Diagnostrum

Simple Mobile Health

Las Grasas Trans: 1era Parte

Posted by on Ago 8, 2014 | 0 comments

Las Grasas Trans: 1era Parte

La grasa es uno de los macronutrientes necesarios que contribuyen a una alimentación saludable. Sabemos que podemos encontrar grasas saludables (omega 3, 6 y 9) en tanto que las grasas saturadas y trans son menos favorables.

Durante muchos años la industria alimentaria eligió las grasas de origen animal (manteca, sebo, mantequilla) para elaborar sus productos. Distintos estudios determinaron que por su riqueza en grasas saturadas y colesterol, generaban un impacto negativo en el perfil de lípidos en sangre, observándose un aumento en los niveles de colesterol LDL (malo). Es así que la industria las reemplaza por grasas trans o aceites parcialmente hidrogenados por su menor contenido en grasas saturadas.

Las grasas trans se producen como resultado de la hidrogenación de los aceites vegetales (soja o girasol), de consistencia líquida que por este proceso físico químico, se obtiene una grasa semisólida, con más estabilidad que contiene más ácidos grasos saturados que le dan consistencia, textura y  una cremosidad que  los convierte en un producto de mejor palatabilidad (mejor sabor). A su vez son más resistentes a la oxidación y de esta manera los productos duran más, siendo una opción más económica.

En la actualidad, sabemos que las grasas trans son aún más perjudiciales, ya que nos sólo aumentan los valores de LDL, sino que también reducen el colesterol bueno (HDL).

¿Hay alguna diferencia entre aceite o grasa hidrogenada o parcialmente hidrogenada?

Los aceites parcialmente hidrogenados contienen grasas trans. Los aceites totalmente hidrogenados, sin embargo, contienen predominantemente grasas saturadas, pero no trans, porque la hidrogenación completa convierte las grasas insaturadas en saturadas.

¿Por qué se dice que el colesterol LDL es malo y el HDL es bueno?

Ambos, tanto el LDL  como el HDL se producen en el hígado. El LDL circula en el torrente sanguíneo y va captando las partículas de colesterol para llevarlas hacia las arterias, depositando el colesterol en la íntima de la arteria, es decir, la capa interna de la misma que se encuentra en contacto con la sangre. Si se acumula una gran cantidad de partículas de colesterol, se produce una respuesta inflamatoria a nivel local, y  con el tiempo, puede ir obstruyendo la luz de la arteria.

Por otra parte, el HDL es el encargado de tomar el colesterol de las arterias y llevarlas de regreso al hígado para producir hormonas, vitaminas, etc.

Imaginen… las personas con un LDL muy elevado (por encima de 160 mg/dl) y que a su vez poseen niveles muy bajos de HDL (en los hombres por debajo de 40 mg/dl y las mujeres menos de 50 mg/dl) tienen un mayor riesgo de tener placas en las arterias coronarias, carotídeas y de esta manera aumentar las posibilidades de padecer un evento cardiovascular.

La recomendación entonces es seleccionar las grasas monoinsaturadas (Omega 9) y poliinsaturadas (omega 6 y 3) que son las grasas cardiosaludables, tema que tocaremos en la próxima nota.

grasas trans 1

No te puedes perder los artículos de la Dra.  Paola Harwicz:

¿Cómo afectan las emociones a nuestra alimentación?

 10 Razones para adorar la dieta mediterránea

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *