Diagnostrum

Simple Mobile Health

Microbios: nuestros diminutos y cruciales aliados

Posted by on Dic 9, 2016 | 0 comments

Microbios: nuestros diminutos y cruciales aliados

La mayoría de nosotros considerábamos a los microbios, poco más que, gérmenes desagradables antes de que la ciencia comenzase a cambiar en nuestra cabeza la visión del mundo microbiano. Un “microbio” es una bacteria y cualquier otro organismo demasiado pequeño para ser visto a simple vista. Después de décadas de intentar desinfectar todo en nuestra vida, el microbioma humano – las comunidades de microbios que viven en nosotros – son ahora la última moda.

Por supuesto, nadie piensa que los microbios pueden ser moralmente justos.No tienen intenciones – buenas o malas.Pero está cada vez más claro que ciertas comunidades microbianas son vitales para nuestra salud individual.La mayoría de ellos nos benefician o no provocan ningún daño la mayor parte del tiempo.

Esta nueva realidad está impulsando descubrimientos y una continua reevaluación de las prácticas en el corazón de la medicina y la agricultura. Los miembros de nuestro microbioma, especialmente los que viven en el intestino, no sólo ayudan a mantener a raya a aquellos que causan enfermedades , sino que también producen muchos compuestos que necesitamos y que nuestros propios cuerpos no pueden hacer. El butirato es uno de estos – sin un suministro constante, las células que recubren el colon comienzan a funcionar mal, lo que puede llevar a ciertos tipos de cáncer y al síndrome de intestino permeable, entre otras dolencias. El neurotransmisor serotonina es otro compuesto que produce nuestra microbiota intestinal.Insuficientes niveles de la misma puede hacernos sentir tristes e irascibles.

En el mundo botánico los microbios beneficiosos que viven en las raíces de una planta o sobre ellas producen hormonas de crecimiento para las plantas y las estimulan para producir sus propios compuestos defensivos.Las plantas, a su vez, producen y liberan azúcares y proteínas de sus raíces para alimentar a estos aliados microbianos que se encuentran en el suelo.¿Por qué?Es mutuamente beneficioso.

1

Pero al igual que todos los aliados, nuestras cosechas sólo pueden contar con estos socios microbianos mientras los intereses estén alineados.Cuando nos peleamos con microbiomas a través del uso indiscriminado de toxinas microbianas como antibióticos de amplio espectro y agroquímicos, pueden voltearse la situación.Los microbios problemáticos – plagas y patógenos previamente controlados por sus benignos hermanos – pueden proliferar y causar estragos.A largo plazo, esto socava tanto el fundamento microbiano de las defensas naturales de nuestros cultivos como nuestro propio sistema inmunológico.

De hecho, durante los veinte años de guerra contra los microbios se han producido grandes victorias y consecuencias imprevistas. Si bien hemos domesticado muchas enfermedades infecciosas, ahora nos enfrentamos a súper bacterias , microbios causantes de enfermedades que ya no podemos eliminar con el uso de antibióticos. La pérdida o alteración del microbioma humano también está implicado en algunas enfermedades crónicas comunes que afectan a nuestra vida moderna, incluyendo tanto la diabetes tipo 1 y tipo 2, enfermedad inflamatoria intestinal, ciertos tipos de cáncer, la esclerosis múltiple, el asma y las alergias.

Y en la agricultura, aunque podemos obtener altos rendimientos en los cultivos durante la mayoría de las cosechas, los agricultores también se enfrentan a campos más vulnerables a los brotes y resurgimiento de plagas y a pérdidas globales en la fertilidad del suelo . Durante las últimas décadas, hemos estado aprendiendo que en muchos casos estos problemas y sus soluciones, tienen sus raíces en la forma en que tratamos a las comunidades microbianas que viven en el suelo.

2

Necesitamos una estrategia diferente si queremos preservar nuestras opciones, cada vez menores, de antibióticos eficaces y pesticidas para cuando realmente los necesitemos.¿Qué podría funcionar mejor?Promover los intereses de nuestros aliados microbianos, los que nos beneficiará cuando nos asociamos con ellos.Conservar y proteger los microbiomas es la dirección a la que deben apuntar las nuevas prácticas en medicina y agricultura.

En nuestro reciente libro, “El medio oculto de la Naturaleza “, se exponer algunos principios rectores de cómo trabajar con los aliados microbianos, basados en los avances de la ciencia microbioma. La protección y, cuando sea posible, la restauración de los microbios es clave. Podemos proteger los microbiomas de los niños suministrándoles antibióticos exclusivamente cuando sea necesario. Y para cualquier persona, cuando un tratamiento con antibióticos no se puede evitar, los profesionales médicos deben considerar el seguimiento con una prescripción adicional de probióticos.Estas son cepas específicas de especies de bacterias, que, usadas adecuadamente, pueden ayudar a recuperar la microbiota intestinal beneficiosa después de los antibióticos.

También podemos practicar el cultivo de microbiomas. Para los seres humanos, es bastante sencillo. Comer una dieta rica en fibra alimenta a la microbiota intestinal y es la mejor manera de mantenerlo en marcha a buen ritmo.Las plantas también pueden beneficiarse de un microbioma bien alimentado.Prácticas como estas forman una base muy necesaria para conservar y proteger los microbiomas que necesitaremos para mantener nuestros cuerpos sanos.De hecho, la administración de microbios beneficiosos ofrece una manera eficaz, y tal vez la única, de mantenerlos de nuestro lado en el futuro.

Después de todo, hay una razón estratégica muy simple para reclutar y mantener legiones de aliados microbianos de nuestro lado. Nos superan en número de miles de millones a uno.

 

Fuente: www.iflscience.com

 

Otros posts recomendados:

Elevate, la app que combina el entrenamiento y la dieta con el perfil genético

Apple trabaja en una app para el diagnóstico de la enfermedad de Parkinson

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. La hipertensión enmascarada, un asesino silencioso | Diagnostrum - […] Microbios: nuestros diminutos y cruciales aliados […]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *