de los ratones y encontraron algo intrigante. Cuando se infectaron y los ratones perdieron el apetito las bacterias se volvieron más virulentas, extendiéndose fuera de los intestinos hacia otros tejidos. Pero si los ratones se alimentaban con calorías extras, las bacterias permanecían en el intestino y parecían prevenir la pérdida adicional de apetito en el huésped.

 “Lo que encontramos fue que la pérdida de apetito hace que la Salmonella se vuelva más virulenta, tal vez porque necesita ir más allá de los intestinos para encontrar nutrientes para sí misma”, explicó Sheila Rao, autora del estudio publicado en Cell. “Este aumento de la virulencia mata a su huésped demasiado rápido, lo que compromete la capacidad de la bacteria para propagarse a nuevos huéspedes”.

Esto parece indicar que existe algún mecanismo de equilibrio para las bacterias: suprimir el apetito del huésped y propagarse rápidamente pero aumentando el riesgo de muerte o permitir que el huésped continúe comiendo, en cuyo caso aumentará la probabilidad de las bacterias de infectar a nuevos anfitriones. Resulta que la Salmonella puede cambiar hacia una u otra de estas estrategias usando una molécula particular, conocida como SlrP.

Resulta que esta molécula bloquea las señales del nervio vago, que generalmente transmite información al cerebro para decirle al cuerpo que debería dejar de comer cuando se detecta una infección. El descubrimiento de esta fascinante interacción podría tener profundas implicaciones, desde poder manipular el cuerpo para suprimir el apetito en aquellos que sufren de enfermedades metabólicas o provocar lo contrario para aquellos que no comen lo suficiente, como los que padecen cáncer.

Pero también podría generar una nueva forma de combatir la enfermedad mediante la alteración de la nutrición, en lugar de utilizar antibióticos, lo que podría ser muy útil debido al aumento constante de la resistencia a los antibióticos que desarrollan las bacterias y que amenaza el tratamiento de enfermedades comunes.

 

Fuente: www.iflscience.com

 

Otros posts recomendados:

Investigadores reclaman más evidencias para la regularización de dispositivos de monitorización de bebés

El fármaco destructor de gluten tiene éxito en los ensayos iniciales

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Investigadores crean algoritmo para la detección visual del cáncer de piel | Diagnostrum - […] Las bacterias pueden suprimir nuestro apetito cuando estamos enfermos […]
  2. El primer hospital americano en utilizar la plataforma Watson para Oncología de IBM | Diagnostrum - […] Las bacterias pueden suprimir nuestro apetito cuando estamos enfermos […]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *