Diagnostrum

Simple Mobile Health

Maniobra de Heimlich

Posted by on Dic 19, 2016 | 0 comments

Maniobra de Heimlich

Henry Heimlich, fallecido recientemente a los 96 años, ha pasado a la historia de la Medicina por su aportación al tratamiento de la obstrucción de la vía aérea por cuerpo extraño (OVACE), situación de emergencia relativamente frecuente de sucedernos y/o encontrarnos.

Heimlich nació el 3 de febrero de 1920, en Wilmington, estado de Delaware (EEUU), en el seno de una familia tradicional norteamericana. Inició sus estudios en la escuela secundaria de su ciudad, que había progresado merced a la producción industrial de pólvora y armamento durante la guerra de secesión norteamericana. Posteriormente estudió medicina en la Universidad de Cornell (Universidad fundada en 1865, por Ezra Cornell senador norteamericano y propietario de la Western Union, quien ofreció los terrenos en Ithaca, estado de Nueva York, y una aportación económica muy generosa).

1

 

Heimlich se especializó en cirugía torácica, iniciando sus investigaciones sobre el manejo de las situaciones de atragantamiento en el Weill Cornell Medical en Nueva York y que pudo haber salvado, según cálculos aproximados, a más de cien mil víctimas en EEUU, desde su descripción en 1974, y a muchas más por todo el Mundo. A lo largo de su carrera, Heimlich publicó más de 100 trabajos que le permitieron la inclusión en el Hall of Fame de la Sanidad y la Seguridad Personal en 1993.

2

Pese a la enorme utilidad de la maniobra que le dio fama, su figura siempre se encontró envuelta en polémica, ya que algunos le acusaron de apropiarse de la idea y las investigaciones sobre dicha maniobra, como Eduard A. Patrick, colega suyo que en 2003 aseguró ser uno de los inventores de la maniobra pero haber resultado silenciado por Heimlich.

Patrick falleció en 2009 sin el reconocimiento, pero los responsables de la American Heart Association (AHA) y la Cruz Roja de EEUU, que aprobaron recomendar la maniobra desde 1985 hasta 2005, retiraron este apoyo fruto de las dudas y el riesgo asociado de producir vómitos y aspiración pulmonar debidos a la misma. Igualmente desaconsejaron utilizar el nombre de Heimlich al describir la maniobra. A este descrédito se unió el propio hijo de Heimlich, Peter M Heimlich que se ha dedicado a poner en entredicho muchos trabajos de su padre.

3

A todo lo anterior (críticas personales y familiares), se unen algunas propuestas de investigación del Dr. Heimlich relacionadas con el tratamiento del Sida que terminó contagiando malaria a los pacientes, resultando muy criticada por las autoridades norteamericanas al encontrar aspectos muy alejados de la ética en los ensayos en países en vías de desarrollo por parte del eminente doctor.

4

Pese a todo, y la discutible trayectoria personal de Henry Heimlich, es cierto que la maniobra que lleva su nombre ha salvado y salvará muchas vidas y que su falta de escrúpulos en algunas investigaciones no le niega el merito de haber difundido una técnica simple y efectiva.

Actualmente, la actuación frente a la OVACE que recomiendan las sociedades científicas describe varios supuestos:

5

En caso de atragantamiento, en persona consciente, presenciado de forma inmediato por los reanimadores, debe estimularse la tos mediante palmadas interescapulares en series de 5 palmadas que pueden repetirse a fin de potenciar la propia capacidad de la víctima.

6

La actuación en estas emergencias pretende la desobstrucción de la vía aérea, aunque no sea completa, simplemente para permitir la respiración. Solo intentaríamos manipular el cuerpo extraño si fuera francamente visible y dispusiéramos de instrumentos o adiestramiento para su extracción.

7

Solo si dichas maniobras no fueran eficaces, se practicaría la compresión abdominal, que se realiza abrazando por detrás a la víctima y apoyando el puño cerrado sobre la parte central y superior del abdomen, justo debajo del reborde costal, el epigastrio. Con la otra mano sobre ese puño se completa el abrazo, generando una compresión enérgica en sentido posterior y hacia arriba tratando de aumentar súbitamente la presión abdominal y que esta se transmita al tórax.

Al aumentar la presión torácica se puede conseguir un efecto semejante al descorchado de una botella de vino espumoso, en la que hay una presión que empuja el tapón del cuello de la botella.

8

Insisto en que lo que se pretende es la desimpactación del cuerpo extraño que obstruye la vía aérea y no que salga disparado como un tapón de Cava, siendo el resultado menos cinematográfico de lo que creemos por más que muchos personas famosas actores y actrices, ex presidentes norteamericanos han precisado de esta maniobra.

En caso de que la persona se encuentre inconsciente se deben iniciar las maniobras básicas de reanimación con compresiones torácicas, rítmicas en series de 30, a 100 por minuto y asociarlas a ventilaciones, activando los mecanismos de emergencia y solicitando un desfibrilador.

Casi siempre el atragantamiento se produce por mezclar comida, bebida y relaciones sociales de una forma más o menos abrupta, como en las fiestas navideñas, así que desde esta página invitamos a la serenidad en el consumo de alimentos y al entrenamiento de esta maniobra como alternativa. Si la entrenamos, sabremos realizarla y si la enseñamos podremos beneficiar a muchas víctimas potenciales e, incluso, a nosotros mismos.

Espero de todo corazón que no se vean impelidos a practicarla durante las próximas fechas festivas y que, más bien al contrario, disfruten del espíritu navideño rodeados de los suyos y colmados de paz y amor ¡Feliz Navidad y próspero Año Nuevo para tod@s!

 

Otras interesantes publicaciones del Dr. Alfonso Vidal:

La sonrisa de un niño

Medicina Precolombina II

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Maniobra de Heimlich | Diagnostrum | anestesia ... - […] Henry Heimlich, fallecido recientemente a los 96 años, ha pasado a la historia de la Medicina por su aportación…
  2. Las Moiras | Diagnostrum - […] Maniobra de Heimlich […]
  3. Mascotas | Diagnostrum - […] Maniobra de Heimlich […]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *