Diagnostrum

Simple Mobile Health

En África empezó todo

Posted by on Ene 23, 2017 | 1 comment

En África empezó todo

Con el riesgo de ser repetitivo, de apelar a recursos básicos del inconsciente colectivo, incluso de ser sensiblero, quiero compartir con vosotros estas reflexiones, las que hablan de todo un continente y de sus necesidades en el ámbito sanitario y, por qué no decirlo, también social.

Sabemos que África es la cuna de la humanidad, ese viaje que se inició hace miles de años y que sigue haciéndonos recorrer un destino que tuvo su origen gracias a las condiciones de habitabilidad de aquellas tierras, las más adecuadas para el desarrollo del ser humano.

En aquel viaje, los hombres cruzaron un Estrecho de Gibraltar mucho más accesible, aunque muchos otros se quedaron allí y siguieron una evolución paralela. Unos y otros constituimos la misma estirpe que, en los milenios siguientes, se ha mezclado, interactuando de forma continua.

La diferente velocidad de desarrollo de las culturas y la civilización en unos y otros continentes y la imposición de unas civilizaciones sobre otras vienen forjando nuestra historia a golpe de conquista, dominación e imposición. El fuerte se impone al débil y se queda con todo. El pez grande se come al chico.

El África ignota, llena de misterios y maravillas que las culturas mediterráneas clásicas, desarrolladas en Egipto, Grecia, Cartago o Roma identificaban con el alto Nilo, Nubia, selvas impenetrables, sabanas, grandes manadas de mamíferos, animales salvajes, piedras preciosas, etc., se ha ido reduciendo en su extensión, tanto física como míticamente, convirtiéndose, tras unos pocos cientos de años, en una especie de polígono en las afueras de la civilización. Un extrarradio donde se agolpan y malviven los desheredados que no han podido escapar o los capataces puestos por occidente para administrar sus intereses sobre el terreno.

La vida y la muerte en países sin leyes, sin educación y sin recursos, gobernados en muchos casos por dirigentes sin escrúpulos que atesoran la inmensa mayoría de los recursos nacionales en sus cuentas offshore en paraísos fiscales o en elegantes bancos en Centroeuropa vale mucho menos que los recursos naturales codiciados por potencias extranjeras.

No es de extrañar el aluvión de emigrantes que se juegan la vida intentando llegar a esa tierra de promisión que es Europa, civilizados, respetuosos con la condición humana, con leyes garantistas de los derechos humanos y con sistemas sanitarios capaces de proteger la salud de compatriotas y visitantes.

Bien es verdad que estas últimas afirmaciones, podamos ponerlas en entredicho, a la luz de los acontecimientos de los últimos meses, generándonos dudas sobre el cumplimiento de los compromisos internacionales o las buenas palabras de nuestros propios gobernantes.

Mientras muchos arriesgan su vida, muchos otros ya la han perdido y sus cadáveres flotan en las playas de Europa como Dios ya lo hizo en palabras de Nietzsche en siglos pasados.

Para enfrentarse a semejante reto, hace falta una fuerza titánica y una gran determinación que solo los elegidos poseen. Organizaciones como la fundación RECOVER, dispuesta a dotar de formación, medios y capacidad de gestión a los sistemas sanitarios de países como Burkina Faso o Camerún, donde ser médico especialista en ejercicio es tan raro como ver un extraterrestre, lo demuestran.

Las razones seguro que serán múltiples y las soluciones necesitarán una verdadera coalición internacional de expertos y recursos, pero un primer paso será el reconocimiento del problema y la voluntad de resolución.

La fundación RECOVER no es la única Ong que pelea por la promoción de la salud en África: Médicos sin fronteras, Médicos del Mundo, Intermón, Unicef o la OMS, entre otras, pelean como Sísifo contra una maldición que parece no tener fin.

Desde aquí, nuestro apoyo sincero, nuestro reconocimiento y la petición de un milagro: la solidaridad de todos, especialmente en los tiempos de penumbra, que parecen avecinarse. Los negros nubarrones que anuncian las nuevas autoridades de EEUU o la incertidumbre que el Brexit y el auge de ideologías ultranacionalistas apuntan desde la vieja Europa pueden restar la esperanza de muchos que no han tenido la fortuna de nacer en países con respeto a la dignidad humana.

 

Otras interesantes publicaciones del Dr. Alfonso Vidal:

Mascotas

Las Moiras

1 Comment

  1. Una visión muy acertada, todos se han aprovechado de sus riquezas y nadie se ha preocupado de darles los medios para ser un continente fuerte y rico. Hay tantos intereses creados.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Espondilitis anquilosante | Diagnostrum - […] En África empezó todo […]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *