Diagnostrum

Simple Mobile Health

El dolor, la 5ª constante

Posted by on Mar 9, 2015 | 0 comments

El dolor, la 5ª constante

Los programas de formación de los profesionales de la salud desarrollan un gran número de habilidades y competencias. Es la nueva manera de describir qué sabemos de nuestra profesión y qué somos capaces de hacer. El desglose detallado de cada una de ellas, desmenuza el cuerpo y su funcionamiento hasta límites insospechados. El aspirante será capaz de aquello y competente para lo otro. Es un ejercicio de precisión en el que se describen los elementos necesarios para un desarrollo profesional.

Entre los primeros conocimientos y habilidades que se estudian, están aquellos que permiten la evaluación de la salud de los pacientes, la historia clínica, filiación, antecedentes, alergias, enfermedad actual, patología concomitante, etc., así como su exploración clínica y sus pruebas diagnósticas complementarias, juicio clínico, tratamiento… Entiendan que sea densa esta enumeración, porque hablar de la historia clínica siempre es relevante y la tendencia natural parece acelerar resonancias magnéticas, etc., cuando el diablo está en los detalles.

Casi siempre, en la parte de exploración y en una esquina, están, como en el verso de Bécquer

 

“…de su dueño tal vez olvidadas,

silenciosas y cubiertas de polvo,

            veíanse……..”                                          

               

las constantes vitales.

La respiración, la tensión arterial, la frecuencia del pulso y la temperatura, cada en su importancia, nos aporta información esencial acerca del funcionamiento general de nuestro paciente, de su  sistema circulatorio, respiratorio y de la capacidad de mantener los sistemas metabólicos internos en marcha, pues necesitan unas condiciones de temperatura muy estrechas.

image003

 

El dolor, si existe o no, se ha pretendido introducir como quinta constante por varias razones: es la primera causa de visita a los profesionales de la salud. La aparición de dolor es interpretada como una alarma y, por tanto, hace recabar la opinión de un experto para descartar precozmente cuadros que puedan ser severos o irreversibles.

Preguntar si hay dolor supondría confirmarlo o descartarlo de una forma simple. Además, permitiría focalizar el origen o localización del cuadro y por tanto facilitar el diagnóstico. Permitiría también, en muchos casos, iniciar el tratamiento de forma precoz, evitando la demora producida en algunos servicios, que no arrancan el proceso hasta la obtención de toda la información.

Esto es relevante en pacientes que padecen dolor de intensidad importante y acuden por el mismo o también si acuden por otros cuadros y no disponen de su medicación habitual y necesitan este tratamiento de forma permanente.

También serviría para confirmar de una forma rotunda la primera afirmación realizada: el dolor es tan frecuente como primer síntoma y como síntoma acompañante, que pondría en el primer plano a todos aquellos que reciben una consideración insuficiente por falta de recursos o de conciencia social.

Damos por sentado que el dolor es normal y cada uno debe sobrellevar el que le toca. Si la humanidad se hubiera conformado, no habría salido de los asentamientos prehistóricos iniciales para conquistar todos los continentes, ni habría cultivado la tierra, ni criado animales, inventado el fuego, la rueda, la máquina de vapor ni los satélites de comunicaciones.

En la era de internet, se pude dar otra respuesta a estos problemas, buscando soluciones inteligentes. Pero para ello tenemos que ser conscientes de la existencia real del problema, tirando de la manta que minusvalora patologías y circunstancias que se desbordan por los cuatro costados y para ello nada mejor que registrar en todas nuestras historias clínicas esa “quinta constante”.

image004

Otra cosa, es que el dolor, la temperatura, la tensión y las demás, sean realmente constantes a lo largo del día o de la vida de las personas. Entraremos en este debate en otro momento.

No te puedes perder estos artículos del Dr. Alfonso Vidal:

Suplementos Vitamínicos

Palabra de médico

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. El dolor en la poesía | Diagnostrum - [...] El dolor, la 5ª constante [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *