Diagnostrum

Simple Mobile Health

La sanguijuela medicinal

Posted by on Ene 17, 2017 | 0 comments

La sanguijuela medicinal

Hoy en día se habla mucho de las diferencias entre la medicina convencional, entendida como aquella que sigue los estándares científicos aceptados por la comunidad científica internacional, y las terapias alternativas, que serían las basadas en saberes ancestrales que derivan de unos conceptos más ligados a la Naturaleza y aprovechamiento de sus recursos.

La distinción entre ambas se antoja algo artificial, pues desde siempre los médicos “científicos” han tratado de aprovecharse de aquello que les ofrecía la tierra y el campo para sanar ciertos padecimientos.

Los principios en la utilización de fármacos, que se desarrollan fundamentalmente a partir del siglo XVIII, en plena Edad Moderna, están íntimamente ligados a la Botánica y al descubrimiento de plantas medicinales (digital, belladona…).

 

 

Pero en esta nueva entrega del #MaxiloBlog quiero hablar de otra de estas terapias ancestrales, que no está relacionada con el empleo de plantas sino de animales. Todos tenemos la imagen, que hemos visto en películas y observado en ilustraciones antiguas, de la realización de sangrías empleando sanguijuelas.

Hace unas semanas, en este mismo blog, hablaba de la concepción de la enfermedad como alteración de los “humores” que se extendió desde la escuela hipocrática. Las sangrías, empleando estos pequeños animales, tenían como propósito eliminar esta alteración humoral y conseguir de nuevo el equilibrio del organismo.

Pero, conozcamos un poco más acerca de estos pequeños “doctores”. La sanguijuela medicinal (Hirudo medicinalis) pertenece a la familia de los anélidos. Se distribuye ampliamente en Europa, habitando áreas pantanosas.

Hoy en día, dada la importante alteración de los ecosistemas, es difícil encontrarla en su medio natural y cuando se requieren sus “servicios”, se recurre a granjas especializadas en las que se crían de forma controlada. Es un animal hematófago, se alimenta de sangre, y esa propiedad es la que les hace útiles desde el punto de vista médico.

En el ámbito de la cirugía reconstructiva maxilofacial, las sanguijuelas se siguen empleando hoy en día cuando existen problemas de congestión venosa en colgajos e injertos microvascularizados que no pueden ser tratados mediante la realización o reparación de las anastomosis vasculares.

En estas ocasiones, en las que aun se mantiene el aporte sanguíneo arterial, la falta de drenaje venoso causaría el fracaso definitivo del colgajo. Ayudadas por su boca cortante, diseñada para perforar los tejidos de revestimiento del huésped, y sus ventosas orales, son capaces de adherirse al paciente para cumplir su función.

Aún así, resulta sorprendente que un pequeño animal sea capaz de engullir todo ese exceso de sangre que no puede ser recogida por las venas, pero así es.

La saliva de las sanguijuelas contiene compuestos muy interesantes, como un anestésico que disminuye la sensación dolorosa en el paciente, sustancias vasodilatadoras que favorecen el sangrado y, sobre todo, el péptido anticoagulante hirudina, que hace que la herida creada por el animal siga sangrando una vez éste se ha saciado. Este efecto no puede conseguirse con los anticoagulantes médicos clásicos, como la heparina que empleamos habitualmente.

Para conseguir “rescatar” un colgajo o injerto por medio del empleo de sanguijuelas, puede ser necesario aplicarlas durante varios días, controlando estrechamente las constantes del paciente y aportando hemoderivados si es preciso. Por supuesto todas las maniobras deberán realizarse cumpliendo escrupulosamente los criterios de higiene y seguridad del paciente.

Como ya comenté anteriormente, las sanguijuelas proceden de granjas en las que se crían con fines médicos, se ofrecen embebidas en medios de cultivo especiales, se fijan al paciente en condiciones de desinfección y asepsia, se vigila su acción hasta que se desprenden, y se eliminan como residuos biológicos.

En fin, la llamada medicina convencional sigue acudiendo a las oportunidades que nos ofrece la Naturaleza con el objetivo de tratar y curar a nuestros pacientes siempre que supongan un beneficio para ellos.

 

Otras interesantes publicaciones del Dr. José Luis Cebrián:

Somos de Ciencias

Cáncer de cabeza y cuello

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. MIR y oposiciones | Diagnostrum - […] La sanguijuela medicinal […]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *