Diagnostrum

Simple Mobile Health

Ecografía y dolor

Posted by on Jun 22, 2015 | 0 comments

Ecografía y dolor

Esta semana acudimos a un curso de ecografía en la clínica del dolor de mi amigo el Dr. Mario Fajardo. En dicho encuentro revisamos, gracias a la capacidad docente de varios profesionales, la utilidad y enorme potencial de la ecografía como herramienta complementaria en el diagnóstico, sobre todo, en el tratamiento del dolor.

La ecografía es un sistema de visualización de las estructuras internas del organismo mediante la reflexión y refracción de haces de ultrasonidos emitidos por una sonda dotada de cristales con propiedades piezoeléctricas que transforman electricidad en ondas ultrasónicas, que se emiten hacia el objeto estudiado. Los ultrasonidos no se transmiten por el aire, de ahí que precisen una interfase líquida entre la sonda y el cuerpo en estudio, ni atraviesan estructuras sólidas, como huesos, explorando el cuerpo por medio del envío y recogida de los ecos en un mismo plano. Es como si introdujéramos una hoja de Samurái en un cuerpo y miráramos el aspecto del corte o la imagen al cortar un embutido.

La ventaja es su inocuidad, su gran capacidad de adaptación a estructuras anatómicas, permitiendo su revisión por delante, detrás, un lateral, etc. El inconveniente es que una pequeña inclinación sobre el plano del objeto puede cambiar la imagen, y la diferente capacidad de reflejar los ultrasonidos de las estructuras orgánicas según el ángulo de incidencia. Todo esto hace la curva de aprendizaje algo más compleja que con la radioscopia tradicional empleada para ayudarnos a realizar los bloqueos analgésicos en la Unidad del dolor. En todos los casos es preciso un conocimiento anatómico completo del área explorada con la adaptación correspondiente al método de exploración.

En la radioscopia, nos basamos sobre todo en los relieves óseos y las sombras y relaciones con estructuras radiotransparentes, lo que limita su utilidad en patologías de partes blandas. La ecografía es especialmente eficaz en partes blandas, permite delimitar estructuras, sus límites y sus diferentes texturas, grasa, músculo, fascia, o las estructuras vasculares y su flujo con el Doppler.

Los nuevos ecógrafos aportan mayor resolución a las imágenes, haciendo fácil distinguir músculos, nervios, tendones, y seguir sus trayectos completos, lo que permite, a veces, el diagnóstico en estructuras distales siguiéndolas en sentido ascendente hasta su origen (por ejemplo, en amputaciones, quemados, etc.)

image003

A la hora de evaluar o actuar sobre las estructuras internas, la medicina ha ido sofisticando la manera de localizarla. La semiología tradicional, nos permitía localizar estructuras internas mediante referencias externas. Los rayos X revolucionaron el diagnóstico y siguen siendo esenciales en nuestra práctica diaria. Las radiografías se siguen empleando como primer escalón diagnóstico de imagen. Sin embargo, la radiación tiene un riesgo en la generación de efectos secundarios, como la radiodermitis, las cataratas o la mutagenicidad que conlleva, aconseja reducir al máximo su uso, o reemplazarlo por otros métodos.

Los rayos X siguen teniendo un papel esencial y en estructuras óseas como el cráneo, de momento, son irreemplazables en muchos casos. Pero la ecografía ya no es el futuro, es el presente, por su versatilidad, facilidad de manejo y su nulo riesgo de daño sobre pacientes o terapeutas, lo que permite aplicar tratamientos en espacios de asistencia normales y no solo en salas plomadas especiales y realizarlos a cualquier terapeuta sin necesidad de formación en protección radiológica. El mayor coste de un ecógrafo se compensa por la nula necesidad de medidas de barrera para pacientes, terapeutas o salas de tratamiento.

image005

La ecografía permite realizar casi todos los procedimientos que ya realizábamos con radioscopia, y permite además abordajes como los bloqueos interfasciales, siguiendo las fascias de músculos como el serrato o el transverso, y generar un efecto que recorre los compartimentos faciales de varios grupos musculares, ampliando la zona de acción más allá del sitio de punción, con áreas de distribución distintas de las metámeras tradicionales, empleadas en la justificación de los bloqueos nerviosos.

Las nuevas respuestas a las necesidades de los tratamientos en el campo del dolor, sin duda, son imprescindibles en nuestra práctica actual. La ecografía no es un capricho tecnológico, sino una herramienta imprescindible. Estas nuevas respuestas permiten plantear las nuevas preguntas sobre cómo mejorar la calidad de la imagen, la visualización de la aguja, el desarrollo de contrastes específicos o la descripción de nuevas vías de abordaje para tratamientos innovadores basados en los abordajes interfasciales. Todo un territorio por investigar.

No te puedes perder estos artículos del Dr, Alfonso Vidal:

Alimentación y dolor

Dolores en la artritis

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Suspenso en dolor | Diagnostrum - [...] Ecografía y dolor [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *