Diagnostrum

Simple Mobile Health

Radiología en su justa medida

Posted by on Abr 27, 2016 | 0 comments

Radiología en su justa medida

Corría el año 1.973, plena era de la universalización de las exploraciones radiológicas, en la revisión médica escolar de un colegio cualquiera de Madrid, se realizan radiografías de tórax sistemáticas a todos los niños utilizando un aparato portátil.

En esta época previa a la aparición del VIH, la tuberculosis ha dejado de ser un gran problema de salud en España, pero estas revisiones siguen siendo una práctica habitual. En estos mismos años, en muchos consultorios médicos, la realización de radioscopias ambulatorias es una práctica habitual.

ra2

Los aparatos de radioscopia llegan hasta los lugares más insospechados, hasta se pueden encontrar en zapaterías donde, en teoría, te hacen un estudio exhaustivo de los apoyos para manufacturar calzados a medida. En la población e incluso entre los médicos, no hay una sensibilización importante hacia los efectos deletéreos de las radiaciones. Las normas de radioprotección son más flexibles y esta disciplina, como tal, está poco desarrollada.

Poco después, pacientes y también médicos, empiezan a presentar efectos adversos relacionados con la exposición indiscriminada a radiaciones ionizantes. Radionecrosis y radiodermitis de las manos, son causas no poco frecuentes de incapacidad laboral en traumatólogos, e incluso en dentistas que sujetan las radiografías periapicales con sus dedos desprotegidos.

ra3

ra4

Todos nos sensibilizamos ante este problema. Las normas de radioprotección se hacen más estrictas y se obliga a su cumplimiento por Ley. Los profesionales nos vemos obligados a obtener títulos y certificados de manipulación y dirección de instalaciones radiológicas. Los habitáculos en los que se realizan estas exploraciones deben estar adecuadamente plomados y señalizados. Los aparatos convenientemente registrados, como es lógico, aunque algunos perciban lo que es normal y ordenado en alarma y miedo.

Al mismo tiempo la tecnología sigue avanzando: escáneres más potentes que permiten mejores reconstrucciones tridimensionales de la anatomía, programas de planificación virtual, navegadores, escáneres intraoperatorios asociados, en principio, a un uso más racional de las exploraciones, etc.

ra5

Pero no todo puede durar tanto. Hoy en día parece que nos hemos olvidado de aquellas situaciones que nos hicieron, al menos a los clínicos, no tener miedo, pero sí respeto a las radiaciones. En gran medida ha influido esa “medicina defensiva” que se ha impuesto ante la legalización de la práctica médica, y que nos lleva a sobre-explorar a nuestros enfermos, pero también existen otros factores.

ra6

En mi campo, la Cirugía Oral y Maxilofacial, hemos asistido con gran ilusión al advenimiento del TAC de “Haz Cónico” (Cone Beam). Es cierto que son aparatos muy útiles, que nos permiten obtener imágenes muy precisas, en las tres dimensiones del espacio, y planificar intervenciones de una forma más segura y, lo que es más importante, ahorrando otras exploraciones.

Además, la exposición a la radiación del paciente es mucho menor que con los escáneres convencionales que nos ofrecen información similar. No obstante, esta “menor radiación”, ha creado una falsa sensación de inocuidad y, desgraciadamente, una vuelta a la realización de un número excesivo de radiografías, que es lo que tratábamos de evitar.

ra7
No quiero demonizar esta herramienta que muchos, incluido el que suscribe, tenemos instalada en nuestras consultas, pero sí denunciar su uso irracional. Parece que hoy no podemos hacer nada sin tener un escáner antes, dos o tres durante, y otros tantos pasado el tratamiento.

ra8

No cometamos los errores del pasado y, sobre todo, recordemos que las exploraciones radiológicas están al servicio de los pacientes y del clínico, y no al revés.

 

Otras interesantes publicaciones del Dr. José Luis Cebrián:

Psicología en la clínica dental

La cara y la prehistoria

 

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *