Diagnostrum

Simple Mobile Health

Patología Maxilofacial y Calor

Posted by on Jul 8, 2015 | 0 comments

Patología Maxilofacial y Calor

Durante estos días de verano, escuchamos muchas noticias relacionadas con los riesgos y peligros de la ola de calor. Sabemos que las personas más expuestas son, como siempre, aquellas situadas en las edades extremas de la vida.  Los niños pequeños y los ancianos son los más débiles frente a las temperaturas altas.

Los bebés precisan que sus padres y tutores les hidraten adecuadamente. Ellos no lo piden hasta que son capaces de hablar, pero pueden llorar, mostrarse irritables o, al contrario, estar excesivamente adormilados.

Los ancianos, por otro lado, sienten menos la necesidad de beber, además de que, si no son independientes, precisan la ayuda de otros para la ingesta líquida así como para mantenerles mejor aclimatados. Pero profundicemos un poco más en aspectos relacionados con la patología maxilofacial. Para ello les presentaré un caso clínico.

El otro día, estando de guardia en el hospital, nos llamaron para valorar a una paciente adulta mayor, de 86 años, que presentaba una inflamación importante hemifacial derecha. Antes de evaluar a la paciente, leímos su historial clínico.

Vivía sola y era independiente. Su hija había ido a verla a casa y la encontró muy decaída por lo que la trajeron al hospital. Allí se le realizó una analítica en la que había datos que indicaban un proceso infeccioso además de insuficiencia renal, probablemente prerrenal.

image003

La hipótesis diagnóstica era una infección odontogénica o vírica de la parótida que había causado que la paciente se desorientase y no se alimentase e hidratase de forma adecuada. Cuando exploramos a la paciente, presentaba una tumoración dura, adherida a la mandíbula, además de la piel enrojecida con signos inflamatorios. Le ayudamos a abrir la boca y se retiraron unas prótesis completas: la paciente no tenía dientes.

El diagnóstico fue sencillo cuando al comprimir sobre la tumoración salió abundante material purulento por el conducto de la glándula parótida (conducto de Stenon). Se trataba de una parotiditis bacteriana secundaria al estado de deshidratación de la paciente.

El tratamiento consistió en reposición hidro-electrolítica además de tratamiento antimicrobiano. En este caso la afectación parotídea era secundaria a la deshidratación y no al contrario. Pero no es solamente este caso.

Horas después, en el mismo día, los dermatólogos nos comentaron que viésemos con ellos un paciente que se había tratado de un tumor de la cavidad oral años atrás. El paciente acudió con la piel enrojecida y dolorosa en el área submandibular tras un paseo veraniego.

A la exploración, el área estaba caliente y presentaba claros signos inflamatorios. Al preguntarle nos comentó que tras la extirpación del tumor había recibido radioterapia. La exposición excesiva al sol de la piel radiada, aunque sea años después del tratamiento, puede seguirse de un edema solar muy acentuado, así como de fenómenos de radiodermitis que, en ocasiones, requieren ingreso y tratamiento hospitalario.

image004

Son solo dos ejemplos de patología maxilofacial del sol y el calor, lo cierto es que la “ola” nos afecta a todos y, en nuestros enfermos, se expresa de formas que en ocasiones no son esperadas.

Como regla general eviten la sobreexposición al sol y procuren estar y mantenerse bien hidratados ¡Feliz Verano para todos!

No te puedes perder estos artículos del Dr. Jose Luis Cebrián:

Secuelas médicas

Congresos médicos en Junio

 

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. El esfuerzo | Diagnostrum - [...] Patología Maxilofacial y Calor [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *