Diagnostrum

Simple Mobile Health

Gota, una enfermedad imperial

Posted by on Sep 14, 2015 | 0 comments

Gota, una enfermedad imperial

La gota es una enfermedad relativamente conocida por la población general debido a la afectación de personajes celebres de la historia universal. Muchos reyes y nobles padecieron una enfermedad producida por alteraciones metabólicas y excesos, o dietéticos.

Es bien sabido que la gota es una enfermedad producida por la acumulación de un exceso de cristales de urato monosódico derivados del ácido úrico, un metabolito de la degradación de las proteínas en diversas estructuras empezando en la sangre, dando una hiperuricemia (valores por encima de 7,1 se consideran patológicos) y un incremento de la uricosuria.

La persistencia de los valores elevados hace que comience a concentrarse en los cartílagos articulares en forma de pequeños cristales, dando lugar a un cuadro de dolor e inflamación muy intenso que puede afectar a todas las articulaciones, con preferencia por la articulación metatarso-falángica del primer dedo del pie. Este cuadro fue bautizado como podagra (pons-pie, agron-sorpresa: por la rapidez de presentación) y ha sido la maldición de algunas extirpes reales.

gota 2

La podagra cursa con una gran inflamación, calor y dolor con cualquier movimiento por pequeño que sea y al más mínimo contacto. Si bien suele traducir niveles altos de ácido úrico, en algunos casos, se presenta de forma precoz con una mínima modificación de los valores normales, actuando casi como una alarma de movimiento ante la desviación de la dieta.

Durante siglos, el tratamiento consistió en sangrías, baños, reposo, elevación de la extremidad y todo tipo de rezos y ensalmos. Carlos I de España o Enrique VIII son buenos ejemplos. A uno le hacía perder la cabeza, el otro prefirió que la perdieran sus mujeres por él. Sea como fuere, ambos compartían su afición a las carnes, especialmente de caza, ricas en purinas, aunque vísceras, mariscos y pescados azules pueden ser fuente de acido úrico también.

gota 3

La aparición de la colchicina, que controla los brotes, y del alopurinol que regula los niveles en sangre, ha cambiado la historia, permitiendo un control adecuado de los síntomas. Pero, lo que más ha cambiado su manejo, ha sido el conocimiento de la etiología, la predisposición genética y la relación con la dieta, permitiendo, con un simple cambio de hábitos, casi hacer desaparecer los cuadros agudos.

Desde aquí, y en nuestra práctica profesional, no nos cansamos de insistir en que lo más importante para recuperar y preservar la salud son los hábitos de vida, y que los tratamientos médicos o quirúrgicos son medidas complementarias de rescate cuando falla lo anterior. En las prescripciones, en primer lugar, deben ir estas recomendaciones y después los medicamentos que son imprescindibles, pero insuficientes en un tratamiento a largo plazo.

gota 4

Cabe decir que, hoy en día, ha dejado de ser enfermedad de ricos por la globalización de la alimentación, sus fuentes y sus productos, lo que ha democratizado el acceso a comidas o proteínas. También ha democratizado las consecuencias de su uso o abuso, y, en muchos casos, hasta pequeñas transgresiones generan síntomas.

La artritis gotosa, supone una afectación general y produce un cuadro de invalidez muy severa que en ocasiones precisa tratamiento intenso con antiinflamatorios, corticoides o la nueva línea de tratamientos con Febuxostat o Pegloticasa, que auguran una expectativa más rápida y eficaz en el manejo de los cuadros agudos. Por último, los bloqueos articulares o segmentarios pueden ser una última herramienta, si falla lo anterior, aunque no son la mejor solución a largo plazo.

 

Otras publicaciones que no puedes perderte del Dr. Alfonso Vidal:

Rentrée

Fármacos y Drogas

 

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Dolor y Depresión | Diagnostrum - [...] Gota, una enfermedad imperial [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *