Diagnostrum

Simple Mobile Health

¿Por qué el cerebro no puede olvidar los miembros amputados, incluso décadas después?

Posted by on Sep 9, 2016 | 0 comments

¿Por qué el cerebro no puede olvidar los miembros amputados, incluso décadas después?

La gente amputada a menudo comenta el fenómeno del “miembro fantasma”, según el cual todavía pueden sentir la presencia de dedos, manos, brazos, pies o piernas perdidas, o incluso sentir dolor donde se encontraban las partes amputadas. A día de hoy, la ciencia no tiene explicación para este fenómeno.

Ahora, usando resoluciones de imagen de alta definición, los investigadores de la Oxford University han sido capaces de examinar el cerebro de los amputados para ver cómo sus cerebros cambian después de la pérdida de un brazo. Observar el cerebro con este nivel de detalle ha revelado por primera vez que el cerebro de los amputados retienen un mapa increíblemente detallado de la mano perdida y los dedos uno a uno. La existencia de este mapa detallado de la mano en el cerebro – décadas después de la amputación – puede ser parte de la explicación del fenómeno del miembro fantasma.

La privación sensorial, por ejemplo en personas que experimentan una ceguera, sordera o amputación, ha sido desde hace tiempo una vía fructífera para los científicos que estudian la plasticidad cerebral. La investigadora Sanne Kikkert, con sus compañeros de la Hand and Brain Lab, dirigidos por el profesor Tamar Makin, se aprovecharon de un aspecto del fenómeno del miembro fantasma, por el cual los amputados no sólo son capaces de sentir la presencia o la sensación del miembro perdido, si no que a su vez pueden “controlar” a voluntad su mano perdida. Pidiendo a los individuos que movieran sus dedos fantasma uno a uno mientras estaban siendo escaneados, las representaciones de la mano fantasma en el cerebro se pueden mapear con detalle.

Investigaciones previas han mostrado que moviendo la mano fantasma se crea actividad en el cerebro de los amputados, pero hasta ahora ha sido difícil decir qué representa realmente esta actividad. Es difícil probar, por ejemplo, que la actividad cerebral indica la existencia de un mapa de la mano perdida, opuesta a alguna actividad anormal debida a la amputación.

El estudio de Kikkert muestra que los patrones de la actividad de la mano fantasma contienen importantes características distintivas de la representación de una mano “normal”, por ejemplo la disposición espacial de cada dedo en relación con los demás. De hecho, el equipo fue capaz de demostrar que los mapas de las manos fantasma estaban muy dentro de la distribución de los mapas encontrados en una muestra de control hecha a participantes con dos manos. Considerando que los amputados testados perdieron sus manos entre 25 y los 31 años atrás, esto es bastante increíble.

gente amputada 1

En su documento, los investigadores fueron también capaces de refutar otras explicaciones más triviales sobre actividad cerebral fantasma. Mostraron que la activación de la mano fantasma no es consecuencia simplemente de la activación de músculos o nervios en las extremidades restantes de los amputados. Por ejemplo los mapas de la mano eran los mismos en amputados que no tenían estos músculos (debido a una amputación por encima del hombro) o que no podían enviar o recibir estímulos del miembro de ninguna manera (debido a daños en el nervio). Sin embargo, todavía sigue siendo un misterio si el mapa cerebral conservado de la mano causa la sensación del miembro fantasma, o si la sensación en sí misma preserva el mapa de la mano en el cerebro.

Fuente: www.iflscience.com

Otras publicaciones que pueden resultarte interesante:

La miel de Manuka reduce la resistencia de las bacterias a los antibióticos

Juegos para iPad que ayudan a diagnosticar el autismo en niños

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Desarrollan un inhalador para proteger contra la contaminación atmosférica | Diagnostrum - […] ¿Por qué el cerebro no puede olvidar los miembros amputados, incluso décadas después? […]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *