Diagnostrum

Simple Mobile Health

La hipertensión puede proteger de la demencia a las personas de 80 años

Posted by on Ene 24, 2017 | 0 comments

La hipertensión puede proteger de la demencia a las personas de 80 años

Es bien sabido que la hipetensión es un factor de riesgo para la demencia, por lo que los resultados del nuevo estudio de la University of California, Irvine, son bastante sorprendentes. Los investigadores descubrieron que las personas que desarrollaron hipertensión arterial entre las edades de 80-89 son menos propensas a desarrollar la enfermedad de Alzheimer (la forma más común de demencia) durante los siguientes tres años, que las personas de la misma edad con una presión arterial normal.

La presión arterial es una medida aproximada del esfuerzo que el corazón tiene que realizar para bombear la sangre por todo el cuerpo.A medida que aumenta la presión sanguínea, también lo hace el esfuerzo del corazón. Con el tiempo, la tensión adicional causada por la presión arterial alta puede dañar el corazón y aumentar el riesgo de padecer un ataque al corazón. La presión arterial alta también puede ser indicador de que los vasos sanguíneos están dañados o bloqueados.Esto es particularmente perjudicial para el cerebro, porque necesita mucha energía y depende en gran medida de un suministro constante de oxígeno y nutrientes que son transportados por la sangre. En casos extremos, la falta de suministro de sangre en el cerebro puede provocar un accidente cerebrovascular y demencia vascular.

El daño en los vasos sanguíneos del cerebro también está relacionado en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Además de suministrar oxígeno y nutrientes, los vasos sanguíneos del cerebro también actúan para eliminar los productos de desecho, como la proteína β-amiloide, del cerebro. La disfunción de los vasos puede conducir a una acumulación de β-amiloide y otras proteínas tóxicas en el cerebro, que en última instancia, conduce a la muerte de las células cerebrales y la aparición de la demencia.

Se piensa que tener presión arterial alta aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Varios estudios, a largo plazo, que han seguido la evolución de personas de mediana hasta avanzada edad han encontrado aquellas que padecen de presión arterial alta durante los 40 y 50 años son más propensos a desarrollar la enfermedad de Alzheimer en la vejez en comparación con aquellos que tienen presión arterial normal en la mediana edad. Aunque no se conocen las razones definitivas de este aumento de susceptibilidad, pueden relacionarse con daños en la estructura de los vasos sanguíneos, la disminución del flujo sanguíneo al cerebro y la disminución de la eliminación de toxinas del cerebro.

Sin embargo, este último estudio de UC Irvine, sugiere que tener presión arterial alta – al menos a una cierta edad – en realidad protege a algunas personas de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

Entonces, ¿cómo reconciliar estos hallazgos aparentemente contradictorios? La clave para esta respuesta puede estar en cómo la presión arterial cambia a lo largo de la vida útil. A medida que envejecemos, nuestros cuerpos pierden capacidad para compensar las fluctuaciones de la presión arterial, similar a las diferencias de cuando se está de pie a una posición sentada.

Aproximadamente el 30% de las personas mayores de 70 años experimentan una sensación de mareo o debilidad cuando se ponen de pie (llamada hipotensión postural). Esto ocurre debido a una disminución en la cantidad de sangre que llega al cerebro. De hecho, la hipotensión postural se relaciona con un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Por lo tanto, las personas que desarrollan hipertensión en los últimos años de vida pueden hacerlo para compensar una disminución, relacionada con la edad, en la presión arterial. Esto puede ayudarles a mantener un flujo sanguíneo adecuado al cerebro, facilitar la eliminación de toxinas y, en última instancia, proteger las células cerebrales. De forma alternativa, en las personas que no desarrollan la enfermedad de Alzheimer hasta los 90 años de edad o más, los cambios en la presión arterial pueden producirse junto con el inicio de la demencia, en lugar de contribuir a la aparición de la enfermedad.

Cada vez más, las investigaciones apuntan a un papel destacado de los vasos sanguíneos y los factores que afectan la salud de estos en la enfermedad de Alzheimer. Sobre la base de la comprensión actual, mantener la presión arterial dentro de la gama Goldilocks range” – no demasiado alto, no demasiado bajo – sigue siendo el mejor recurso para reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

 

Fuente: https://theconversation.com

Otros posts recomendados:

Inteligencia artificial para predecir el riesgo de sufrir una insuficiencia cardiaca

Médicos encuentran 150 gusanos en el estómago de una mujer

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Go Dose, una app calculadora de dosis de insulina, obtiene la aprobación de la FDA | Diagnostrum - […] La hipertensión puede proteger de la demencia a las personas de 80 años […]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *