Diagnostrum

Simple Mobile Health

Desarrollan vasos sanguíneos sintéticos que pueden crecer con la edad

Posted by on Sep 30, 2016 | 0 comments

Desarrollan vasos sanguíneos sintéticos que pueden crecer con la edad

En lo que podría ser un gran avance para el tratamiento de niños con defectos congénitos del corazón, los investigadores han creado vasos sanguíneos artificiales que pueden crecer con la edad. El asombroso hallazgo ha sido demostrado, hasta el momento, en ovejas y se espera que después de solicitar la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), los ensayos clínicos en humanos puedan comenzar en un par de años.

La investigación, publicada en la revista Nature Communications, podría revolucionar la cirugía en niños que necesitan que sean reemplazadas partes de su corazón y vasos sanguíneos. En la actualidad, los niños y niñas que sufren este tipo de patologías requieren hasta cinco episodios de cirugía invasiva para poder reemplazar los injertos, a medida que avanza su crecimiento. Estos nuevos vasos sintéticos podrían significar, en teoría, que los menores sólo tendrían que ser someterse a cirugía una vez.

El procedimiento se desarrolla, de forma inicial, mediante la creación de un gel compuesto de células de fibroblastos, que es la parte del tejido que produce colágeno.A esto se le da forma en un tubo y se coloca en un bio-reactor que ofrece las condiciones necesarias para un óptimo crecimiento celular, bombeando rítmicamente los nutrientes que las células necesitan como alimento a través y alrededor del tubo, y el “ejercicio” para fortalecer y rigidizar la nueva estructura.

Transcurridas cinco semanas en el bio-reactor, los nuevos vasos se retiran y se elimanan todas las células vivas.La estructura resultante puede ser almacenada para ser utilizada cuando y como sea necesario.Esto significa que una vez dispuesto en el paciente, que en estos ensayos iniciales fueron corderos, no hay amenaza de rechazo por el sistema inmune del huésped.Una vez se implanta la nueva estructura libre de células, se descubrió que son las propias células del paciente las que rellenan la matriz, haciendo que el injerto pueda crecer en sincronía con el receptor.

Cuando los investigadores, una vez transcurridas 50 semanas desde el implante, realizaron un nuevo análisis en los corderos pudieron comprobar que el vaso sintético había aumentado su diámetro en un 56 por ciento, había bombeado a través de él un 216 por ciento más de sangre, y que el nivel de colágeno había aumentado en un 465 por ciento. Todo lo anterior demuestra que el injerto en realidad estaba creciendo, y no sólo por estiramiento.

“Lo importante es que cuando el injerto se implanta en las ovejas, las células repoblaron la matriz del tubo del vaso sanguíneo”, explicó el profesor Robert Tranquillo, que dirigió la investigación.”Si las células no repoblasen el injerto, el vaso no podría crecer.Esta es la conjunción perfecta entre la ingeniería de tejidos y la medicina regenerativa, donde se cultiva el tejido en el laboratorio y más tarde, después de implantar el tejido  despojado de células vivas, los procesos naturales del cuerpo del receptor hacen que se convierta en un tejido vivo de nuevo”.

Ahora los investigadores están en conversaciones con los médicos para analizar la viabilidad de solicitar la aprobación de la FDA, y de esta manera poder comenzar los ensayos clínicos en humanos.

 

Fuente: www.iflscience.com

 

Si la publicación te resultó interesante, no te pierdas estas otras:

Previsiones del mercado de los dispositivos de salud y bienestar

App para mejorar la adherencia a la medicación entre los adolescentes

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *