Diagnostrum

Simple Mobile Health

Migraña: una pesadilla cerebral

Posted by on Sep 1, 2014 | 0 comments

Migraña: una pesadilla cerebral

En un reciente curso de verano en la Universidad Rey Juan Carlos, tuve el gusto de conocer personalmente a Arturo Goicoechea, neurólogo atípico dedicado en cuerpo y alma a sus pacientes y a una forma de concebir el dolor y su tratamiento, distinta de lo habitual.

Su experiencia se centra en el manejo de pacientes con migraña y en la racionalización de la patología mediante una reeducación de algunas convicciones socio-sanitarias que pueden actuar como prejuicios y potenciar la patología dolorosa.

Considera Arturo que nuestra cultura y jerarquía de valores, no solo la cultura reciente judeo-cristiana, o los principios generales de la explicación de las percepciones, sino también toda aquella experiencia ancestral heredada desde el origen africano de nuestra especie como primates, influye en nuestra forma de afrontar cada uno de nuestros actos.

De esta forma, las verdades a priori sobre el riesgo, la salud, el dolor, son interpretadas de una forma casi mecánica con la maquinaria cerebral que intoxica su funcionamiento, genera una respuesta de anticipación de riesgo vital y facilita la aparición del dolor y los otros síntomas que acompañan a la migraña.

La idea me resulta muy atractiva, partiendo del postulado de ausencia de lesión como premisa: todo lo demás seria un mal funcionamiento de los circuitos neuronales relacionados no con la percepción, sino con la interpretación de esa percepción, convirtiendo una luz encendida en el cuadro de mandos en una amenaza cierta y activando la respuesta de alarma critica.

Más que una percepción

Me resisto a creer que toda la explicación de la cronificación de muchas patologías dolorosas sea esa, pero creo que hay mucha verdad en el postulado. El Dolor no es solo una percepción, se elabora y se interpreta con todos los elementos del funcionamiento cerebral, las oportunidades perdidas o conseguidas, la temperatura o la humedad existente, los pantalones que llevaba puestos o la fase de la Luna.

image004

No podemos atribuir a muchas de esas causas lo que nos sucede, o a una ambigua predisposición genética, pero tampoco podemos afirmar que no  hay factores que puedan afectarnos simplemente porque no los detectamos (recordemos los virus no A, no B de la hepatitis, el helicobacter pylori o los priones; o los ultrasonidos, las radiaciones ionizantes o la materia oscura no visibles a simple vista).

Creo que debemos contemplar el dolor como un problema complejo y hacer un gran esfuerzo de educación, a los pacientes y a los profesionales, basada en criterios objetivos, abierta y honesta.

Somos física, pero también química, somos biología. Las células tienen respuestas más o menos independientes pero modulables, mediante interacción física o química, y nuestro cerebro,  gran central de información, esta evolucionado para resolver los problemas que han ido surgiendo en nuestra especie, muchos de los cuales ya no existen o simplemente los hemos exterminado. No podemos renunciar a nuestra identidad, pero si aprender a interpretar su funcionamiento, y poner esta información a nuestro favor.

Las emociones forman parte de nuestra percepción y se integran en el mismo algoritmo que las posibilidades de éxito, la distancia entre dos puntos la hora del día o la raíz cuadrada de un número.

image007image005

Percepción del dolor

El cerebro integra en sus diferentes aéreas la información y, por eso, vemos o no a hombres o mujeres, niños, color rojo o azul, setas o fresas, objetos estáticos o en movimiento. Esa integración resume información y selecciona según un esquema aprendido de forma consciente o no, un sistema de valores que marca también nuestra forma de enfermar.

Más aun, nuestro pensamiento está constituido a partir de conceptos desarrollados y definidos por palabras, está influido por nuestro lenguaje y nuestra cultura, nuestras ilusiones y expectativas y nuestra manera de interpretar y afrontar las dificultades.

En definitiva, necesitamos aprender cada día, médicos y pacientes y sobreponernos a nuestros prejuicios, biológicos o culturales. En la medicina tradicional china se explicaban de una forma coherente cada una de las fuentes de enfermedad y los remedios para resolverlas. Contemplando desde nuestra perspectiva esta doctrina oriental, suena a “cuento chino” pero a ellos les sirvió durante miles de años y explicando de otra manera les permitió mejorar su salud.

Hoy con otros conceptos, otra experiencia, interpretamos las cosas de una manera distinta, también útil, pero con limitaciones. No hay receptores de morfina en el organismo para facilitar el efecto de los analgésicos como una especie de plan cósmico, pero es verdad que hay sustancias en la naturaleza o de síntesis útiles para mejorar patologías como el dolor y que pueden ayudarnos en muchas ocasiones. Empleemos los conocimientos y las herramientas terapéuticas a favor de la salud, también aquellas que por novedosas puedan resultar extrañas.

 

También te puede interesar estos artículos del Dr. Alfonso Vidal:

La medida del dolor

Pilates: Estrategia útil contra el dolor lumbar

 

 

 

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Cefalea, qué hacer cuando todo falla | Diagnostrum - [...] Migraña: una pesadilla cerebral [...]
  2. Un veneno que cura | Diagnostrum - [...] Migraña: una pesadilla cerebral [...]
  3. Migraña: una pesadilla cerebral | Linea Vital - [...] http://blog.diagnostrum.com/2014/09/01/migrana-una-pesadilla-cerebral/ [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *