Diagnostrum

Simple Mobile Health

El amor y el dolor

Posted by on Feb 16, 2015 | 4 comments

El amor y el dolor

En una reunión de la asociación Sine Dolore, quien esto suscribe, junto a un amplio auditorio, pudo escuchar a su entonces presidenta, una intervención que resultó de todo punto emocionante a propósito del Dolor para cuantos allí estábamos reunidos con tan noble causa.

La asociación agrupa a pacientes, simpatizantes y familiares de pacientes con patologías dolorosas de diversa índole y con motivo de su cita anual, la presidenta tomó la palabra. Habló de ella y de su marido, de los momentos felices de su vida junto a su pareja y de los terribles momentos que la enfermedad y posterior muerte de su compañero de fatigas la convencieron para ocupar aquella responsabilidad.

Nos contó la alegría del día a día, de los años de convivencia, de sus hijos y de sus sinsabores para sacarlos adelante, de los planes que tenían para cuando ellos crecieran y lo que pensaban hacer cuando se jubilaran.

También compartió con los presentes la enfermedad de él, de cómo le arrancó la salud, las ganas de vivir y la propia vida, cómo cruelmente se cebó y arrebató hasta la última gota de vida, y cómo el dolor se instaló en su hogar igual que un inquilino molesto, no deseado, que acabó con la vida de su marido.

Sin embargo, siendo trágica la historia, le escuchamos hablar de ilusión, del profundo cariño que sentía por su pareja y cómo ese amor les dio las fuerzas para enfrentarse a la enfermedad. Nos habló del amor de sus seres queridos, familia y amigos y cómo su compañía calentó su hogar en el más gélido momento.

La luz de cada uno de los corazones de sus amigos, hermanos, hijos, iluminó un sombrío camino que tuvieron que recorrer forzados. Mencionó cómo los terapeutas que les asistieron, ayudaron con medicamentos, con el poder de la ciencia, pero sobre todo con el del cariño y la comprensión.

image003

Contó como en la oscuridad de su común agonía descubrió una y mil luces grandes y pequeñas que iluminaban el universo y daban sentido a todo cuanto le sucedía. Nos habló del AMOR con mayúsculas, de su amor, de nuestro amor, del que hablan los poetas en fechas en su día por antonomasia e ilumina los rostros de los jóvenes, del de las madres a sus hijos y los hijos a sus madres, del que reflejan los cooperantes en los lugares de conflicto y del que todos los que estábamos allí reunidos sentimos al escapar una lágrima escuchando aquella historia.

El amor es el motor más potente, el antídoto del mal, la fuerza de cohesión del Universo y el sentido de la vida. No debemos olvidarlo, especialmente en una época como ésta, llena de sinrazón, de maldad y de ídolos dorados que pretenden ocupar el papel central de la realidad.

image005

El verdadero antagonista del dolor, el mejor analgésico, el que realmente alivia en todos los casos, es el amor: el amor a nuestros semejantes, y también a los que son completamente distintos. Ya pueden los poetas, los políticos, los periodistas, los pacientes, etc., gritarlo a los cuatro vientos: ¡hay un tratamiento definitivo para el dolor y no es otro que el amor!

El problema ahora será cómo encontrarlo, cómo extraerlo de sus fuentes originales, la propiedad de las patentes, el proceso de destilación y refinado, el envasado y conservación, la forma de administración y la dosis y, cómo no, qué hacer con los efectos secundarios.

Seguro que se describirán efectos adversos e intolerancias y tendrá un periodo de caducidad como otros remedios. Esperemos que el excipiente permita su uso a niños y ancianos, que se pueda administrar por diversas vías, que lo cubra el seguro y que el precio sea asequible.

No te puedes perder estos artículos del Dr. Alfonso Vidal:

Síndrome Facetario

El negocio del dolor

4 Comments

  1. Buen medico, buen articulista y gran persona. Gracias Dr.

  2. Buen artículo, felicidades Doctor.

  3. Escelente articulo
    Le sigo muy atentamente y con agrado
    Un cordial saludo

  4. Buenas tardes Doctor:
    No podría haber encontrado mejor post en estos momentos difíciles que estamos pasando mi pareja y yo. Sufre dolor neuropático por lesión completa del plexo braquial. Y una noche horrible de dolor empezamos a besarnos y darnos todo nuestro amor. Y fue la mejor terapia que pudimos encontrar. Yo le digo que somos un equipo y que el dolor compartido duele menos. Un saludo

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *