Diagnostrum

Simple Mobile Health

La cara y la prehistoria

Posted by on Abr 12, 2016 | 2 comments

La cara y la prehistoria

La semana pasada acudí con mi familia a visitar unos yacimientos arqueopaleontológicos cerca de Madrid, en los que 40.000 años atrás habitó el hombre de Neandertal. Durante la visita, nos explicaron muchas de las costumbres de esta especie, que vivió en los bosques europeos hace miles de años, así como algunas de las características físicas de sus individuos.

En un momento dado, la bióloga se centró en la importancia de la boca y la cara del Neandertal. Así pude entender cómo la boca podía ser considerada como una “tercera mano”, en la que se apoyaban para realizar diferentes tareas, que podían considerarse domésticas. En este sentido, resultaba de gran ayuda que se encontrase en una posición prominente, con un aspecto que hoy denominaríamos “biprotusivo”.

1

Yacimientos neandertales

Los cráneos, mandíbulas y maxilares que se han encontrado, han permitido a los investigadores reconstruir los rasgos faciales y las características de una dentición muy desgastada por el tipo de dieta y el uso como instrumento que antes referíamos.

4

Neandertal

No existen representaciones artísticas que nos ayuden a saber cómo era la estructura física y facial de los neandertales, aunque para una especie que vivía en un ambiente hostil, donde la supervivencia dependía de la reproducción y la caza cuerpo a cuerpo, todas las estructuras corporales debían estar adaptadas para dicho fin, y la cara sería una herramienta más para conseguirlo.

En sociedades más evolucionadas, cuando aparecieron las primeras esculturas y pinturas que representaban el cuerpo humano, la cara seguía adoptando un papel secundario. Individuos con un sistema motor más refinado, con una mayor habilidad manual, ya no precisaban de este instrumento.

En ese momento una de las ventajas adaptativas, era la capacidad reproductiva y la fertilidad. Es el caso de representaciones humanas como la de la Venus de Willendorf, cuya imagen de mujer con los órganos relacionados con la reproducción hipertrofiados y la cara irreconocible, es conocida por todos.

3

Venus de Willendorf

Los legos en Antropología e Historia, reconocemos las primeras imágenes de la belleza de la cara en las culturas egipcia, griega y romana. Antes, al menos, hasta donde yo conocía, nunca se había apreciado la belleza del rostro.

Pero, volvamos a la visita a los yacimientos neandertantales. Durante la descripción de la especie, la antropóloga que estaba explicando sus características, nos hizo ver cómo, a diferencia del homo sapiens, la mandíbula del neandertal no tenía mentón, y preguntó si nos imaginábamos por qué podría haber aparecido este rasgo.

5

Mandíbula de Homo Sapiens

6

Mandíbula de Neandertal

Ninguno supimos explicar la ventaja adaptativa que suponía tener mentón para una especie teóricamente más evolucionada. Y es que, realmente, no supone ninguna ventaja ¿O acaso sí lo es?

El mentón, como probablemente las cejas y otras estructuras faciales, solo tienen una misión estética, que ha sido suficiente para que se haya mantenido como un distintivo facial a través de los tiempos.

7

Mentón humano

8

Cejas humanas

La verdad es que siempre que oía hablar de la supervivencia de una especie, recordaba aquello de que “sobreviven los más fuertes” pero, parece ser que, estas consideraciones estéticas también han jugado un papel en la evolución del Homo Sapiens.

De esta manera, la búsqueda del ideal de belleza, que parece algo propio de tiempos cercanos, se remonta mucho más lejos, casi más allá de las primeras Civilizaciones.

Sea como fuere, los Neandertantales se extinguieron en gran medida por la expansión de este Homo Sapiens que logró adaptarse mejor al medio en el que le tocó vivir. Aún así, en nuestro genoma actual, todavía guardamos cerca de un 2% de los genes de estos antiguos pobladores de nuestro continente.

 

Otras interesantes publicaciones del Dr. José Luis Cebrián:

A río revuelto…

Psicología en la clínica dental

2 Comments

  1. Querido Jose Luis son interesantes tus apreciaciones del menton , quiza el menton sea un desarollo oseo en consonancia con la hipertrofia de la musculatura que se inserta en él , risorio de santorini y borla del menton y quiza ese desarrollo muscular corresponda a un incremento en la necesidad comunicativa de gesticulacion o gutural propia de especies con mas areas de asociacion y por tanto mas necesidad de interrelacion de su inteligencia en comunicacion, placereo sexual o simple comunicacion no verbal, sin embargo estoy contigo que es muy bella la mujer con el marcado menton que expones en tu post. Somos esclavos pues de la belleza y tanto en arte como en cirugía ortognatica como en la busqueda de nuestra pareja vital la perseguimos no siendo indiferente a sus encantos, como en un eterno ciclo de retorno de lo identico que nos esclaviza generacion tras generacion en un infinito ciclo de la vida .

  2. Muchas gracias Ramon por tu comentario. Coincido contigo. Espero verte pronto
    Un abrazo

Trackbacks/Pingbacks

  1. Coordinación asistencial | Diagnostrum - [...] La cara y su prehistoria [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *