Diagnostrum

Simple Mobile Health

Una vida biónica

Posted by on Feb 1, 2016 | 0 comments

Una vida biónica

Uno de los sueños del hombre, desde el principio de los tiempos, es la inmortalidad, vivir para siempre. Ser invulnerable al paso del tiempo, a la enfermedad y al dolor. Es lógico, sabemos que nuestro plazo en el mundo está escrito y es limitado.

Para vivir ad eternam es necesario que cada una de las partes del cuerpo cumpla su misión y/o en caso necesario poder acondicionarla o reemplazarla por una pieza de recambio. El cuerpo humano es una estructura viva, con una gran capacidad de regeneración y recuperación, tejidos y órganos se restablecen gracias a un complejo sistema de mantenimiento que depura aquello que no sirve y restablece la continuidad dañada en caso de lesión.

Desgraciadamente, esta capacidad tiene un límite, no crece un miembro nuevo en caso de amputación como a las estrellas de mar y, con la edad, estos procesos regenerativos pierden eficacia.

Nuestra nueva medicina al servicio de los ciudadanos viene contemplando los deseos y las necesidades de los pacientes de una forma sistemática, tratando de cubrir este objetivo, apoyar o reemplazar las funciones deterioradas o perdidas a lo largo de la vida.

Inicialmente, los elementos que se empleaban para facilitar las funciones o mejorar la salud eran elementos externos, complementarios: bastones, muñequeras, rodilleras, gafas, lentillas… Todos ellos dispositivos útiles, pero que no tenían una interacción inmediata con la capacidad o con la función interna del organismo.

bio2 bio3

Posteriormente, se comenzaron a añadir piezas, mecánicas a imitación de los modelos biológicos que permitían reemplazar una función de forma simple, de ahí prótesis, sistemas de fijación u osteosíntesis, lentes intraoculares que, de una forma inerte, daban sostén o refuerzo a los tejidos orgánicos activos, motores de la acción o la función.

Sin embargo, el desarrollo de las tecnologías electrónicas, los circuitos impresos y los mecanismos de interacción neuroquímica, permiten atisbar un futuro en el que las funciones defectuosas del ser humano o aquellas que puedan ser mejorables serán reemplazadas total o parcialmente por sistemas implantados integrados biónicos, que permitan casi un menú a la carta de funciones o capacidades.

bio4

Las capacidades de muchos o todos los órganos podrán ser sustituidas por aparatos y programas con una cierta independencia, pero totalmente coordinados con los mecanismos internos de control. Las aplicaciones informáticas y sus diseñadores abrirán una nueva era con una nueva raza de hombres y mujeres biónicos, auténticos I-Women/I-Men que podrán seleccionar un menú de capacidades y prestaciones, quizá programarse para funciones básicas o especiales, según las circunstancias.

bio5 bio6

Lo que hace 50 años parecía ciencia-ficción, actualmente es una realidad con dispositivos tecnológicos, y lo que abriga el futuro es un punto de esperanza, en el que muy probablemente podamos elegir o diseñar dispositivos biológicos con elementos electrónicos que faciliten nuestra vida aunque generándonos, lógicamente, la duda de si esa vida será nuestra o más bien de esos dispositivos, corriendo el riesgo de vender nuestro alma a un sistema electrónico que sea el que viva por nosotros.

Quizá, en un futuro, podamos elegir las extremidades en un catálogo de tiendas especializadas, o en una tienda on line”. Quizá podamos, incluso, disponer de varias opciones para emplear la más adecuada para subir escaleras, subir una montaña, realizar actividades de precisión, etc. Puede que exista una versión básica de software o una versión Premium, con actualizaciones descargables desde la tienda “on line” del fabricante de turno.

bio7

Sea como fuere, los relatos futuristas anticipan una amenaza velada donde la inteligencia artificial, aún pendientes de desarrollar completamente para reemplazar a la humana, dista mucho de ser un peligro por sí misma, y serán más bien los humanos que la gobiernan los que puedan convertirlo todo en un problema.

Mientras llega el futuro, aprovechemos el presente del desarrollo científico y utilicemos esas herramientas y tratemos de mejorarlas y facilitar su accesibilidad universal para una mejor habitabilidad.

bio8

Como glosaba Johnatan Swift en sus “Viajes de Gulliver”, “quizá una estirpe inmortal se convertiría en algo indeseable en la que los defectos se reconcentraran y perpetuaran, y las miserias humanas se hicieran más patentes y permanentes”.

Otras interesantes publicaciones del Dr. Alfonso Vidal:

Dolor y Familia

30 Billones de Células

 

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Epónimos | Diagnostrum - [...] Una vida biónica [...]
  2. Radiofrecuencia | Diagnostrum - [...] Una vida biónica [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *