Diagnostrum

Simple Mobile Health

Un hombre con lesión medular vuelve a caminar con un exoesqueleto robótico

Posted by on Sep 9, 2015 | 0 comments

Un hombre con lesión medular vuelve a caminar con un exoesqueleto robótico

Trabajando con un equipo de científicos de UCLA, un hombre que sufría una parálisis completa y prolongada ha recuperado el control voluntario suficiente para hacerse cargo de un exoesqueleto biónico, y con él poder volver a dar pasos. Gracias al uso de un sistema no invasivo de estimulación de la médula que no requiere cirugía, es la primera vez que una persona con una discapacidad tan completa ha sido capaz de caminar de forma activa y voluntaria con un dispositivo de este tipo.

Han aprovechado la investigación que el equipo de científicos de UCLA realizó recientemente y en el que utilizando la misma técnica no invasiva logró que cinco hombres completamente paralizados volvieran a mover sus piernas. El nuevo trabajo ha permitido que la última persona, Mark Pollock, pudiera recuperar una parte de movimiento voluntario – incluso hasta dos semanas después de que el entrenamiento con la estimulación eléctrica externa hubiese terminado.

Pollock, que se había quedado totalmente paralizado de la cintura para abajo desde hace cuatro años antes de este estudio, realizó cinco días de entrenamiento en el exoesqueleto robot y dos semanas más de entrenamiento muscular con la unidad de estimulación externa. Los movimientos de las piernas estimulados y voluntarios no solo han demostrado que la recuperación de la movilidad a través de esta técnica es posible, sino que la propia formación proporciona una serie de beneficios para la salud en sí mismo, especialmente en la función cardiovascular mejorada y la mejora del tono muscular.

UCLA 12jpg

El nuevo sistema ha sido creado como una amalgama de un exoesqueleto biónico alimentado con una batería que permite los movimientos de las piernas de los usuarios para impulsar la unidad paso a paso, y un estimulador externo no invasivo para activar las señales nerviosas para crear los movimientos de la pierna. De esta manera, Pollock hizo un progreso significativo después de haber recibido unas pocas semanas de entrenamiento físico sin estimulación de la médula y después de cinco días de ejercicio con estimulación de la médula de una hora al día durante un período de una semana.

“En las últimas semanas de la prueba, mi ritmo cardíaco alcanzó 138 latidos por minuto”, dijo Pollock. “Esta es una zona de entrenamiento aeróbico, un ritmo que una vez sufrida la parálisis ni siquiera he estado a punto de alcanzar mientras caminaba con el robot, sin estas intervenciones. Ese fue un momento muy emocionante, emotivo para mí, después de haber pasado toda mi vida adulta como atleta antes de romper mi espalda”.

Pollock es parapléjico desde el año 2010 cuando se cayó desde una ventana del segundo piso y sufrió una lesión en la médula espinal. Antes de eso, había perdido la vista en 1998, había estado compitiendo en carreras de ultra resistencia a través de los desiertos, a través de montañas, y en los casquetes polares. Incluso ha ganado medallas en remo en los Juegos de la Commonwealth. Esta voluntad de ganar era evidente en su uso del nuevo dispositivo.

“Caminando con la estimulación, sintiendo como aumentaba mi frecuencia cardíaca y la conciencia de tener mis piernas a mis órdenes, era adictivo. Yo quería más”, dijo Pollock.

Usando el dispositivo robótico fabricado por Ekso Bionics para el ensayo, el sistema también capta y registra datos para averiguar hasta qué punto el participante está moviendo voluntariamente sus extremidades y lo compara con la cantidad de ayuda que suministra el propio dispositivo.

“Si el robot hace todo el trabajo, el sujeto se vuelve pasivo y el sistema nervioso se desconecta”, dijo el profesor V. Reggie Edgerton, neurobiólogo y experto en neurocirugía de UCLA y autor principal de la investigación.

En este caso, los datos demostraron que Pollock era realmente el que flexionaba la rodilla izquierda y elevaba la pierna izquierda de manera voluntaria. Ambas cosas continuaron durante y después de la estimulación eléctrica, demostrando con ello que era capaz de ayudar activamente al exoesqueleto robótico al caminar en lugar de ser el dispositivo el que realizaba  todo el trabajo.

UCLA 1

“Para las personas que están gravemente lesionados, pero no completamente paralizados, hay muchas razones para creer que van a tener la oportunidad de utilizar este tipo de intervenciones para mejorar aún más su nivel de función”, dijo el profesor Edgerton. “Son susceptibles de mejorar aún más. Tenemos que ampliar las herramientas clínicas disponibles para las personas con lesión de médula espinal y otras enfermedades. Será difícil conseguir que las personas con parálisis completa vuelvan a caminar de forma totalmente independiente, pero incluso si no lo logramos hacer eso, el hecho de que pueden ayudarse a sí mismos a caminar mejorará en gran medida su estado general de salud y calidad de vida”.

Los resultados de esta investigación fueron publicados y presentados en la 37th Annual International Conference of the IEEE Engineering in Medicine and Biology Society celebrada recientemente.

En este breve vídeo se muestra el exoesqueleto de UCLA y a Mark Pollock en acción.

 

Fuente: UCLA

 

 

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *