Diagnostrum

Simple Mobile Health

¿Qué le hace la ciencia a tu cerebro?

Posted by on Abr 21, 2016 | 0 comments

¿Qué le hace la ciencia a tu cerebro?

Después de haber descubierto como funciona la gravedad, caminado sobre la Luna y descubierto el bosón de Higgs está claro que los seres humanos son bastante buenos para hacer ciencia. Nuestro cerebros, sin embargo, no fueron diseñados originalmente para el viaje espacial o la física de partículas, lo que plantea la pregunta: ¿Cómo funciona el cerebro humano para adaptar sus funciones antiguas a la ciencia de vanguardia?

Para tratar de responder a esta pregunta, los investigadores de la Universidad Carnegie Mellon, en Pennsylvania echaron un vistazo a lo que ocurre en el cerebro de los estudiantes de física antes de que se les mostrasen conceptos científicos avanzados. Los resultados de su estudio se publica en la revista Psychological Science.

Mientras que los participantes en el estudio fueron todos los científicos altamente educados, sus cerebros no eran diferentes a las de los seres humanos más primitivos, que se enfrentaron a sus mayores retos en las selvas salvajes y llanuras del mundo prehistórico, en lugar de la práctica de laboratorio. Como tal, sus cerebros eran – y son – cableados con todo tipo de funciones diseñadas para ayudarles a sobrevivir en la naturaleza.

Sin embargo, con la naturaleza más o menos conquistada, estos sistemas cerebrales antiguos ya no son necesarios para sus propósitos originales, y se utilizan más comúnmente para lidiar con conceptos científicos abstractos. Para averiguar cómo la maquinaria primordial del cerebro se adapta a este nuevo tipo de desafío, los investigadores utilizaron imágenes de resonancia magnética (fMRI) para determinar qué partes del cerebro se activaban cuando sus sujetos pensaron en 30 nociones científicas diferentes.

Un análisis de sus resultados les llevó a sugerir que el cerebro humano está programado inherentemente con cuatro capacidades fundamentales, cada una de las cuales era de alguna manera integral para nuestra supervivencia como especie temprana, sin embargo, ahora contribuyen a nuestra aptitud para la ciencia.

El coautor del estudio Rob Mason dijo que “esta fue la primera vez que nos fijamos en los conceptos abstractos que se enseñan en un ambiente de educación clásica, y encontró que las áreas del cerebro que normalmente responden a las cosas más primitivas respondieron a los términos de la física.”

brain-scientific-concepts

Carnegie Mellon University

Sorprendentemente, al observar las combinaciones de regiones cerebrales activadas por cada uno de los 30 conceptos, los investigadores fueron capaces de predecir cuál de los participantes estaba pensando.

Por ejemplo, la capacidad del cerebro para la “visualización de movimiento de causalidad” probablemente era originalmente muy práctico para el seguimiento de objetos en movimiento que los primeros humanos querían evitar o comer. Se encontró que las regiones del cerebro asociadas con esta función eran activadas cuando los participantes pensaban de conceptos abstractos relacionados con el movimiento, como “impulso”.

La segunda función cognitiva básica se refiere a la capacidad de percibir “periodicidad”, que habría ayudado a los seres humanos antiguos a notar fenómenos naturales regulares, tales como los ciclos lunares. Las regiones del cerebro implicadas en este proceso respondieron a los conceptos que se relacionan con la periodicidad, como “la longitud de onda”.

Las regiones del cerebro implicadas en la “representación algebraica”, que se refiere a la capacidad de calcular valores desconocidos, entraron en actividad cuando los participantes reflexionaron sobre conceptos como la “velocidad”.

Por último, la idea de “flujo de energía”, que ayudó a los primeros seres humanos a entender cómo la energía del Sol transfiere calor a otros objetos, es controlada por las partes del cerebro que se estimulan cuando los participantes reflexionaron sobre “campos eléctricos.”

Resumiendo sus hallazgos, los autores del estudio afirman que a través de la educación, es posible cambiar la finalidad de los sistemas antiguos del cerebro, la adaptación de las capacidades básicas que una vez ayudaron a nuestros antepasados ​​sobrevivir para procesar conceptos científicos abstractos.

“Si podemos trazar conceptos de la ciencia en el cerebro, podemos orientar nuestra forma de instruir, en base a qué partes del cerebro están activas cuando se está pensando en ellos”, dice Mason.

No importa lo mucho que aprendamos,  siempre seremos básicamente hombres de las cavernas con “cerebro de ciencia”.

Fuente: www.iflscience.com

Otras publicaciones interesantes que no debes perderte:

13 personas inmunes a enfermedades genéticas

Las 5 sustancias más venenosas

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *