Diagnostrum

Simple Mobile Health

Los héroes olvidados de la ciencia

Posted by on Nov 10, 2014 | 0 comments

Los héroes olvidados de la ciencia

La Ciencia, la nueva religión que gobierna e interpreta el pasado y el futuro, tiene toda una serie de herramientas de desarrollo e investigación. Por supuesto que el papel de los científicos es fundamental. Hombres y mujeres abnegados, sin horarios, muchas veces poco o nada reconocidos y, desde luego mal pagados. Investigar en muchos países, y quizá en España, es llorar; y requiere recursos económicos, pero también motivación que no se paga con dinero sino con reconocimiento social y apoyo institucional (amén de esos recursos).

Estos días celebramos la semana de la Ciencia, sí señor, ¿qué Ciencia? ¿Cuál es nuestra Ciencia? La Ciencia ¿debe investigar sobre las necesidades de los ciudadanos que la financian? Por tanto, ¿nuestra Ciencia debe investigar en las necesidades de los españoles, de los europeos, de los occidentales? O ¿debe investigar las necesidades de la humanidad, las causas que más enfermedad o muerte producen?

¿Quién debe capitanear esas iniciativas, investigadores a título individual, centros de investigación, universidades, consejos superiores de investigaciones o más bien, empresas privadas, laboratorios farmacéuticos o empresas de servicios sanitarios?

¿Es lícito ganar dinero tras desarrollar soluciones a problemas generales, y cobrar a cada usuario por el empleo de las soluciones encontradas por iniciativas particulares, o debe facilitarse el acceso libre a todos los que lo necesiten? ¿Quién debe asumir los costes en uno u otro caso? ¿Deben ser los Estados, las agrupaciones de naciones, la ONU, las ONG´s?

No es fácil la respuesta. Los ricos y los pobres se interesan por sus propios problemas y suelen estar menos interesados en los problemas de los demás. Cuando pensamos en la justicia social, siempre acotamos el entorno de forma más o menos inconsciente, a nuestro espacio social y dejamos fuera, otros entornos quizá menos favorecidos.

El sida, el ébola, la malaria, el dengue, el hambre, las guerras, la discriminación por género o grupo étnico, son grandes retos para la humanidad, pero no preocupan por igual en los diferentes países y continentes.

Pero no es de esto de lo que quería hablar hoy. Quería hoy recordar a los héroes anónimos, que dedican y han dedicado su vida a la Ciencia de una forma desinteresada y completa: los animales de experimentación.

La ciencia viene progresando desde hace siglos gracias al método, a la sistemática, a la observación de la naturaleza y a la repetición de modelos en condiciones específicas. Los modelos animales han sido y son esenciales y no suelen ser voluntarios los que se someten a los diversos experimentos.

La ética en el manejo de estos modelos animales ha cambiado sus condiciones de vida. Los animalarios, la alimentación, temperatura, la forma de realización de los experimentos y el sufrimiento innecesario se han limitado al máximo, pero distan mucho de ser voluntarios o de disponer de las condiciones de vida de la naturaleza.

image003

Debemos aceptar que su sacrificio, su fisiología, su disposición nos ayuda a otros seres a mejorar nuestra vida y ayudarnos en nuestro camino hacia el conocimiento y el futuro.

Uno de los ejemplos paradigmáticos por su relevancia, por la mala fortuna y también por su relación con la anestesia es el de los monos ardilla Abel y Baker, pioneros de la carrera espacial en los años 50 y 60.

image005

Fueron embarcados en los primeros vuelos estratosféricos de la NASA para realizar circunnavegaciones espaciales en los primeros cohetes. Realizaron su tarea a la perfección y regresaron a la Tierra con una valiosísima información, después de ser sometidos a las pruebas de altura, velocidad, aceleración, con éxito. Uno  de ellos se conserva disecado en el museo aeroespacial de Washington como homenaje, el otro vivió hasta los 27 años de edad.

Fue la mala fortuna de una infección y complicaciones anestésicas la que malogró su vida, su sacrifico no fue en balde y creo que, aunque personalizado en ellos, debemos reconocer a estas otras especies su ayuda para la supervivencia de la vida en nuestro planeta.

Para acabar con la vida, no pedimos ayuda a nadie, nos bastamos solos. Crearla es otro cantar.

No te puedes perder estos artículos del Dr. Alfonso Vidal: 

Ergonomia y dolor de espalda 

Farmacéuticos contra el dolor

 

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. AVICENA, el primero de los sabios | Diagnostrum - [...] Los héroes olvidados de la ciencia [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *