Diagnostrum

Simple Mobile Health

Con/Sentimiento Informado

Posted by on May 16, 2016 | 3 comments

Con/Sentimiento Informado

Permítanme que esta semana, haciendo un juego de palabras, hablemos de los dos términos que expresamos en el título.

A raíz de una consulta con una paciente pluripatológica, propuesta para una intervención de un cierto riesgo a la que tuvimos que dar múltiples explicaciones, recabando su atención en primer lugar y su autorización después, desglosamos los términos jurídicos y el compromiso personal que se nos presenta en el día a día en nuestra profesión.

En las relaciones con los pacientes a lo largo de la historia, hemos pasado del principio de beneficencia como marco regulador al principio de Autonomía. Del médico experto que toma decisiones pensando en el paciente sin contar con él, al médico asesor que explica los pormenores de un tratamiento, siendo el paciente quien toma la decisión tras recibir la información necesaria y suficiente.

vidal1

 

La Ley de autonomía del paciente de 2002 consagra este principio, regulando el Consentimiento en sus artículos 8 a 10, contemplando también la posibilidad de registrar voluntades anticipadas  en caso de necesidad.

 

vidal8

El Consentimiento informado se otorga de forma verbal, aunque debe registrarse documentalmente en intervenciones quirúrgicas y situaciones de riesgo, intervencionismos diagnósticos o terapéuticos, como emana en las sentencias del Tribunal Supremo. Es un acto clínico continuado y no un papel exclusivamente.

Alrededor del 70% de las reclamaciones que se plantean por daños sanitarios tienen que ver con irregularidades, falta de información o defectos en dicho Consentimiento.

Cuando el paciente acude a nuestras consultas debe ser informado de una forma fehaciente de todas las circunstancias habituales que se producen en una intervención como esa, así como de aquellas excepcionales que puedan concurrir en su caso.

vidal2

Por consiguiente, en primer lugar debemos partir de una información completa, rigurosa, exhaustiva, en un lenguaje que el paciente, cada paciente, pueda entender perfectamente.

De otro lado, se plantea la necesaria obligación de registro. El Consentimiento forma parte inseparable de la historia clínica, completa los datos clínicos añadiendo asentimiento expreso por parte del paciente a recibir el tratamiento propuesto.

vidal3

El Consentimiento no es un cheque en blanco, como alguna vez nos comenta algún paciente. No elude la responsabilidad por mala praxis o impericia.

Lo que hace es compartir la secuencia previsible de acontecimientos y, en todo caso, informar de las principales complicaciones posibles.

El documento en el que plasmamos este Consentimiento no puede incluir todas y cada una de las circunstancias posibles, pero debe incluir aquellas más frecuentes, en todo caso, las que afecten directamente al paciente.

El registro debe tratarse como documento de valor legal. En primer lugar es necesaria la identificación completa, tanto de paciente como del médico y, por tanto, su presencia o ausencia. Como en cualquier otro tipo de acto legal tiene valor en sí mismo.

A estos aspectos nos parece fundamental añadir los otros que el término puede conllevar, que son los que tienen que ver con los sentimientos.

Muchas veces pensamos que la medicina científica, intervencionista, total, es un proceso mecánico, electrónico, robótico, que sólo responde a ecuaciones y algoritmos.

vidal4

Por tanto, el momento de aceptar un tratamiento sería semejante a la conversación que se puede mantener con un cajero automático o con los contestadores de los teleoperadores:

Si es alérgico algún medicamento   pulse  “1”

Si ha sido operado antes                    pulse   “2”

Si prefiere anestesia total                 pulse  “3”

La comunicación en un contexto tan sensible precisa de algo más que unos simples protocolos. Necesita la habilidad y experiencia de profesionales que conozcan exactamente los procedimientos y que sepan ponerse en el lugar de los otros.

vidal5

 

A veces los pacientes, o a veces los médicos, empleamos el ejemplo que hace referencia a nuestros propios familiares:

“Si usted fuera mi madre o mi hermano o mi hijo lo que yo le haría sería esto y se lo haría por esta o aquella razón”

Esta es la parte que entendemos tiene de sentimiento: aquella que afecta a las emociones y que finalmente identifica a los seres humanos.

Empleemos el Consentimiento no como un parapeto jurídico frente a los problemas o complicaciones, sino como el eslabón necesario entre profesionales-técnicos y pacientes-usuarios, algo que permita un entendimiento completo y una identificación de las circunstancias de cada tratamiento.

La mejor manera de entender esto cuando se trabaja como profesional, es cuando somos nosotros mismos los sometidos a un tratamiento. Entonces entendemos perfectamente los miedos, las dudas y las necesidades de información complementaria.

 

Ðåïðîäóêöèÿ ïîðòðåòà íåìåöêîãî ôèëîñîôà Èììàíóèëà Êàíòà

 

Siguiendo el Imperativo Categórico de Emmanuel Kant, como elemento originario de la moral que regula nuestras relaciones, “tratemos a los demás como nos gustaría que nos trataran a nosotros mismos”.

Otros interesantes posts del Dr. Alfonso Vidal que no debes perderte:

Amistad y dolor

Dolor e inmunidad 

 

3 Comments

  1. Hace unos meses hice que un familiar firmara un consentiemiento para una endoscopia rígida, ya que él no quiso leerlo. Efectivamente allí se decía los riesgos que esta prueba conlleva, no obstante, lo leí como cuando uno lee un prospecto de un medicamente más o menos fuerte: “sí, muy bien, pero no creo que a mi eso me vaya a pasar…”. La ignorancia es muy peligrosa en estos casos, y sobre todo, cuando no se plantea una alternativa a la no firma del consentimiento. Quiero decir con esto, que conociendo lo reacios que somos a leer la letra pequeña, debería tomarse por costumbre que el consentimiento sea entregado por el médico que vaya a realizar la intervención o la prueba, e independientemente de que el paciente pregunte o no, explicar de forma berval y cuantas veces sea necesario esos riesgos… Y lo que es más importante, plantear las alternativas existentes en caso de no querer firmar. En mi caso, nos lo trajo una auxiliar, indicandonos que era un papel que había que firmar para poder realizar la prueba, y punto. Finalmente los riesgos más graves se hicieron realidad, y fue entonces, cuando comprendí que el sistema del consentimiento falla, lo hubiéramos firmado igualmente, pero al menos no nos habriamos quedado con la impresión de haber firmado un salvoconducto para los médicos. Por cierto, gracias al doctor César Rámirez Plaza, hoy mi familiar está vivo. Pero del equipo médico que realizó la prueba, nunca obtuvimos explicaciones; porque al fin y al cabo, auqnue establezcamos más normas y más normas, al final se sobrepone la educación, humanidad y profesionalidad que cada persona tenga.

  2. Simplemente felicitarte por un artículo tan sumamente bueno, al menos desde mi punto de vista.

    Saludos.

  3. Buen articulo. La rutina y la ligereza de los actos humanos, se suele ir imponiendo con el tiempo hacia la simplificación de los mismos; esto indica, que predomina en el mismo, la acción física sobre la mental o espiritual.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Para todo, Paracetamol | Diagnostrum - [...] Con/Sentimiento informado [...]
  2. Banderas de nuestros padres | Diagnostrum - [...] Con/Sentimiento informado [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *