Diagnostrum

Simple Mobile Health

CIRUGÍA MAXILOFACIAL EN 3D

Posted by on May 26, 2015 | 2 comments

CIRUGÍA MAXILOFACIAL EN 3D

No es la primera vez que hablo en este blog de los avances tecnológicos en mi especialidad. Si vuelvo la vista atrás, al año 1995, cuando comencé la residencia, me doy cuenta de que nuestro trabajo manual, artesanal si se quiere, sigue siendo el mismo, e incluso el instrumental que empleamos es muy similar , y que las indicaciones de la mayor parte de los procedimientos quirúrgicos siguen siendo parecidas.

¿Qué nos ha aportado la tecnología entonces? Yo lo resumiría en un aspecto fundamental: la posibilidad de ver las cosas como son, en tres dimensiones. Esto nos ha permitido poder planificar mejor nuestras intervenciones, conseguir resultados más predecibles y finalmente, conseguir comunicarnos mejor con nuestros colegas y pacientes.

En Cirugía Maxilofacial, la planificación tridimensional es esencial en disciplinas como la Oncología, la Cirugía Ortognática, e incluso en Implantología. En estas áreas clásicamente hemos planificado en dos dimensiones para tratar un problema tridimensional, de manera que trazábamos predicciones sobre papel o sobre una radiografía simple. Pruebas de imagen como la resonancia magnética o la tomografía computarizada nos han permitido estudiar las estructuras anatómicas como son, en altura, anchura y profundidad.

image003

Nuevosdesarrollos, como el escáner de haz cónico (CBCT), han hecho a algunas de estas técnicas menos lesivas, permitiéndonos obtener imágenes de gran calidad con menos radiación. De esta forma, a finales del siglo pasado, y sobre todo durante los primeros años del siglo XXI, casi toda la planificación se realizaba en tres dimensiones.

El problema que nos planteamos entonces era trasladar esta predicción al paciente real, es decir, conseguir replicar los resultados de manera que la planificación resultase predecible.

En los últimos diez años lo hemos conseguido gracias a desarrollos informáticos que nos permiten elaborar dispositivos para llevar lo planificado al paciente real. Para ello nos ayudamos de impresoras 3D que copian las imágenes del escáner en materiales plásticos como la resina epoxi. Obtenemos así modelos estereolitográficos, férulas y guias que podemos utilizar en la cirugía real.

Veamos un ejemplo: si un paciente presenta un tumor mandibular, podemos “operar” la mandíbula en el escáner y generar unas guías de corte que, empleadas en la cirugía real, nos informarán de dónde y con qué angulación debemos hacer las secciones de la mandíbula. Si en este mismo paciente, tenemos un escáner del peroné, podremos generar otras guías para cortarlo en los segmentos de longitud y orientación adecuada que se inserten con precisión en el defecto mandibular creado.

Hasta ahora, todo esto lo realizábamos de forma artesana, pero los nuevos procedimientos nos permiten ser más precisos y emplear menos tiempo, con las ventajas que esto acarrea al paciente y al sistema.

image006

Finalmente, si queremos informar a los pacientes para que sean capaces de ver qué es lo que vamos a hacer, los sistemas de planificación tridimensional nos permiten mostrarles en la pantalla del ordenador el procedimiento. Y es más, es posible que éste haya sido planeado por varios profesionales trabajando y comunicándose en línea, desde diferentes partes del globo.

 

2 Comments

  1. Totalmente de acuerdo. La aplicación de tecnologías de impresión 3D pueden aportar grandes ventajas en términos médicos, de eficiencia y de ahorro de costes beneficiando así al profesional médico, a la institución sanitaria y lo más importante al paciente.

    El uso de biomodelos anatómicos permite una planificación preoperatoria y la preparación del equipo médico, pero en mi opinión la mayor ventaja viene del uso de implantes 3D personalizados, que permiten la reducción de la complejidad de la cirugía y una mejor recuperación del paciente, con menos tiempo de intervención y hospitalización.

    Y lo más importante es que todos estos avances se encuentran ya validados y a disposición de los profesionales del sector que lo requieran,especialmente en el área de cirugía cráneo maxilofacial. Desde BRECA Health Care estaremos encantados de estudiar sus casos.

  2. Este tipo de casos se podría ir mas allá aun con la utilización de las tecnologías de impresión 3D. Un implante de titanio podría reemplazar los injertos óseos utilizados, y la prótesis de ortodoncia puede ser acoplada a ese mismo implante. Esta solución disminuye la complejidad del caso y además la posibilidad de imprimir el titanio con una estructura mallada ayuda la óseo-integración.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Congresos médicos en Junio | Diagnostrum - [...] CIRUGÍA MAXILOFACIAL EN 3D [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *