Diagnostrum

Simple Mobile Health

Cuestión de amígdalas

Posted by on Sep 26, 2016 | 0 comments

Cuestión de amígdalas

El término amígdala proviene del latín, que a su vez lo tomó del griego ὰμυγδάλη, como mucha de la nomenclatura científica, y significa “almendra”, por el aspecto almendrado de la estructura en cuestión.

Cuando hablamos de amígdalas casi todos tendemos a identificar el nombre con unas estructuras situadas en la boca a la altura de los pilares palatinos, flanqueando, a modo de columnas de Hércules, el acceso a la faringe desde la cavidad oral. Su misión es fundamentalmente defensiva frente a gérmenes del medio ambiente, aire o alimentos.

Pero existen otras estructuras también con forma de ALMENDRA situadas en el espesor del encéfalo, formando parte del sistema límbico: las amígdalas cerebrales o cuerpos amigdalinos.

1

La amígdala es un pequeño conglomerado de otros núcleos menores, una suma de núcleos neuronales que, conectando desde la periferia del organismo las percepciones sensitivas e interconectando con otras como el tálamo, el septum o el hipocampo y la corteza cerebral, gobiernan en gran medida no solo nuestras emociones, sino la manifestación orgánica de las mismas.

Por tanto, el aumento de la frecuencia cardíaca, la sudoración o la subida de tensión  relacionada con una experiencia nueva e inquietante se ven matizados desde este núcleo situado en el lóbulo temporal cerebral. Regula las respuestas emocionales en las máquinas de la verdad, simples detectoras de cambios del sistema nervioso autónomo más que de las posibles mentiras.

2

Más aún, la amígdala es la responsable, además del miedo o la rabia, de la interpretación relacionada con las experiencias negativas, con el catastrofismo que acompaña a experiencias como el dolor. No solo la sensación de dolor, sino lo que ésta anticipa de pérdida de oportunidad, de limitación o desgracia en el futuro, en suma una auténtica agorera.

3

Resulta inquietante que el miedo se relacione con la amígdala cerebral y que la sabiduría popular relacione una sensación de opresión e inflamación en la base de la lengua, de dificultad para tragar también con el miedo, aunque con “otro par” de glándulas distintas (¡¡¡GLUPPP!!!).

5

 

El miedo anticipa una amenaza y genera un comportamiento de evitación, prepara el organismo frente a una potencial agresión o un riesgo cierto con la finalidad de perpetuar la supervivencia del individuo o de la especie. De hecho, un desarrollo mayor de esta estructura se relaciona con un comportamiento más cauto, más miedoso, en todas las facetas de la vida, incluida al parecer la política o económica, apareciendo más activa y desarrollada en edades más avanzadas o en tendencias más conservadoras.

6

A esta sorpresa cognitiva, se añade la modulación relacionada con otros invitados, como son la hormonas sexuales y es que la testosterona, los estrógenos o la progesterona interactúan sobre este núcleo, generando una modificación en sus descargas, haciendo más o menos explosivas determinadas respuestas conductuales.

La amígdala integra las experiencias anteriores y preactiva un tipo de respuesta u otra según nos haya ido en el pasado con ella. De aquí que personas con atrofia de amígdala sean incapaces de reconocer un peligro y/o interpretar algunos gestos en el rostro de otro interlocutor.

7

 

Por si todo lo anterior fuera poco, las células de la glía, especie de SuperMario cerebral, parecen coordinar ese mecanismo de adaptación y modificación de los tejidos cerebrales denominado plasticidad, capaz de desarrollar o atrofiar según qué tejidos y sistemas, por mor de su utilización continúa.

9

De todos estos mimbres, este cesto, el cerebro, es extremadamente complejo. Cada una de sus pequeñas estructuras juega un papel decisivo en determinadas funciones y regula un comportamiento o una forma de organización que nos afecta en lo orgánico, lo emocional y lo social.

Tras cada velo que se levanta en este intrincado sistema, encontramos una trama aun más compleja que abre todavía más incógnitas ¡Tan fascinante como desalentador! El misterio daría para muchas vidas de estudio. Por desgracia solo tenemos una, pero nuestros pacientes necesitan solución para hoy, mejor dicho, ya la precisaban ayer.

 

Aquí tienes otras intersantes publicaciones del Dr. Alfonso Vidal:

 

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Cómo de saludables son los países? | Diagnostrum - […] Cuestión de amígdalas […]
  2. Pirámide del conocimiento | Diagnostrum - […] Cuestión de amígdalas […]
  3. Efectos secundarios | Diagnostrum - […] Cuestión de amígdalas […]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *