Diagnostrum

Simple Mobile Health

Medicina Precolombina II

Posted by on Dic 5, 2016 | 0 comments

Medicina Precolombina II

Lo prometido es deuda. Como comentamos hace dos semanas, los europeos llegaron formalmente a América al final del siglo XV de la mano de Colón y de la Corona de los Reyes Católicos. En aquellos años, la medicina en Europa se debatía también entre el mal de ojo, la brujería o la falta de fe para explicar la peste y otras enfermedades.

Era un mundo teocéntrico medieval, donde primaba el incipiente cientifismo basado en el conocimiento anatómico de Vesalio, Eustaquio, Servet, Paré, Falopio o el mismísimo Leonardo da Vinci, hombre del Renacimiento por antonomasia.

Todos aquellos hombres encarnaron el nuevo pensamiento en el que el hombre es el centro de la atención, de la creación y de la cultura. Un mundo que busca dentro y fuera de sí mismo la explicación de lo que sucede y trata de ampliar el horizonte de ese conocimiento, saltándose los límites establecidos hasta aquel momento por las instituciones predominantes como la Iglesia Católica.

Este nuevo pensamiento trajo consecuencias para toda la humanidad, abrió nuevos horizontes, tierras, riquezas, abrió muchas heridas de las que brotó tanta sangre que casi extinguieron algunos pueblos y le costó el exilio y la hoguera a más de uno de los promotores de esas ideas.

1 2

Juzgar sus actos desde nuestra posición histórica podría ser injusto. Los quemados en la hoguera o los sacrificados en los rituales precolombinos lo eran para preservar su salud, física o espiritual o la del resto de sus semejantes, según la cultura dominante. Lo que es indiscutible es que aquella interacción perpetuó un conocimiento de muchos remedios que ya existían en América para preservar la salud, basados en el conocimiento de principios terapéuticos disponibles en la madre naturaleza.

3 4

Sustancias como el Achiote, empleado como colorante alimentario, pero con propiedades antitinflamatorias y contra insolaciones; el Balche útil en las intoxicaciones; el Maíz verde analgésico antitérmico y estimulante; el Lyuauhti útil en la gota, sedante y analgésico; el Mezquite útil para el dolor Ocular; el Árnica o la Pasionaria como antiinflamatorios o sedantes;…pero no fueron los únicos.

5

6

 

También el Abrojo fue usado como diurético; el aguacate como afrodisiaco y para tratar amigdalitis o eliminar piojos; el anacahuite para tos y congestion bronquial; el Copalchi para diarreas o flatulencia; el toronjil para la circulación; y un sinfín de productos naturales que tuvieron su traslación al mundo de la sanación.

8

¡Y cómo no, el Cacao! Una de las nuevas sustancias que arrasaron en el viejo y nuevo mundo como recreativa, terapéutica, estimulante, y que hoy día sigue añadiendo cualidades cardioprotectoras y antidepresivas a su extensa agenda de indicaciones. Sin embargo no deja de sorprender que, siendo una planta tropical y viniendo de América, las marcas más prestigiosas de chocolate se encuentren en países como Suiza, país montañoso y bastante alejado de la costa.

9

La relación de plantas medicinales procedente de América es enorme y habla de una muy rica civilización prehispánica que conocía muy bien la salud, la enfermedad y sus remedios.

Uno de los conceptos que explicaban la salud era el Tonalli especie de fuerza vital, de salud general, de Qi en la medicina china, que se concentraba en la coronilla. Era la clave de la salud y el que permitía a la persona desempeñar su actividad en plenitud. La fitoterapia iba encaminada en gran medida a la protección y fortalecimiento de este Tonalli y la enfermedad se explicaba también como una merma de su vigor.

Todo lo anterior nos lleva a la necesidad de rendir homenaje a aquellos pueblos y a su legado cultural, arrinconado por el empuje de otra civilización con la que colisionó y que demostró tener más ambición y un potencial bélico mas desarrollado. Esto mismo se ha sucedido a lo largo de la historia a un lado y otro del Océano Atlántico y unos pueblos han dejado paso a otros por mor de la cultura o de las armas.

En nuestro mundo actual la contienda se desarrolla todavía en campos de batalla cruentos como los de antaño y en ellos se imponen los mejor armados, aunque también en otras guerras pacificas de intereses, precios, redes comerciales, Black Fridays, Tres por uno. El pez grande se come al chico y nosotros a todos hasta agotar las existencias, es ley de vida.

10

Pero, pese a todo, seguimos aquí, y hasta donde sabemos, somos también la única especie con la conciencia y voluntad de resolver los problemas de otros grupos o tribus alejados de ellos, capaces de regular nuestro comportamiento para no perjudicar a animales o plantas que no nos son imprescindibles para la subsistencia por el mero hecho de respetar su vida y su identidad.

Tenemos un gran reto por delante: no desperdiciar nuestro acerbo cultural, acumulado tras siglos de errores y aciertos, de actos de amor y caridad y de tropelías. Podemos seguir aprendiendo y aprovechar este conocimiento en bien de todos asumiendo que, en nombre de esos buenos deseos, quizá estemos cometiendo injusticias o excesos que dentro de cien años nos puedan recriminar.

Esperemos que la explicación que se dé sea convincente y que todo aquello que se hizo fue con la mejor intención de preservar nuestro entorno y a nosotros mismos de la mejor manera posible. El tiempo dará o quitará razones. Veremos en qué lado quedamos.

 

Otras interesantes publicaciones del Dr. Alfonso Vidal:

Medicina precolombina I

Hipocondría

 

 

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. La sonrisa de un niño | Diagnostrum - […] Medicina Precolombina II […]
  2. Maniobra de Heimlich | Diagnostrum - […] Medicina Precolombina II […]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *