Diagnostrum

Simple Mobile Health

Hermano Mono

Posted by on Dic 7, 2015 | 2 comments

Hermano Mono

En las últimas semanas, una sucesión de noticias y mi propia práctica profesional y docente, me han llevado a las siguientes reflexiones.

De un lado, en la universidad, hablando a los alumnos de Dolor de la manera en la que lo estudiamos, sobre cómo los investigadores se afanan evaluando cada uno de los caminos, analizando los receptores, las moléculas implicadas, las diferentes herramientas metodológicas y los modelos estandarizados de investigación, etc.

En este escenario surgen los modelos de dolor animal. Explicamos el comportamiento animal y los modelos de dolor experimental, la placa caliente, el pinzamiento de la cola, estimulación cerebral, los modelos de ligadura del nervio ciático o el modelo de dolor neuropático con formalina.

mono 1

En todos ellos algún inocente ser vivo es sometido a diferentes situaciones forzadas de nocicepción, valorándose su respuesta, las sustancias que segrega y si se involucran en la explicación ultraestructural. Por último, un análisis detallado de fragmentos amplios de sus tejidos en preparaciones depuradas de todos los componentes implicados, más o menos marcados por colorantes luminiscentes cuantificables por su actividad.

Así evoluciona la Ciencia. Una especie animal impone a otra su voluntad y aprovecha de ella toda o parte de su energía vital. Somos un tipo de depredador sofisticado y la energía no solo la extraemos desde el estómago y sus jugos, sino que, nuestros ávidos cerebros piden más alimento intelectual y las digestiones son más supratentoriales que digestivas.

mono 2

A estas noticias, se añadieron aún dos más: una sobre amnistía definitiva de los chimpancés en estudios médicos en Norteamérica (http://cort.as/ZxXP) y otra sobre la reutilización de los animales de experimentación en procesos de investigación (http://cort.as/Zqyc)

Siendo como somos la especie dominante, y que sepamos la única, no solo con conciencia de sí misma, sino con inteligencia suficiente para gobernar el mundo y su destino, modificar el curso de la naturaleza (no siempre en sentido favorable) y superar nuestros propias limitaciones, parece razonable pedirnos ese esfuerzo de solidaridad con otras especies que conviven con nosotros en el mismo hábitat y que comporten no solo nutrientes sino muchos mecanismos de funcionamiento biológico y quizá intelectual.

La normativa ética que se va imponiendo en nuestra ciencia, ha reducido drásticamente la necesidad de animales de experimentación y de su abnegada contribución a la ciencia.

mono 3

La vida de estos otros “trabajadores” de los laboratorios ha mejorado ostensiblemente en los últimos años, respetándose condiciones de estabulación, alimentación, manipulación y sacrificio. Siguen realizándose experimentos, pero se evitan aquellos que son innecesarios, se reducen a un número imprescindible y se aplican condiciones de dignidad.

Reflexionando sobre su vida y la manera en que experimentan el dolor; si podemos llamar a esto dolor, o solo es nocicepción; si esa conciencia de nosotros mismos y esa capacidad de pensamiento abstracto hacen nuestro sufrimiento distinto del de otras especies; pues en ese contexto vi las fotos de Isabel Muñoz (http://cort.as/ZxY_)

De algunos primates vi sus miradas, sus gestos y su forma de posar para las fotos y me recordaron a vecinos, amigos y parientes (algunos no tan lejanos)

mono 4

 

mono 5

 

Y es que efectivamente, si analizamos los mediadores químicos, los receptores, los neurotransmisores y los segundos mensajeros en esos procesos animales, no encontramos más diferencia con los nuestros que el experimentador siempre es de una especie y los objetos de experimento de otras.

A veces, cuando vemos el comportamiento animal, nos sorprende su sencillez, la falta de escrúpulos cuando unas especies se imponen y devoran a otras, pero también la ausencia de crueldad o de inquina.

Todos los días, miles o millones de animales se sacrifican para alimentar a seres humanos. Muchos otros se emplean en investigación. Es la ley de la naturaleza y forma parte del ciclo de la vida, y no tiene por qué ser intrínsecamente malo. Hacerlo sin respeto, por puro capricho, de una forma cruel o forzada, sí que sería algo indigno.

mono 6

Cabria preguntarse si los reyes de la creación fueran ellos… ¿nos tratarían de otra manera?

 

Otras publicaciones anteriores del Dr. Alfonso Vidal:

SUN-UN, el de los que sufren

Neuromodulación

2 Comments

  1. Multitud de ideas sobre las que reflexionar y replantearnos. Gracias por estos textos tan sugerentes, didácticos y estimulantes.

    Feliz día.

  2. Por supuesto que nos tratarían de otra manera, tenemos tanto que aprender de ellos… Eso de ser los “reyes” de la creación es muy discutible 😛

    Muy buenos siempre tus artículos, ¡saludos!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Caminando contra el Dolor | Diagnostrum - [...] Hermano Mono [...]
  2. La Hora de la Verdad | Diagnostrum - [...] Hermano Mono [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *