Diagnostrum

Simple Mobile Health

Efecto placebo

Posted by on Mar 28, 2016 | 1 comment

Efecto placebo

A medida que la ciencia ha progresado en el último siglo, pero sobre todo en los últimos años, los conceptos que se emplean de forma habitual en el entorno científico se han ido abriendo camino en el lenguaje común para pasar a ser parte de la cultura general.

La difusión de la información tiene un doble efecto: permite que el conjunto de la población tenga acceso a las claves de muchas de sus preguntas, pero tiene el inconveniente de una distorsión a veces interesada y, por tanto, la posibilidad de inducir a confusión o error.

Uno de estos conceptos es del que hablaremos hoy: el placebo y el efecto placebo. Se considera placebo aquella sustancia que se presenta con aspecto terapéutico, que se distribuye adjudicándole unas propiedades beneficiosas que no tiene. El placebo debe tener todas las propiedades organolépticas, presentación, color, formato y forma de administración de un tratamiento real, pero sin su efecto médico.

2

Una de las claves de este concepto que lo define de forma consustancial y lo distingue sin duda alguna de aquellos elementos o sustancias terapéuticas, es que el placebo debe ser completamente inerte, sin ningún efecto, ni bueno, ni malo, ni favorable ni desfavorable.

El otro aspecto esencial es que esta sustancia inerte se presente a ojos del paciente como un principio activo, como algo con valor curativo, como algo terapéutico.

Para que se complete el principio, es necesario que la persona que está recibiendo esta sustancia desconozca que esto no es nada más que un falsario.

3

En eso se basan los estudios científicos en los que se utilizan presentaciones semejantes, una con actividad y la otra no. Estos estudios se denominan ciegos si el paciente desconoce cuándo se le administra uno u otro o doble ciego si ninguna de las personas implicadas, paciente o terapeuta, conoce la verdadera naturaleza de lo que se está empleando, lo cual permite eliminar el sesgo relacionado con la intención o con la actitud.

4

Este es otro de los elementos de los que queríamos hablar y resaltar: la actitud como principio terapéutico.

Sabemos desde siempre que una actitud adecuada de los terapeutas, gente interesada, cariñosa, empática, promueve la relación entre médico y paciente, facilita el cumplimiento de las órdenes y las prácticas y, probablemente, genere una actitud positiva desde un punto de vista psicológico, que quizá se traduzca en un beneficio terapéutico corporal.

5

Como muchas veces repetimos, el cuerpo y el alma residen en un mismo sustrato, somos una única cosa con proyección física e intelectual y, por tanto, la interacción sobre uno de los diferentes aspectos del ser humano, físico o mental, separados de una forma artificial en la tradición cultural Aristotélica y también cristiana, genera una modificación también en el otro.

Así, muy probablemente, la actitud, la empatía generen un efecto positivo en el cuerpo de nuestros pacientes, como un masaje pueda generar un efecto de relajación, bienestar y paz espiritual.

Entonces, ¿el efecto placebo es bueno o es malo? Lo que parece claro es que el efecto placebo existe y en ese sentido debemos aprovechar sus cualidades beneficiosas para utilizarlas a favor de nuestros pacientes, a favor del resultado terapéutico y del beneficio en su salud.

Lo que no es lícito es defraudar, engañar, atribuir propiedades no demostradas a sustancias o a técnicas, simplemente por ánimo de lucro o, en el mejor de los casos, sin explicar suficientemente que la acción no está demostrada científicamente y se basa sólo en un condicionante de comportamiento o autosugestión, como se ha dado en múltiples ejemplos de la historia.

6

Creo que es lícito poner a nuestro favor todas las armas si conseguimos, con la convicción, con la sugestión, resultados terapéuticos. Bienvenidos sean, pero esto debe estar advertido inicialmente y no atribuir propiedades que no son ciertas a sustancias, preparados o procedimientos.

La relaciones entre médicos y pacientes, como las relaciones entre otros seres humanos, deben estar basadas en la honestidad, la franqueza, la transparencia, la identidad de objetivos y no contaminadas por un interés económico: el dinero nos permite vivir, pero debe obtenerse de forma legítima.

7

En los ensayos clínicos, cuando se introducen nuevos medicamentos, se comprueba que estos tengan un efecto superior al que producen los falsos medicamentos, los medicamentos placebo, es decir, el uso de placebo está contemplado en nuestra forma de trabajar como una herramienta más de investigación, pero no puede ser la base de nuestros tratamientos.

De igual modo, existe un denominado efecto nocebo que se va abriendo camino en nuestra práctica y en nuestra cultura. Esto consiste, de igual modo que atribuimos propiedades beneficiosas no demostradas a algo, atribuimos propiedades perjudiciales tampoco demostradas y convertimos nuestra vida en una esclavitud de rituales de evitación. Tenemos que bordear determinadas cosas para evitar que nos den el “mal fario” o nos sienten mal.

Muchas de las sustancias o de los elementos han sido cargados de significado negativo durante décadas. Sólo investigaciones rigurosas se lo han quitado, como por ejemplo ha ocurrido recientemente con el aceite de oliva o el pescado azul.

8

Por tanto, como conclusión, conozcamos y distingamos lo que es un placebo y lo que es un nocebo y tratemos de emplearlo de forma honesta en nuestra práctica habitual. Pero también tratemos de ponerlo a nuestro favor y al de nuestros pacientes evitando, eso sí, por encima de todo, la especulación y desde luego el fraude.

 

Otras interesantes publicaciones del Dr. Alfonso Vidal:

Cuentos infantiles

Escalera analgésica de la OMS

1 Comment

  1. El efecto placebo y su relación con la evolución de una patología es digno de mención!
    Importante diferenciar entre “placebo” y “efecto placebo”.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Curriculum vitae | Diagnostrum - [...] Efecto placebo [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *