Diagnostrum

Simple Mobile Health

Mafeisan, el primer anestésico

Posted by on Ene 26, 2015 | 2 comments

Mafeisan, el primer anestésico

Aunque la anestesia es un área del conocimiento reconocida desde hace apenas un siglo, atribuyéndose sus primeros pasos a Wells y su uso del protóxido de nitrógeno, mucho tiempo atrás, otros sabios y estudiosos intentaron aliviar el dolor y el sufrimiento con los medios de los que disponían.

Hua Tuo (145-208 d C) fue uno de ellos. Nació en la provincia de Anhui, en plena dinastía Han, durante el periodo de los tres reinos. No conocemos si su origen era humilde, pero desde niño quiso dedicarse a la medicina, rechazando la posibilidad de ser funcionario de la Corte.

En su juventud fue un gran estudioso de los escritos de medicina existentes, viajando por toda la región de Xuzhou y aprendiendo las técnicas de cura de heridas y higiene. Comenzó a destacar en su faceta de cirujano, acupuntor, internista, pediatra y ginecólogo, siendo venerado por los médicos posteriores con el sobrenombre del Cirujano Santo.

De él se cuentan innumerables historias, como aquella en la que fue llamado a tratar a un general herido con una flecha que rechazó la anestesia para la cura, por no bajar la moral a las tropas, y cuando le ofrecieron oro en pago lo donó a los pobres.

O cuando fue llamado para tratar dos cuadros febriles semejantes, los trató de forma distinta, explicando a sus discípulos que dos cuadros sintomáticos distintos podían tener orígenes diferentes y curarse con principios terapéuticos también distintos.

Fue uno de los precursores de la rehabilitación y del “qi gong”, describiendo los movimientos de los cinco animales (Wuqinxi), ejercicios que asemejan los movimientos de tigre, ciervo, oso, mono y grulla.

Hua Tuo escribió:

“El cuerpo humano necesita trabajar y moverse, pero no es conveniente sobrepasar sus límites. El movimiento y el trabajo muscular contribuyen a evacuar el exceso de gases, hacen que sea fluida la circulación sanguínea y posibilitan una cierta inmunidad general frente a las enfermedades. Esto es: como el eje de la puerta que no se pudre nunca por hallarse en constante movimiento. Los sabios antepasados nos enseñan que uno puede alcanzar la longevidad si se mueve tal como lo hacen en la naturaleza el oso y el águila”. Cuando sientas alguna molestia física, comienza a practicar la gimnasia de los cinco animales o la de uno de los cinco y no dejes de hacerlo hasta romper a sudar, de modo que la cara te brille y se despierte tu apetito”.

La fama también proviene de ser el primero en emplear un sucedáneo de la anestesia general a partir de un brebaje elaborado con vino y una cocción de hierbas (posiblemente cannabis, si no algún alcaloide del opio). Lo administró a un hombre y al perder la conciencia, le realizó una laparotomía, extrayendo un tumor del abdomen y cerrando después la herida con sutura.

Aunque los médicos chinos no practicaban la disección y en sus escuelas de medicina y tratados no hay reseñas de dicha práctica, no es descartable un conocimiento empírico de muchas estructuras anatómicas, especialmente del aparato musculo-esquelético. El hombre, según la tradición, sanó después de aquella operación acrecentando la fama de Hua Tuo.

De hecho, su fama le llevó ante el primer ministro de la dinastía Han, Cao Cao, que sufría un tipo de cefalea, o neuralgia de trigémino que no había conseguido resolver con ningún tratamiento anterior.

Hua Tuo le trató con acupuntura, aliviando su dolor inmediatamente. Aquel primer ministro quiso que fuera su médico particular en exclusiva, cosa que Hua Tuo rechazó, pues creía que su ciencia debía llegar a todo el mundo y no sólo a unos pocos, por lo que Cao Cao mandó prenderle y ajusticiarle.

Los buenos deseos de Hua Tuo y sus poderes especiales, como reza este escrito sobre los poderes de los médicos como seres especiales, no le permitieron cambiar su destino y seguir ayudando a otros. La historia está llena de estos actos de rebeldía de unos y rencor de otros.

image003

No te puedes perder estos artículos del Dr. Alfonso Vidal:

Lex artis et dolor

Dolor,cerebro y libertad

2 Comments

  1. Los chinos han tenido un papel importante en la historia de la medicina. La cuestión es que los norteamericanos siempre han querido sobresalir. Gracias por ayudarme a recordar y reconocer valores

  2. gracias maestro vidal por refrescarnos la memoria en estos albores de la medicina y de nuestra amada especialidad:la anestesia.

Trackbacks/Pingbacks

  1. El negocio del dolor | Diagnostrum - [...] Mafeisan, el primer anestésico [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *