Diagnostrum

Simple Mobile Health

Medicina precolombina I

Posted by on Nov 14, 2016 | 0 comments

Medicina precolombina I

Tenemos la fea costumbre de referenciar todo lo que sucede respecto a nosotros mismos. Probablemente dependa de un instinto de supervivencia o de la reducción a fuego lento de las diversas impregnaciones culturales de las que somos hijos. Lo que pasa, sucede o transcurre, para beneficiarnos o perjudicarnos, está hecho a propósito o ha sucedido antes o después de que los españoles apareciéramos por allí.

En ese sentido, la definición del tiempo la hemos descrito en términos culturales, relacionándolo con la vida de Jesucristo y el año supuesto de su nacimiento. Todo es antes o después de Cristo y su nacimiento poco o nada tiene que ver con erupciones volcánicas de la Isla de  Santorini, con la construcción de la Muralla China o la colocación de los Moais de la Isla de Pascua.

1

Unos y otros acontecimientos fueron antes o después de Cristo de una forma accidental, aunque para la cultura hegemónica actual sea relevante explicarlo en esos términos. Vamos, que definimos todo en relación a nosotros y nuestra cultura -aunque Cristo pudiera haber nacido 5 años antes-. La datación de hechos históricos no bien documentados puede llevar a estos pequeños errores, o a atribuir al acueducto de Segovia unos años más de los que realmente tiene. Por cierto, este último, hasta ahora, estaba datado en el año 98, pero se ha descubierto que era del 112, bajo el gobierno del emperador Adriano. Es un ejemplo.

2

Hablamos de medicina y cultura precolombina porque fueron anteriores a la llegada oficial de los europeos a América, que también parece que llegaron antes o mucho antes de lo que se reconoce oficialmente.

El ser humano llegó a América probablemente desde Asia a través del estrecho de Bering, alrededor del año 13.000 a. de C. y fue colonizando (de nuevo un término autoreferenciado) o asentándose a lo largo de todo el continente en los siguientes miles de años.

4

Las grandes distancias y los diferentes entornos naturales modificaron el desarrollo cultural de los diversos pueblos que habitaban América a la llegada de aquellos primeros europeos y el aluvión de los siguientes miles y millones dio como resultado un continente nuevo lleno de contrastes en el que algunas culturas se impusieron a otras y muchas conviven en una paz relativa.

La historia hasta aquí escrita habla de una hegemonía de ciertos grupos e ideas, pero todo eso es pasado y el futuro está por escribir y puede que se produzca una evolución progresiva o por el contrario un cambio radical en el futuro.

Aquellos americanos nos enseñaron muchas de las cosas que hoy empleamos para el tratamiento de nuestros pacientes, como los anestésicos locales derivados de la hoja de Coca o el curare, veneno que paraliza si se administra parenteral pero es inocuo por vía oral.

Colon llegó en 1492 y Hernán Cortes entró en Tenotticlan el 8 de noviembre (¡qué coincidencia, el mismo día de las elecciones estadounidenses!) de 1519. Dos años después, pese haber pasado cuatro mil años de contacto estrecho con la naturaleza, rendía a los dirigentes de aquella civilización desarrollada que pensaron que era un enviado de los dioses, cuya creencia prohibió como primera medida de poder.

5

Para los aztecas la enfermedad tenía una intrincada explicación, a medio camino entre la magia, las creencias religiosas y los conocimientos empíricos adquiridos con los siglos. Lo que sí tenía era su origen en el desequilibrio entre la naturaleza fría o caliente o por déficit de algún elemento necesario para el cuerpo que, al estar incompleto por esa ausencia física o anímica, sufría un desorden.

Para resolver este desequilibrio era necesario acudir a los dioses o rezos, o a chamanes y métodos médico-quirúrgicos. Unos y otros estaban bien caracterizados y han llegado a nuestros días gracias a descripciones minuciosas en Códices como el Badiano de 1552, los de Sahagún de 1572 o el Magliabechi del siglo XVI. En todos ellos se describían plantas, escenas de atención médica e imágenes de dioses relacionados con la salud o actos médicos.

6

 

Quetzalcoaltl, serpiente emplumada, dios representado con máscara oscura y coronado con plumas, representaba la dualidad dios-hombre, se relacionaba a su vez con Tlahuizcalpantecuhtli portador de las flechas que traían las epidemias.

Tláloc se relacionaba con el trueno, la lluvia, el frío de las montañas y las enfermedades por enfriamiento, neumonías o reumatismos.

7

Xochiquetzal se asociaba a las enfermedades de mujeres, fertilidad, embarazo o parto  y también las de transmisión sexual.

Los médicos aztecas eran los Ticilt que preparaban remedios muchas veces relacionados con los dioses que regían la naturaleza o los demonios que la interferían y podían introducirse en el cuerpo, rituales y sacrificios facilitaban la curación. Los Ticilt eran médicos prácticos basados en conocimientos empíricos. Otros como los Tetecqui actuaban como cirujanos; los Tezoc eran sangradores; las Tlamatqui eran matronas; y los farmacéuticos eran Papiani.

El conocimiento se adquiría en unas escuelas para personas distinguidas de noble linaje, la Calmecac, donde recibían formación sobre su propia historia, sobre los dioses, el calendario y la ciencia de la sanación. Los tutores, o maestros se denominaban Temachtiani. Tanto los augurios del Tonalamatl (especie de guía de calendarios para decidir los días buenos y malos), como las hierbas medicinales, eran imprescindibles para ser médicos de fiar y no solo charlatanes, según la crónica de Bernardino de Sahagún ya comentada.

8

Muchos de los aspectos de su ciencia nos resultan familiares pues aparecen en otras culturas o perviven hasta nuestros días. Próximamente seguiremos hablando de ellas y agradeciendo a aquellos que, pese a venir de otra cultura, conservaron para nosotros muchos de los conocimientos que encontraron al llegar a aquella América que en apenas 500 años ha pasado a explicar a todo el mundo cómo se deben hacer las cosas y ser el centro de la cultura occidental . Continuará.

 

Otras interesantes publicaciones del Dr. alfonso Vidal:

Oxicodona

La Muerte

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. "Medicina Precolombina I" - […] "Medicina Precolombina I" […]
  2. Lupus y Dolor | Diagnostrum - […] Medicina precolombina I […]
  3. Hiponcondría | Diagnostrum - […] Medicina precolombina I […]
  4. Medicina Precolombina II | Diagnostrum - […] Medicina precolombina I […]
  5. Medicina precolombina I | Diagnostrum | histori... - […] Tenemos la fea costumbre de referenciar todo lo que sucede respecto a nosotros mismos. Probablemente dependa de un instinto…

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *