Diagnostrum

Simple Mobile Health

Cirugía plástica y motivaciones de los pacientes

Posted by on Sep 15, 2016 | 0 comments

Cirugía plástica y motivaciones de los pacientes

El número de cirugías estéticas se ha incrementado exponencialmente en los últimos 10 años. Los avances médicos y tecnológicos en el campo de la cirugía plástica, estética y reparadora han contribuido a ello: se han desarrollado innumerables tratamientos mínimamente invasivos (algunos sin necesidad de cirugía), se han acortado los plazos de recuperación, se han perfeccionado las técnicas quirúrgicas… además, cada vez se consiguen resultados más naturales. Este aumento de la popularidad de la cirugía también ha supuesto un cambio en las actitudes y motivaciones de los pacientes. Por eso es muy importante conocer y entender los objetivos de las personas que se someten a este tipo de intervenciones. No hay una razón o una motivación única y común a todos los pacientes:

– Es posible que las motivaciones sean puramente estéticas. Por ejemplo, aquellas personas que desean recuperar un aspecto más juvenil por razones profesionales o personales.

– Es posible que el paciente quiera cambiar una característica física que nunca le ha agradado y que le ha dificultado su día a día: pechos pequeños, nariz aguileña, orejas en forma de soplillo, mamas caídas…

– Es posible que el paciente busque recuperarse de un cambio físico (embarazo, aumento de peso…), o de una lesión, accidente o enfermedad (cirugía reconstructiva).

¿Cuál es la motivación correcta?

Someterse a una cirugía estética no es una decisión que deba tomarse a la ligera. La cirugía por sí misma no va a cambiar la vida del paciente, no va a resolver sus problemas personales ni va a convertirlo en otra persona, en cambio, sí que puede ayudarle a ganar más confianza. El paciente ideal es aquel que cuenta con expectativas realistas y que lleva considerando y meditando la idea de someterse a una cirugía estética desde hace algún tiempo.

Es fundamental que la decisión se tome de manera personal, que no se haga por presiones externas, por comentarios malintencionados, o por agradar a una tercera persona. Después de todo, y a diferencia de otro tipo de intervenciones, la cirugía plástica suele ser un tipo de cirugía completamente voluntaria. Tampoco hay que tomar la decisión en un momento de bajón personal, fruto de una ruptura, de una separación o de una pérdida.

Es importante ser honesto con uno mismo acerca de por qué se quiere corregir determinada parte del  cuerpo y responder a varias preguntas:

–          ¿Cuál es mi motivación? ¿Cuáles son mis expectativas? ¿Son realistas?

–          ¿Por qué empecé a pensar en la cirugía estética? ¿Lo estoy haciendo por mí mismo o por comentarios y presiones externas?

–          ¿Cuáles son mis expectativas con respecto a la cirugía estética? ¿Son realistas?

El resultado exitoso de una cirugía depende, en muchas ocasiones, de la comunicación entre el paciente y el cirujano. La entrevista médica es el momento fundamental para generar una relación de confianza entre ambos. El paciente debe exponer todas sus dudas, objetivos y deseos, y el médico debe ser el encargado de asesor al paciente, guiándolo para conseguir la mejor opción clínica.

El cirujano debe aprender a decir que “no” en determinadas ocasiones.  No se debe intervenir por intervenir, ni aceptar todas las peticiones de los pacientes. Hay que ser honestos en el ejercicio de la profesión.

 

Otras publicaciones que pueden resultarte interesantes:

El virus del papiloma y cómo produce cáncer oral

A vueltas con el TDAH

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *