Diagnostrum

Simple Mobile Health

Vasos sanguíneos artificiales se vuelven resistentes a la trombosis

Posted by on Ago 5, 2015 | 0 comments

Vasos sanguíneos artificiales se vuelven resistentes a la trombosis

Científicos de la Universidad ITMO desarrollaron vasos sanguíneos artificiales que no son susceptibles a la formación de coágulos de sangre. El logro fue posible gracias a una nueva generación de recubrimiento que contiene el fármaco aplicado a la superficie interna del recipiente. Los resultados del estudio fueron publicados en la revista Journal of Medicinal Chemistry (“Síntesis de revestimientos  trombolíticos  Sol-Gel “).

Esta es la representación de un experto del injerto vascular mejorada. La sección ampliada muestra el recubrimiento que atrapa al fármaco unido a la superficie interior del injerto. (Ilustración: Universidad ITMO / Yulia Chapurina) asociado con enfermedades cardiovasculares, tales como la isquemia, a menudo requiere la implantación de injertos vasculares destinados a restablecer el flujo de sangre en una parte problemática del sistema circulatorio.

Una desventaja de los injertos vasculares es su tendencia a producir bloqueos debido a la formación de coágulos, lo que se traduce en el consumo obligatorio y permanente de los anticoagulantes en los pacientes e incluso a veces puede requerir una intervención quirúrgica adicional. En el estudio, un equipo de investigación dirigido por Vladimir Vinogradov, jefe del Laboratorio Internacional de Solución Química de Materiales y Tecnologías Avanzadas de la Universidad de ITMO propuso una solución al problema.

El equipo logró sintetizar una película delgada hecha de nanotubos de óxido de aluminio densamente empaquetada mezclada con moléculas de una enzima trombolítica (plasminógeno de tipo uroquinasa activador). Adherido a la superficie interior de un injerto vascular, la película hace que el área parietal del injerto se llene con una concentración estable de una sustancia, llamada plasmina, que es capaz de disolver los coágulos que aparecen. Las propiedades únicas de la película surgen de su estructura, lo que representa una matriz porosa, con capacidad para la activación del plasminógeno.

La matriz protege el activador del plasminógeno del entorno agresivo del organismo, al mismo tiempo que se preserva la capacidad de la enzima para interactuar con ciertos agentes externos a través de un sistema de poros. En particular, la matriz permite la entrada de plasminógeno, una proenzima de origen natural en el plasma sanguíneo. Cuando se reúne el plasminógeno activador con el plasminógeno dentro de la matriz, se forma la plasmina para disolver coágulos .Yulia Chapurina, investigador de laboratorio y primer autor del artículo, creó varios experimentos in vitro que ayudaron a demostrar la efectividad de la película:

“Con el fin de probar cómo trabajó nuestra mejora de injerto vascular, hicimos crecer  un coágulo artificial hecho de plasma sanguíneo mezclado con trombina y lo colocamos dentro del injerto”.

Los resultados del experimento nos sorprendieron. Muy pronto el coágulo comenzó a disolverse y escaparse a través del injerto. En realidad, nuestro recubrimiento destruiría coágulos en la etapa de formación, asegurando  un flujo sanguíneo constante sin obstrucciones en el injerto.

“Injertos vasculares de última generación se basan en la tecnología liberadora de fármaco, es decir, se activa para liberar el medicamento en la sangre. El tiempo de vida de tales injertos está a menudo determinado por la cantidad de medicamento almacenado dentro del injerto, que, en esencia, significa que se limitan a posponer la formación de coágulos”.

El sistema, desarrollado por los investigadores, se basa en el atrapamiento del fármaco dentro de una cáscara protectora porosa, lo que hace que el tiempo de vida de un injerto sea prácticamente ilimitado. “Nuestro enfoque está basado en el concepto y se puede aplicar no sólo a los vasos sanguíneos artificiales, sino a cualquier tipo de implantes. Sólo tiene que tener el tipo adecuado de medicamentos. Por ejemplo, tras la implantación de un uréter artificial, cristales de ureasa a menudo comienzan a crecer en el interior y los médicos no saben cómo hacer frente a este problema. Es posible aplicar un revestimiento similar que contiene el fármaco que disuelve la ureasa. El mismo enfoque se puede utilizar para la cirugía del riñón o del hígado, pero estos son los planes para el futuro “, concluye Vladimir Vinogradov.

Fuentes: Universidad ITMO, (Nanowerk Noticias)

 

Quizás te interese:

Nueva vía neuronal que previene recaídas en adictos

Neuronas artificiales para tratar afecciones neurológicas

 

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Cuidado Organovo: BioBots está lanzando una nueva línea de bioprinters 3D de bajo costo | Diagnostrum - [...] Vasos sanguíneos artificiales se vuelven resistentes a la trombosis. [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *