Diagnostrum

Simple Mobile Health

Dolor e inmunidad

Posted by on May 3, 2016 | 2 comments

Dolor e inmunidad

Los conceptos dolor e inmunidad, en un primer análisis, puede parecer que no están completamente relacionados. El dolor parecería ser un mecanismo de alarma que aparece cuando hay una agresión, cuando hay una lesión, sin embargo no necesariamente esto implicaría al sistema inmune.

De otro lado el sistema inmune parece ser un mecanismo que nos defiende, exclusivamente, cuando aparecen agentes patógenos externos, distinguiendo lo propio de lo ajeno.

Probablemente, la realidad abarca ambas respuestas ya que el sistema inmune implica toda una serie de mecanismos de respuesta frente a situaciones supuesta o potencialmente peligrosas, y el dolor sería una combinación de factores que sumarían los diferentes mecanismos de alarma para hacer consciente o visible esa posible agresión.

Veamos la relación desglosando los términos.

Si pensamos en una agresión aguda típica, un golpe, un pinchazo, etc., tras producirse aparece inmediatamente un mecanismo de respuesta inflamatorio que, según su definición académica, supone pérdida de función, calor, rubor, tumor y dolor

Toda una serie de mecanismos relacionados con la cascada inflamatoria se ponen en marcha, activando no solamente sustancias pro inflamatorias, sino también un amplio y variado tipo de células relacionadas con la respuesta inflamatoria y también con la respuesta inmune.

Todas estas células van a colaborar de una forma específica realizando cada una su parte del trabajo

La respuesta inflamatoria y el mecanismo del dolor agudo prácticamente se solapan. Podríamos decir que casi son una única respuesta en la que, en función de la agresión, podemos encontrar pequeños matices.

El TNF- α, las linfokinas, IL-1β,IL-6, CCL-2, la histamina, la PGE-2 o la NGF favorecen toda esa actividad

Del mismo modo y en sentido contrario, los agentes antiinflamatorios, sean o no esteroideos, disminuirían el dolor neutralizando o reduciendo esta respuesta inflamatoria, de ahí la relación entre dolor agudo, dolor inflamatorio y analgésicos antiinflamatorios (AINES) que tan buena respuesta nos ha dado a lo largo de la historia del tratamiento del dolor.

Pero, ¿cuál sería la relación entre el dolor y la respuesta inmune en procesos crónicos? ¿Y en aquellos dolores que se manifiestan afectando el sistema nervioso?

La clave se encuentra en un grupo celular que durante muchos años se consideró elemento de sostén con una función exclusivamente higiénica y si acaso de mantenimiento del sistema nervioso central, la microglía

Ese grupo celular “incomprendido y denostado” que, formando parte esencial del sistema nervioso, apenas ha salido en la foto ocupada por las grandes estrellas, las neuronas.

Hoy en día sabemos que tienen un papel esencial, no solamente en las respuestas inflamatorias por la activación de todas aquellas sustancias que hemos comentado en la respuesta periférica, sino que también favorecen la actividad axonal. Pueden generar, de forma retrógrada, una alteración de la actividad génica del núcleo, modificando la síntesis de proteínas, el funcionamiento de la neurona y quizá también las conexiones sinápticas.

Actuarían, por tanto, como verdaderos técnicos de mantenimiento, no solamente en las labores de limpieza, sino también de reconexión o funcionamiento. Esto explica en gran medida la intensa relación que puede tener el dolor con la respuesta inmune

Y abre algunos interrogantes que la sabiduría popular ya ha contestado, y es la posibilidad que puede tener el sistema nervioso de influir y facilitar una respuesta inmune o, por el contrario, dificultarla o inhibirla. Quizá el refrán español “a perro flaco todo se le vuelven pulgas” tenga un trasunto de verdad celular o bioquímica aún por descubrir.

Lo que sí sabemos, de nuevo en sentido contrario, es que muchos de los analgésicos opioides que empleamos en la clínica de forma habitual pueden generar no solo una modulación, sino una disminución de la respuesta inmune y, por tanto, facilitar las infecciones o dificultar su resolución si se emplea ese tratamiento de forma inadecuada.

Desde #ElBlogdelDolor hemos apuntado en muchas ocasiones que todos los medicamentos tienen efectos positivos y negativos, debiendo emplearlos de forma sensata, con la indicación y dosis adecuadas. Así las cosas, el conocimiento siempre nos permitirá disminuir el riesgo de cometer errores.

De otro lado, sabiendo la relación entre sistema inmune y dolor, podemos emplear este conocimiento para mejorar el tratamiento del dolor investigando nuevos inmuno-moderadores, las resolvinas, como analgésicos. No olviden que “siempre que se cierra una puerta, se abre una ventana”.

 

Otras interesantes publicaciones del Dr. Alfonso Vidal:

Jubilación

El bálsamo de Fierabrás

2 Comments

  1. Buenas tardes Alfonso; genial el post que has escrito sobre el sistema inmune y el dolor.

    Aunque soy farmacéutica, siendo sincera no estoy muy al día de los nuevos fármacos que van saliendo, tu artículo me ha servido para conocer la existencia de estos compuestos y su papel en la modulación del dolor.

    Te felicito nuevamente por tu post.

    Un afectuoso saludo

    Adela-E. Gómez

  2. Excelente doctor. Soy enfermera y quiero estar al día

Trackbacks/Pingbacks

  1. Amistad y dolor | Diagnostrum - [...] Dolor e inmunidad [...]
  2. Con/Sentimiento Informado | Diagnostrum - [...] Dolor e inmunidad  [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *